Connery, Sean Connery

Se le recomendó que no creciera más. El sexo opuesto no sobreviviría. Y se ha ido con 90 años. Ley de vida y licencia para matar. Sean Connery significaba la presencia viril de una imponente figura en la pantalla. Su media sonrisa dejaba constancia de que no hacía falta mover el resto de su porte para dejar claro por donde iban los tiros. Fue compañero en pantalla de una tal Marnie, la ladrona y una dulce y crepuscular Audrey Hepburn.

 

Además de padre de Indiana Jones, convirtiendo un largometraje en una mayúscula película de aventuras. Y trabajó con grandes realizadores; como lo fueron John Huston, Sidney Lumet y el gran Vittorio de Sica, entre otros muchos. Interpretó a James Bond en siete películas, entre 1962 y 1983. En 1988 ganó un Óscar por su papel de reparto en «Los Intocables». El escocés fue nombrado «Knight Bachelor» por la Reina Isabel II en el año 2000. En 1989 la revista «People» lo nombró el hombre vivo más sexy; y en 1999, con 69 años, fue votado como el hombre más sexy del siglo. Con esos galones llegó a una más que envidiable madurez. Y de esta manera le recordaremos: apoyando un codo en la barra y bebiendo un Dry Martini a su salud. Mezclado, nunca agitado. Fuiste el hombre que pudo reinar entre nosotros. No cabe duda. A su salud, señor Bond.


Sobre el autor

Ángel Del Olmo

Donostiarra de nacimiento, madrileño de adopción. No me aburro (sólo huyo) porque, como decía Leolo -porque sueño, yo no lo estoy-.