gATROZnomía | ¡Salchipapas!

No de música, cine, literatura y hombres vive Atroz Con Leche, no. Comemos y bebemos. Algunos bebemos más que comemos, que ya nos tiene dicho nuestro médico que o lo dejamos o nos dedican bustos en reuniones de alcóholicos anónimos. Pero sobre todo, comemos, y nos gusta comer. Tenemos cuerpazos pero están hechos a prueba de gastronomías del mundo.

Hoy os traigo una receta típica de fin de semana. Si tu estómago puede servir de refugio nucelar nuclear o de plasma de Rajoy, donde ni entran preguntas ni salen respuestas, te recomiendo que tomes nota y guardes unos eurillos para el supermercado.

Vamos a hacer salchipapas de nivel avanzado. Coge papel y boli y apunta:

     Ingredientes para dos personas de gordura estándar:

  • Patatas, que pueden ser congeladas para mayor comodidad
  • Salchichas frankfurt
  • 3 huevos (uno más del que normalmente quieres)
  • 5 o 6 dientes de ajo
  • Tacos de jamón
  • Aceite de oliva
  • Sal
He tapado todas las marcas porque nadie ha querido pagárnoslo

He tapado todas las marcas porque nadie ha querido pagárnoslo

Antes de comenzar, es muy importante que te pongas un vasito de vino para aumentar los niveles de felicidad, tengas una iluminación adecuada y una de dos, o bien te tocas un poco los bajos para asegurar que todo esté en su sitio, o se los tocas a quien tengas más cerca. Esto último le dará ese toque secreto que ninguno de tus amigos o amigas podrá conseguir, porque como tus bajos, ninguno.

PASO CERO

Realmente este es el primer paso pero como he optado por la vía sencilla, me lo salto. Si tienes tiempo y lo tuyo es pelar patatas, este es tu momento. Selecciona las mejores patatas de tu huerta, o en su defecto puedes hacerlo del supermercado o del badulaque más cercano. Las pelas, las procesas a corte clásico engorde y las pones en remojo para que suelten todo el almidón. Más tarde las freiremos.

Ajos 2

PASO UNO

En una tabla, y con un cuchillo que tú veas que pudieras usar si fueras el asesino de Scream, descuartizas los dientes de ajo. Previamente los habrás pelado como sólo tú sabes, con cuidado y sin exceso de fuerza, que puede doler. Yo utilizo 5 o 6 dientes, pero la cantidad ideal es la que te deja la casa oliendo a ajazo que ni Drácula aceptaría asistir a un banquete de cuellos apetitosos en tu amplio salón-comedor con gusto decorado. Una vez picadito, lo retiramos y guardamos.

Ajos 1

Me pones un ron cola y algo para picar

PASO DOS

Abrimos los paquetes de salchicha frankfurt. Es muy importante que la salchicha elegida tenga un buen sabor. Para mí, la mejor salchicha es aquella que te comerías recién sacada del paquete, sin freír, y que te deja con ganas de más. En este caso vienen 8 salchichas por paquete, así que tendremos 24. Las cortamos en trocitos y las dejamos en otro platito aparte para después.

Salchichas

PASO TRES

En este momento si eres un gordo de verdad es cuando te quitas la máscara, ya que en casa dispondrás de freidora. Si no la tienes, no eres gordo. En mi caso, la tengo. Se pone a calentar el aceite al máximo a la vez que, paralelamente, en un fuego mediano (sí, ¡vamos a utilizar una cocina de gas! súper vintage, súper hipster, súper gentrificación de Malasaña y dentro de poco Lavapiés) ponemos a calentar más aceite en una sartén. En la freidora vamos a ir haciendo tandas de patatas. Muy importante en este punto si has optado por las patatas congeladas de bolsa es que las saquéis del paquete. El plástico no procesa bien en los jugos gástricos y, a no ser que seas protagonista de algún episodio de ‘Mi extraña adicción’ no vas a disfrutar masticando eso. En la sartén, al mismo tiempo que en la freidora haces las patatas, vas a hacer primero las salchichas hasta que queden bien cocinadas, sin quemarlas, y después los tacos de jamón, que necesitarán menor tiempo de cocinado.

Gas

Piper preparaba una poción para recuperar a Leo

 

PASO CUATRO

En este punto ya tienes al menos la mitad de las patatas listas, las salchichas encima y el jamón también. Echamos un poco más de aceite en la sartén, que se calentará muy rápido, y doramos el ajo hasta ese punto en el que está entre mulato folliscable y cuerpo abrasado en Pompeya. Una vez hecho, como el resto, encima de las patatas y las salchichas, que estarán ya en la bandeja donde se servirá este magnífico plato que toda madre querrá que nunca comas, por el bien de tus arterias. Hacedles caso: el exceso puede llevar a taponar estas vías y no querréis que os hagan una gasometría a lo tonto. Duele mucho. ¡Sadomasoquistas de Tuamo.net, la dosis recomendada para vosotros es desayuno, comida y cena!

Ajos

 

PASO CINCO

Lo último que vamos a hacer, para culminar nuestro plato, es preparar el topping. En la sartén por la que ya han pasado las salchichas, el jamón, algún pelo y el ajo, echamos un poquito más de aceite y, uno a uno, freímos los tres huevos. Es de extrema importancia que no los hagáis demasiado, ya que la gracia del asunto es que, antes de comenzar a servir, los huevos se destrocen sobre toda la mezcla y bañen de su agradable sabor todos los ingredientes.

Huevos

Hoy tengo los huevos ardiendo

 

Et voilà! Tenemos ya nuestras salchipapas listas para llevar a la mesa. El punto de sal que queráis darle depende de vuestras papilas gustativas y de los últimos análisis de colesterol que os hayan dado en el control médico de la empresa. No olvidéis que es muy importante someterse a estos controles ya que las empresa los paga, son un derecho que tenemos y no cuesta nada una mañana al año ir a que nos den un pinchacito y nos pesen. Si estamos ciegos, gordos y tenemos los pies planos ya lo sabemos, pero hay cosas que no podemos conocer a simple vista. Este es mi consejo.

Resultado

El café con sacarina, monsieur

 

El resultado es un plato ideal para calmar ansiedades tras un duro día de trabajo o para realizar esos días en los que mandarías a tomar por culo a todo el mundo. Y, por qué no, por vicio.

¡Disfrutadlo!

yumm


Sobre el autor

Mr. Fluffer

Tengo las rodillas peladas desde la post-adolescencia.