Esto no estaba en mis comics: X-men’97

En primer lugar os voy a presentar a un nuevo colaborador eventual. Se llama Juanjo y quiere transmitirnos sus inquietudes y reflexiones sobre la serie de animación de X-men’97.  Ya sabéis que adoramos el Noveno Arte y toda aportación sobre ello fue, es y será muy  bienvenida. Si, además, se traslada a las pantallas respetando el formato, pues miel sobre hojuelas (que arcáico ha quedado esto, pero creo que me entendéis)

Así que venga, basta de palabrería y vamos a lo que importa.  Con todes ustedes:  Juanjo (aplausos, por favor)

En estos momentos hay demasiada información sobre lo que está sucediendo con esta serie, así que haré lo que menos me gusta de escribir: sintetizar y reducir acerca de lo emitido en esta «second coming» de la serie animada de los X-men. No lo he conseguido.

Una semana antes de la emisión de esta nueva tanda de episodios, Marvel Animation (la nueva filial de Marvel) despide a Beau DeMayo (y os vais a quedar con su nombre) sin dar muchas explicaciones. El fandom y el sector especializado se quedó atónito debido a que las promociones se hacían justo en ese momento y se privaron de emplear a uno de los creadores y el showrunner, un activo poderoso para la promoción. Resultaba, como poco, anómalo. En seguida, los ejecutivos de la compañía, no siempre caracterizados por su neurotipicidad, vinieron al rescate de la situación ¿?. Uno de los ellos edulcoró la situación como «separación amistosa», «nuestros caminos tomaron direcciones distintas» (¿perdona? no es tu novio; es un asalariado).

Otras fuentes comentaron que la compañía no estaba satisfecha con el desarrollo de la historia y por último un tercer ejecutivo ya simplemente habló del mal caracter de DeMayo y su cuenta en onlyfans, la cual cerró como la mayoría de sus RRSS poco antes de empezar la temporada. A mí me pareció raro que casi ninguno de esos ejecutivos diese su identidad a los medios, sino que emplease a otras personas vinculadas al medio para difundir su versión (monos voladores, huy: las armas favoritas de narcisistas, sociópatas y psicópatas. Al final va a ser cierto lo que dicen de los consejos de empresa y los ejecutivos). Si la compañía no estaba satisfecha con el resultado de la serie, ¿por qué anunciaron a la vez una renovación por una tercera temporada? Además, lo de la cuenta en onlyfans (neopuritanismos a mí…) también queda en entredicho, ya que algunos medios como homosensual pudieron entrar a ella y confirman que se trataba de una cuenta gratuita sin material sexualmente explícito. Lo del mal rollo en el equipo de producción ahí ya no lo puedo refutar, porque no se han oído o leído más versiones que las de los ejecutivos (eso sí extraña, ¿los trabajadores tienen miedo de hablar en la época del ‘Me too’ y más cuando el supuesto opresor ya no está en una situación de poder?) pero mirad a Josh Wheddon. Torres más altas han caído, y con razón.

Han pasado 30 años de la serie original más destacada (hubo intentos previos y versiones posteriores) y con esto de la nostalgia se ha recuperado la serie como punta de lanza de Marvel Animation, en el momento de la historia en el que se canceló. El movimiento no es baladí, dado que la producción cinematográfica estaba ya de capa caída, atreviéndose con un producto que estaba ahí un poco cutre mirando atrás pero también mirando al futuro y a la reintroducción de los mutantes en el cine a ver si eso revitaliza la franquicia. El resultado, diga lo que diga ese ejecutivo que lo pone a parir, es satisfactorio para muchos fans. Es agradablemente inesperado, como en su momento fue el desarrollo de Wandavisión como serie.

Como puntos fuertes de la serie destacan su intencionado look retro. La nueva entrega ha intentado intencionalmente evitar las técnicas de animación actuales para acercarse a la producción noventera. El vestuario es fiel a los tiempos (olvidemos a Gambito en crop-top, please; pero Tormenta guapísima en su pichi que ya usara entonces en el cómic), en las costumbres (la mala leche de Mojo de colarse en una videoconsola noventera, el que suene Ace of Base en la Gala de Genosha). Los diseños de los personajes se han suavizado para que las animaciones ganen agilidad. Las escenas de acción son trepidantes, muchísimo mejores que la serie original ’92 (la pelea gótica con la Reina Duende del episodio 3 y Genosha en el 5 son de lo mejor) la animación es intencionadamente anime con guiños mangas (esa transformación a Reina Duende es Sailor Moon). La falta de vergüenza de la serie original para meter en la turmix argumentos y pasarse la continuidad por ahí abajo se ha empleado en esta temporada a nuestro favor. Por ejemplo, el introductor esta temporada es Mancha Solar/Roberto DaCosta, que es anterior a Júbilo. La historia de Madelyne Pryor nos llevó años y años de tebeos y se medioresolvió en Inferno.

Aquí se la gastan en poco más de un episodio, pero las consecuencias para la parejita Summers/Grey nos dan salseo para rato. La serie juega a ser un gigantesco huevo de pascua en donde si eres lego te va a dar igual, te vas a divertir. Pero como seas fan fatala (que es lo que habrá pasado con esos críos cuando terminó la serie tuvieran ganas de más y se leyeran los comics…), te vas a pasar la vida revisando episodio a episodio e identificando situaciones y personajes que ya han aparecido en las películas y las distintas series mutantes.

Pero aquí viene lo mejor: la serie es una aproximación muy verídica al desarrollo de un cómic. El progreso de las historias y los personajes resulta tan creíble como si fuera un cómic, trabajan con los mismos ritmos y tramas-subtramas, plot-twists y demás. Los comics de la patrulla que leí de crío eran demasiado adultos. Hablaban de intolerancia, de personas creíbles con sus debilidades y problemas, de drama -mucho drama- y conflictos sentimentales, por no hablar de los existenciales. ¡Están aquí, en la serie!¡resultan creíbles!¡Deprisa, ve a tu kiosko antes de que se agote! (señor, qué tiempos…) El viraje de Magneto, las peleas entre Scott y Jean…en ocasiones, incluso mejor, porque quien los ha escrito ha reinterpretado algunos sucesos para bien (la infidelidad telepática entre Scott y Emma, la traslada a Scott con Maddy). El triángulo Magneto-Pícara-Gámbito se revitaliza y toma mejor entidad en la serie. Y Genosha… chicos, aquí sí que se ha tratado bien un genocidio… Se nota y mucho que en el guión hay alguien que quiere a los mutantes por sus historias y ha hecho un trabajo sobresaliente como homenaje. Mucho me temo que la salida de DeMayo va a afectar a la serie a peor. La temporada dos ya  escrita y en producción, creo. Pero la tres… El destrozo que nos espera…

Cada miércoles Disney libera un episodio. El capítulo cinco no se lo esperaba nadie (os recomiendo versión original para escuchar el escocés de Moira y el irlandés de Banshee. El sureño de Pícara os lo podéis esperar) y tenemos que hablar de ello: esto es importante, cariño. La lista de fallecidos y el calibre de las tramas es tal que te deja pegado al sofá. Comentar la jugada sería demasiado largo y demasiado spoiler. Pero muy jevi, Juana.

Entonces el señor Beau DeMayo rompe su silencio por twitter (¿seguimos llamándolo así?). Y su explicación me convence. Habla de la impredicibilidad de la vida y del peligro (Motendo no era un episodio de relleno, es el discurso de Abcissa), de que quería recuperar el que cualquier cosa podía pasar (Claremont vibes; ¿lo visteis en la gala?¿era él?) y que quería trasladar esa atmósfera de lugar seguro que se corrompe mediante atentados como ocurrió en el 11-S (el exterminio de Genosha original se inspiró en él) además de los locales LGTBIQ+ (él lo es) que sufrieron crímenes de odio.

Lo reconozco: le ha quedado muy bien. Le ha quedado DPM. Ahora todo lo que sé sobre los mutantes no vale una mierda y se abren infinitos caminos e historias que no sé cómo acabarán. Chapó. Así me tienen, el shock fue tan fuerte que dejé de fumar ¿Cuánto tardará Marvel en cargarse la historia?¿viajes en el tiempo?¿resurrecciones? Mi experiencia me dice que les va a faltar tiempo para ello. Pero hasta entones, disfrutad del viaje a lo Kavafis; ya sabeís cómo acaban…

Mil gracias Juanjo por este análisis exhaustivo, esperamos más como este y todo apunta a que así será.

6 comentarios en “Esto no estaba en mis comics: X-men’97”

  1. Empecé a verla por curiosidad y me la tragué de un tirón esperando como loco a ver cómo acaba. Y lo dice alguien que ya estaba harto de superhéroes y hacía años que no les daba una oportunidad. Muy pero que muy bien, oiga.

  2. Hubo mucha mutilación previa del texto original. Me dio un parraque y me puse como Bestia a escribir ensayos cuando le picaba algo. Casi parecía una geneaología a lo Foucault (¡ joder, si mencionaba el episodio piloto de «Pryde of the X-men»! …que básicamente es la estructura de X-men’92 con Júbilo) Y redundancias de tanto corta-pega (no eran «intencionadamente» ;) )
    Lo que deseaba compartir es cómo una serie que en su momento me pareció un ñordo (porque yo era una ultraortodoxadelamuertedelcanonylacontinuidad a mis veinte) es ahora mucho mejor que algunos comics actuales de la Marvel. ¿Qué hay aquí que no hay en otros productos? Es una pregunta interesante.
    Feliz visionado del episodio 7, que toca hoy. Hoy sabremos quién ha sobrevivido (Magneto seguro, Emma debería y Maddy…um…) por qué Emma pensaba que «deberíamos hablar del vestido de Val Cooper» ;) y más tesis locas que andan sueltas por la red de lo que pasó en el episodio 5. A ver cuáles se cumplen y cuáles no, en plan Twin Peaks…

  3. El episodio 7 está a la altura de las circunstancias. El 6 ya tenía un discurso anticolonial que a alguno de Marvel habría puesto los pelos como escarpias. Pero el 7 con el doble-juego de la tolerancia y la «salida del armario» de Roberto…ejem…»sé discreto», verás mami siendo maricón/mutante no me sale. Buena pelea en Madripoor. Y la lista de supervivientes cumple todas las expectativas. Como la del villano de temporada, que es el que todos estábamos imaginando en las redes: Bastión. El infierno a ritmo de be-bop. Muy Lynch.
    Las ruinas de Genosha para ejemplificar las ruinas de la relación de Jean y Scott…es una analogía muy buena, sí, señor. Y ya sabíamos de quién iba «Ojos brillantes», pero su aparición ha sido escasa y contundente. Very well, Maribel.
    P.A + (seguramente los jóvenes no entienden la coña)

  4. Bueno, pues ya se acabó la temporada uno. ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo?
    Hay muchas hipótesis que no se han desarrollado (Val Cooper como Mística, Onslaught…) y alguna sneak preview en ese tablón final del laboratorio de Forja (Kitty, Illyana, Emma, Bobby, Peter, Éxodo, Álex…) Y la única escena post-créditos de la temporada, que tiene por protagonista al maloso de la S02: Apocalipsis. La puerta a la resurrección de Gambito queda abierta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *