El café de Queipo de Llano

Estos días asistimos estupefactos a la defensa que hacen algunos de Queipo de Llano, un genocida al que se le atribuyen unos 45000 asesinados , violaciones masivas o hechos horribles como la Desbandá de Málaga.  Que ya ves tú, lo criticamos por maldad porque era de esos tipos que «siempre saludaba»…

También el asesinato de 500 mineros y algunas de estas cosas las estamos sabiendo ahora porque durante muchos años no se pudo investigar. Un angélico que bien estaría en un basurero pero no seremos tan malvados como ellos y que los familiares lo entierren donde quieran, pero no en suelo sagrado.   De todas su maldades, hoy quiero recordar  a Queipo por ser el que dio la orden de asesinar a García Lorca con una frase que pasó a la posteridad.

    “Café, que le den café, mucho café”

 

Por si lo desconocías, CAFÉ era el acrónimo que usaban los falangistas y demás escoria  para mandar a fusilar y que quería decir:  “Camarada, arriba, Falange Española”.  Lo curioso del tema es que la maldita frase recaló en la sociedad española hasta el punto de que a principios de los años treinta La Pitusilla hizo una canción famosísima y que a todo el mundo le suena con un estribillo que dice:

Yo te daré,

te daré, niña hermosa,

te daré una cosa,

una cosa que yo solo sé:

¡café!

 

Durante años se ha pensado que la canción popular estaba inspirada en un vals del ruso Shostakovich pero si se comprueban las fechas de cada canción la española data del 30/31 y Shostakovich es del 38, por lo que podría haber sido al contrario. La cuestión es que la similitud es brutal y tal vez los niños de la guerra que acabaron en Rusia pudieron ser su inspiración.

 

 

Pero no acaba aquí la infiltración de Queipo de Llano en la música popular porque hay un famoso cuplé popularizado por Celia Gámez que seguro has escuchado mil veces.

 

 

Aunque la canción describe las andanzas de un supuesto tipo que va dando hostias,  hay una expresión en la letra de la canción que debe hacer pensar en algo menos festivo. Se trata de «es el chulo que castiga»  y que recuerda a las arengas que el genocida Queipo de Llano lanzaba desde la radio para animar a  que los golpistas violaran a todas las mujeres que no fueran de su cuerda política.

“Ahora por lo menos sabrán lo que son los hombres de verdad y no esos milicianos maricones. No se van a librar, por mucho que berreen y pataleen”

Mujeres que para mayor vergüenza eran rapadas y llamadas pelonas.

 

Si tenemos en cuenta que Celia Gámez era una de las estrellas más queridas por los golpistas y que la canción sonaba en la radio de los naZionales a todas horas parece bastante claro la intención de ponerle banda sonora a un horror que muchas décadas después se acaba y, por fin,  no hará falta bailar más encima de una tumba indecente que nunca debió estar en La Macarena.

 

6 comentarios en “El café de Queipo de Llano”

  1. A tomar culopor
    Es de justicia poner lo que quede de ese monstruo lejos de todo.
    Lo suyo sería arrojar sus despojos en una cuneta olvidada y que sus descendientes lo busquen durante 80 años, pero igual lo mejor sería hacer compost y que, al menos, sirva para crear vida tras haber segado tantas.

  2. Que vergüenza… Y sobre todo porque cuando lo sacaron de la Macarena (A altas horas de la noche y de escondidillo), aún había un grupo de palmeros aplaudiéndole… Si es que no aprendemos…

  3. Me quedo muerto con las referencias musicales y lo que implicaban. También he sido de los que siempre creyó que la canción era una copia cantada del tema de música clásica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *