Hay vida después del Big Bang

Tremenda sorpresa es la serie protagonizada por una de las estrellas de The Big Bang Theory, proyecto en el que además Kaley Cuoco es productora. Basada en una novela de éxito, The flight attendant          ( HBO ) parte de un punto que te puede parecer ya visto y poco original, pero al paso de los episodios se va haciendo más grande, trepidante, más dinámica, más divertida y también más profunda.

Kaley Cuoco es la protagonista absoluta (además de productora) haciendo de azafata borrachuza y pendón y la verdad es que está enorme, divertidísima y en varios momentos conseguirá que te emociones con ternura. Pa comersela sin pan. Es posible que también te den ganas de arrearle dos tortas pero ahí está un poco la gracia contradictoria del personaje. La actuación de la Cuoco mola tanto que pide a gritos ser reclamada por Woody Allen y que le de un papel femenino de esos que solo él sabe escribir.

 La trama comienza una mañana que este disparate de mujer se despierta al lado de su último amante y descubre que ha sido degollado. A partir de ahí, el despiporre. Ella tratará de esclarecer unos hechos que no recuerda y mientras va perdiendo a la gente que quiere porque no se puede ser más desastre. A la vez, cada vez se inculpa más dejando huellas y testigos por todos sitios, en una trama de falso culpable con cierto aire a Con la muerte en los talones y muchísimo alcohol de por medio. Entre el thriller y la comedia sin que se noten las costuras.

Además hay sorpresas variadas como encontrarse a la perdidísima Rosie Perez, a la que el tiempo le ha sentado genial y se ha dejado en el armario sus actuaciones desquiciadas y gritonas. Otra sorpresa es el amante asesinado al que interpreta el ascendente Michiel Huisman, que a pesar de estar muerto no deja de aparecer en la trama una y otra vez. Eso es bien, porque el chavalote está que se rompe de bueno. A lo mejor te suena porque lo viste en La Maldición de Hill House o en Juego de Tronos, luciendo tipazo y culazo porque madremía que posaderas tiene el buen señor.

Que no se han ahorrado medios lo demuestra el despliegue de exteriores que han hecho por Nueva York, que sale preciosa, vibrante y única. En los interiores tampoco se han andado con chiquitas y la selección de apartamentos, hoteles y edificios es digna de la mejor revista de decoración. Mételo todo en una coctelera, suma las regresiones de la prota en las que se va entendiendo sus adicciones (y el daño que ha hecho a los que la quieren) y obtendrás una borrachera en la que te reirás, vibrarás y te morderás las uñas conforme todo se vaya liando más y le tomes cariño a sus personajes. Encima la temporada es autoconclusiva y no deja un hilo suelto con el que ponerle un pero, así que ya estás tardando porque te la vas a merendar en un periquete. Ojo que ha funcionado tan bien que habrá segunda temporada con nuevas tramas.

 


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.