Tugurios de fornicio y perdición

¿Tienes a tus amigos observándote las manos de reojo  por si descubren alguna pústula supurante? ¿Te mira tu madre a preocupada cuando ve las noticias contigo? ¿Escuchas en el trabajo más chistes homófobos que antes? No sufras, estás comprobando en que consiste la estigmatización, una técnica vieja como el mundo que pretende la exclusión social con una excusa moral, higiénica o sanitaria. Tradicionalmente solía ocurrir con la aparición en los medios de un «escándalo»  que los nuevos tiempos han sustituido por la «alarma social», que queda como más neutro pero lo mismo es. Para que el señalamiento surja efecto es necesario relacionarlo con alguna fiesta o algún local donde seguro habrá depravación, vicio y sobre todo…

Hasta en mi casa se escuchó como algunos periodistas necesitados de un buen clickbait se frotaban las manos al saberse que la viruela del mono tenía su origen en una sauna gay y en la fiesta multitudinaria del Pride  en Maspalomas. Así que han podido relatar con bien de detalles como es eso de ir a una sauna a hincharse y cometer múltiples pecados como en este artículo de El Confidencial.

Unos caminan en una dirección y otros en la contraria. La gente se va mirando al pasar, en silencio, como en una pasarela de moda. Cuando ves que hay ‘feeling’ con alguien, lo agarras de la mano y lo metes en una cabina».

Un artículo lleno de declaraciones alarmistas y escandalosas cuya aportación más epatante dice así:

«Algunos deciden dejar la puerta abierta de la cabina, una invitación de facto para unirse a la fiesta. En esas situaciones es donde suele haber grupos más grandes. Se hacen fiestas a puerta cerrada y ahí cada uno se mete lo que tenga y le da igual 8 que 80. En otras saunas he visto salir de cabinas hasta a 8 personas»

Porque lo fuerte es que tras sostener que el contagio podría deberse a lo guarrindongas que son las maricas habla un experto:

El experto identifica un riesgo mucho mayor en compartir toalla, algo muy habitual en sauna Paraíso: «Todas las toallas son iguales y a menudo hay mucha gente, de modo que lo normal es salir de la piscina y que alguien se haya llevado tu toalla. ¿Qué haces entonces? Puedes pedir otra en la barra, donde no siempre tienen, o usar la primera que te encuentres, que es lo más normal»,

Pero para qué vamos a hablar de toallas teniendo la posibilidad de contarle al mundo lo depravados que son los maricones que hasta han llegado a  inventar una cosa llamada Chemsex..

Pero en especial me gusta el siguiente articulo donde directamente no solo relaciona al virus de la viruela del mono con las chemsex, es que encima es más que probable que fueran la inspiración del asesino en serie de gays cazado hace algunos días y al que los medios no hicieron caso (ni de coña) habiendo muertos de por medio, cosa que no se puede decir lo mismo de la viruela. Es una nueva versión del «te violan porque llevas minifalda» .

¿Se pudo inspirar? ¿MANDE? ¿Hacía orgías y los mataba a todos cuando iban muy ciegos o cómo va eso? ¿Está demostrado que el contagio fue en una relación de este tipo donde hay mucha orgía y mucha droga? Puede que esos mismos medios lleguen un poco tarde porque orgías y drogas han habido de toda la vida en el mundo hetero y si no que se lo digan al corrupto Luis Roldán…

Pero ya que estamos se echa un poco más de leña al fuego homófobo y eso que la OMS condena la «estigmatización LGTBI y de los africanos» en informaciones «estereotipadas» sobre la viruela del mono.

La OMS llega tarde porque hay una verdadera obsesión (o pelín de envidia hetero) por señalar y culpabilizar esos lugares de fornicio donde casualmente todo el mundo va de manera voluntaria sin dinero de por medio, cosa que de los prostíbulos heteros no se puede decir lo mismo. Al respecto destaco la foto elegida por el diario El Día.

Por eso no extraña que varios medios estén salivando con la viruela del mono, una enfermedad que no es de trasmisión sexual pero están empeñadísimos en relacionarla con el colectivo LGTBI y conseguir estigmatizarlo otra vez. La última vez que ocurrió esto eran los ochenta y aparecía en escena lo que algunos llamaron «cáncer gay»,  enfermedad que Reagan dejó pasar sin tomar medidas hasta que los muertos de SIDA se contaban por millones y aún hoy tenemos lodos de aquellos polvos. Por eso solo ahora, casi cuarenta años después hay países que van a permitir que gays reconocidos puedan donar sangre, como es el caso de Portugal, Francia o Israel.

Una vez hecha esta breve introducción sin lubricante, hoy me gustaría hacer un repaso de noticias de escándalos de ayer y hoy que nos recuerdan como la homofobia está ahí agazapada, deseando que en algún tugurio o en una fiesta salte el escándalo con maricas de por medio y así poder estigmatizar a todo un colectivo. Ojo porque vamos a encontrar tantos paralelismos y similitudes que parece mentira que no hayamos aprendido como llevan siglos repitiendo patrones. Acompáñeme en esta triste historia que viene de muy lejos en el tiempo y si no que se lo digan a los templarios…

De hecho la iglesia que siempre fue una adelantada a su tiempo, vio que los lugares donde se reunían los hombres que veían películas de gladiadores y allí que fueron a investigar….

EL ESCÁNDALO DE LA CALLE CLEVELAND (1889)

Ocurrido en plena época victoriana cuando la policía descubrió un burdel para hombres en pleno Londres. La homosexualidad seguía siendo ilegal pero las condenas no fueron muy duras para los trabajadores, además de que el dueño del lupanar y uno de los aristócratas implicados consiguieron huir al extranjero. Pero el eco mediático del caso fue tan tremendo que marcaría a las siguientes generaciones, siendo el más afectado un Oscar Wilde que tras ser denunciado por su ex acabaría con sus huesos en la cárcel.

En la sociedad británica quedó la sensación de que la homosexualidad era un vicio propio de la aristocracia decadente y que el gobierno colaboraba para encubrirlos porque existía la sospecha de que entre los clientes del burdel  se encontraba Alberto Víctor, hijo del rey Eduardo VII.

EL BAILE DE LOS 41 (1901)

Este suceso ocurrido en el México de la dictadura de Porfirio Díaz se ha hecho famoso por una película que puedes disfrutar en Netflix y enterarte de todo. En este caso la fiesta era en una vivienda privada pero para el caso es lo mismo, primero redada y luego escándalo nacional.

Tuvo el dudoso gusto de poner por primera vez el tema de la homosexualidad en los medios mexicanos que hasta ese momento no existía, pero sirvió de burla y discriminación durante mucho tiempo.

Además, se sospecha que entre los detenidos estaba el yerno del dictador que también era diputado.

EL ESCÁNDALO DE LOS CADETES (1942)

De nuevo fiestas privadas en las que participaban cadetes fueron el desencadenante de un escándalo que sacudiría a Argentina de tal manera que se levantó una verdadera cacería del homosexual con redadas y detenciones. Incluso algunos historiadores creen que el golpe de estado de 1943 pudo tener su origen ideológico en el caso, ya que llegaron al poder con la intención de hacerle un «saneamiento moral» a la patria argentina.

Aquí el pato lo pagó principalmente el fotógrafo hijo de familia pudiente llamado Jorge Horacio Ballvé Piñero, condenado a 12 años de cárcel porque sus fotografías eróticas se consideraron prueba fundamental del infame vicio. El pobre culminaba así una vida terrible ya que…

 ·Su familia pretendía “curarlo” por “llevar adelante prácticas homosexuales”, su historia clínica que queda plasmada en la investigación judicial, los crueles tratamientos a los que fue sometido para “revertir”, según palabras de la época, su “desviación”, que incluyó una llamada “terapia testicular”, con inyecciones y todo tipo de pruebas sobre su cuerpo. «

Otros muchos fueron castigados y apartados de la sociedad, con sospechas sobre no pocos famosos como el futbolista al que conocían como «Charro».

Muy recomendable el libro escrito por Gonzalo Demaría que relata aquellos hechos deleznables y que deberían ser la vergüenza de un país.

STONEWALL (1969)

De nuevo otra redada en un bar de Nueva York pero esta vez a la policía (que manejaba sobornos para permitir la actividad de antros por el estilo) le salió el tiro por la culata. Los clientes se plantaron a base de pedradas sin que se les corriera el rímel.

El altercado multiplicaría las revueltas que darían origen a la celebración del Orgullo LGTBI y quedaría marcado en la historia como un lugar y una fecha a recordar. De hecho, no hace tanto que Stonewall fue declarado Monumento Nacional.

EL CASO ARNY (1995)

Lo más casposo y rancio de este país salió en tromba por un caso que tuvo a Sevilla de epicentro y que al relacionar el bar con menores salieron salpicados varios famosos como Jorge Cadaval, Jesús Vázquez o Javier Gurruchaga, que sufrieron un auténtico suplicio y escarnio público sin una sentencia que luego declaró inocentes a la mayoría de acusados, pero el daño fue enorme.

El caso apestaba desde el principio, muchos testigos declararon haber sido forzados por la policía y el propio Jesús Vázquez lo aclaraba años más tarde.

La homofobia se desató en los medios más carcas, con artículos que quedan para siempre en la antología de la nausea y el asco de llamarse periodista cuando solo se es mala persona y un homófobo del recopetín, Con todos ustedes, Alfonso Ussía en

DEL  «ARNY»  AL  DUQUE  DE  FERIA 

SEGÚN  se  ha  probado,  el  duque  de  Feria  fotografió  en su  casa  a una  menor  desnuda. A la niña la llevaron  a casa del duque de Feria unas parientas, no del duque, sino  de  la  niña.  También  se  demostró  que  Rafael Medina  y  Fernández  de  Córdoba recompensaba  a sus colaboradoras  en el morbo  con dosis de  cocaína.  Pero  antes  de  que fuera juzgado, el duque  de  Feria  fue  encarcelado,  condenado  con  anterioridad  por  la  demagogia  y  humillado  sin  misericordia.  La sentencia  del  juicio  y  la  pena  que  le  impusieron no la desearía un  etarra  con  varios  asesinatos  en  su  haber.  Al duque  de Feria  se le condenó  a ocho años  de cárcel por su  delito y a diez  más  por  ser  un  duque  conocido  y  el  marido  de  una señora  que se mueve  como pez en  el agua  en  las  páginas  de  las  revistas  del  corazón.  Se  demostró  que  era  culpable, pero no le aplicaron la presunción  de inocencia.

El juez  que ordenó la prisión  preventiva  del  nada  ejemplar  duque  de  Feria,  se dejó llevar, en  mi  opinión,  por  posibles  prevenciones  personales.

Hizo  fotografías  en  su  casa  a  una  niña  desnuda  -desnudada  previamente  por  familiares  de la niña-, y lo está pagando caro.

Pero de ahí a la «alarma  social» media un abismo. Alarma  social es la que ha producido el triste  y  nauseabundo  «caso Arny»,  pero  con  buen  criterio,  la  juez  Echávarri  ha  concedido  a  la  mayoría  de  los  implicados, la presunción  de  inocencia  y  la  libertad  bajo fianza.  Aquí no se trata  de fotografiar  a  una  niña  más  o menos  vestida.  Aquí  se  ha juzgado,  abusado  y comerciado  con  varones  menores  de edad.  Entre  los  implicados  hay  un  marqués, un  conocido  cantante  y  «showman»,  un  presentador  de  televisión,  un chistero  e imitador  muy  dado  al  travestismo,  el hermano de una  folclórica,  un sacerdote,  un  policía,  y  lo  más  grave, un  juez.

Un juez  encargado  de  la  tutela de  los  menores  de  edad,  para más  desvergüenza.  Se  puede estimar,  de  acuerdo  con  las noticias  que  nos  llegan,  que los delitos  que  se  presume han  podido cometer  los implicados  en  el  caso  son  mucho más  graves  que  fotografiar  a una niña  más  o menos  desnuda.  No obstante,  los  acusados están  en la calle, viven  en libertad,  trabajan  en  las cadenas de  televisión,  contratan  galas,  y  alguno  de  ellos son  defendidos  por una  señora diputada  de gran  influencia  social. Con respecto al caso del duque de Feria, el agravio comparativo  se ha producido.

No  soy  amigo  de  Rafael  Medina,  pero creo que está cumpliendo una condena excesivamente  dura  por  el  delito  que  cometió, y estoy  seguro  de  que  fue  tratado  con anterioridad  a su juicio con dureza desproporcionada.

Prefiero  la  prudencia  de  la juez  Echávarri  a la  inflexibilidad  del instructor  que aplastó y pisoteó la resistencia -si es que alguna vez la tuvo- del duque de Feria. Pero si  se demuestra  en  el juicio  la culpabilidad  de los implicados  en  el  «caso

Arny»  tendrán  que  condenarles  a  cincuenta  años  de  cárcel,  de acuerdo  con  la dureza  de la pena  impuesta  al  desdichado duque. Entretanto, y con el mismo  Código en la mano, los asesinos de ETA son infinitamente mejor tratados.

Si  la  diferencia  de  criterio  entre  los jueces  es  tan  grande,  me  pregunto  qué avance  realiza  nuestra  sociedad con  la ley  del  Jurado.  Y después  de  preguntármelo,tiemblo.
Alfonso  Ussia

4 comentarios en “Tugurios de fornicio y perdición”

  1. Yo pacifista total, pero a veces la manera de defenderse de un ladrillazo a la cabeza es tirar otro bien argumentado. Cuidado que el texto es muy largo.

    Esto es un poco como la canción de Elvis Costello»We didn’t start the fire…», el fuego siempre estuvo allí, solo que de vez en cuando lo miran los otros para escandalizarse.
    La sauna implicada (por no darnombres comerciales) estuvo abierta cierto fin de año que estuvimos medio confinados y prohibidos de reuniones con extraños. Y la última vez que visité una sex shop madrileña me comentaron que se mantuvo así todo este tiempo, supongo que con las miradas a otro lado de las autoridades del sector. Por ahí cerca detuvieron a cierto exguionista de serie de adolescentes en TV, vendiendo estupefacientes. De hecho, cerca de la sauna hay tres saunas más y un sex club. ¿Nadie ha entrado aún en modo pánico?
    Uy, se me ha escapado que he ido a una sex shop. ¿Alguien se escandaliza todavía de la parte SEXUAL de homoSEXUAL? Válgame el Señor….va a resultar que hay más mojigatas en España que Mario Vaquerizo.
    Vi hace muchos años en un documental que las lesbianas norteamericanas (que no son ni quieres ser tan visibles como los gays) tuvieron que luchar también por su propio placer. Tuvieron que demostrar que a ellas también les gusta el porno, el sexo, ponerse de vez en cuando un cinturón con prótesis. La lucha LGTBIQ+ es también la lucha por el placer, porque si no nos volveríamos como esa cosa aséptica que es el amigo gay del protagonista de las series de TV. ¿Qué esperan, que probemos el sexo y nos muramos de SIDA como el prota de Philadelphia?
    Ahora bien, la lucha por el sexo no es tan kamikaze. Ni tanto ni tan calvo. Ya pasó en los 80 cuando muchos gays se enconaron al sugerirse que la transmisión del VIH era sexual: supusieron que protegerse contra el VIH era un ataque a su libertad sexual conquistada.
    El chemsex tampoco es moco de pavo. Está ahí tan espontáneamente como la chica que me pidió M la primera vez que fui al SOS4.8. El consumo regular es tan poco inocente como el de alcoholismo de fin de semana de la chavaleria. Que tampoco estoy comparando el té con el éxtasis a lo Gallagher. Es lo que es. Por no decir que al tomar drogas en un contexto sexual -salvo que te dediques al apostolado barebacking- tu percepción del riesgo baja estrepitosamente (si no se suprime). No es sólo un peligro por la viruela del mono, sino por todas las ITS.
    Por supuesto que nadie nos dijo que vivir no tuviera sus riesgos. ¿Hablamos de los de la acera de enfrente? Es que los pobres están discriminados, también tienen sus cosas, pero no salen por la tele … Por ahí cerca recuerdo una redada en un sexclub hetero en el que cuando la policía tuvo que entrar al baño casi ni podían ver por la nube de polvo blanco en suspensión (claro, los clientes se estaban deshaciendo de sus chuches tirándolas por el WC) la noticia salió publicada en El país hace la tira…
    Creo que tenéis razón en lo del estigma. Siempre nos van a poner el mote. También pienso que es como la sociedad va a intentar controlar la parte inaceptable socialmente para ellos de los gays. Sí, no kids double income son bienvenidos para la economía…luego lo otro… Gays son los que yo decido aceptable, maricones son todo lo demás.
    Hay otra deriva de la ola rampante de homofobia, transfobia y todo lo demás fobia Los valedores del relato cultural están cambiando. Ya no es la izquierda, está muy ocupada en su relato. Para mayor escarnio aún hemos tenido que soportar teorías delirantes sobre el ASESINATO de Samuel, o amigas psicotrópicas como la pastilla de jabón de Heno de Pravia. Estupideces que en condiciones normales no soportarían ni la más descuidada criba periodística (esa profesión aún existe) , pero han pasado la barrera porque es el discurso de ciertos sectores que a base de populismo y hacer ruido han ganado su hueco en el espectro político e ideológico. Un puto asco.
    Hace ¡treinta años! Ricardo Llamas diseccionaba la homofobia en los medios de comunicación a través de libros como «Miss media» o «sidentidades» (para la sidofobia). No han vuelto a aparecer joyas como esa. Y son urgentes, aquí la parroquia se cree que desde el 2005 no hay motivo y es justo lo contrario. A ver, ¿De verdad os creéis que los fachas se murieron con el tío Paco? Pues semejante obviedad sucede con el discurso homofóbico tras la aprobación del matrimonio igualitario. He dicho.

  2. El otro día, ‘discutía’ con un buen amigo, gay tambien, que no ve el ensañamiento que se hace con esto. Y no porque sea necio, sino porque es un poco abogado del diablo y le cuesta trabajo pensar que haya gente con mala fe. Si, todavía quedan personas con esa creencia en la bondad universal.
    El me decía ‘si los médicos detectan que la mayoría de los infectados son hombres gay pues normal que se tome como una referencia’ Mi respuesta fue: si a tu médico le dices que eres gay, esa información es confidencial y jamás debe trascender. Esto para empezar.
    En fin, que da todo MUCHO ASCO.

  3. Las primeras filtraciones creo que venían por Bluper (El Mundo) y ya se sabe el amarillismo que rodea a este medio.
    Si se han filtrado los datos epidemiológicos de esta infección…¿Qué no se podrá hacer con el registro sanitario nacional de infectados por VIH, por ejemplo? Que estamos en un país de cloacas policiales, espionajes por Pegasus, exmonarcas impunes y violaciones a la LOPD como las de Cifuentes.
    Mejor pasar un tupido velo y rapidito sobre este asunto. Porque los gays no somos los mas perjudicados por este asunto, los hay peores …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.