Clásicos de la Pista de Baile: Pump Up The Jam de Technotronic

¿Quien no se ha movido con una anguila bailando este clasicazo? lo de las lycras, las riñoneras y las gorras de visera plana ya lo dejamos para otro rato (glubs). Además no solo fue un enorme éxito por su propio mérito sino que estuvo rodeado de mucha polémica como en seguida vais a saber.

La década de los 80’s se terminaba y nuevos estilos irrumpían en las pistas de todo el mundo después de que el Acid House allanara el camino para la llegada de cosas como el New Beat, Hip House, Euro Dance, etc. Una muchacha de nacionalidad belga nacida en Zaire de apenas 17 años llamada Manuela Kamosi, conocida como Ya Kid K, colaboró con un grupo underground llamado The Pro 24’s cantando un tema escrito por el músico y productor belga Jo Bogaert cuyo título, enseguida, os va a sonar mucho: ‘Technotronic’. Lo hizo tan bien que Bogaert se quedó muy pendiente de la chica y le propuso que hiciera algo sobre la misma línea pero próximo a Inner City, que era lo que más sonaba en ese momento.

Por no hacerlo largo, Ya Kid K bebió de fuentes como ‘Move Your Body’ de Marshall Jefferson y ‘The Acid Live’ de Farley Jackmaster Funk y algunas más para darle una vuelta al tema. Le puso un título casi tan absurdo como la propia letra al que llamó ‘Pump Up The Jam’. Se lo presentó a Bogaert y este vio clarísimo que tenía un hitazo en sus manos. Decidió grabarlo en el estudio y lanzarlo con ese nombre bajo una marca llamada Technotronic aunque sin créditos: grupo y título nada más. El éxito fue tremendo en todo el mundo alternativo.

Bogaert rápidamente vio el potencial y lo corto que se quedaba pequeño sello discográfico independiente, de modo que se lo ofreció a la poderosa ARS Records donde no dudaron tampoco en lanzar el producto. Y aquí empezaron los problemas. Cuando llegó el momento de firmar el contrato, Ya Kid K aun era menor de edad y no tenía forma de dar soporte legal al asunto. ARS no quiso esperar casi un año y decidió lanzar el tema sin su imagen pero con su voz, por supuesto sin consultar siquiera a la artista. Utilizaron como cara visible a la modelo Felly Kilingi marcándose un Milli Vanilli casi en toda regla salvo porque en los títulos del disco lo que figuraba era: Technotronic – Pump Up the Jam – Featuring FELLY.

La bola se fue haciendo enorme: al rebufo del éxito, Felly se estaba forrando, dio un montón de entrevistas además de actuaciones y conciertos en los que hacía puro lipsync porque, además, ni siquiera sabía hablar inglés. Para colmo, el video oficial del tema lo protagonizó la modelo.

¿Qué hizo Ya Kid K? pues, con un buen par, llevó su historia por todas las emisoras de radio y televisión que pudo reclamando lo que por derecho le correspondía. La discográfica negaba la mayor llegando incluso a afirmar con todo su morro que era Felly quien cantaba, pero aquello no se sostuvo. El álbum estaba terminado y en fábrica, Ya Kid K cantaba cinco de los cortes incluido el de la discordia y el segundo sencillo ‘Get Up (before the night is over)’ estaba listo para un lanzamiento inminente.

Ante el escándalo, ARS llegó a un acuerdo con la cantante de manera que grabarían el video del segundo single en Londres donde se le daría el espacio y reconocimiento debidos. Allí, en Londres, conoció a Eric Martin «MC Eric» con quien redondeó el grupo y abordó los siguientes álbumes. Pero, a pesar del acuerdo, ARS aun trató de salirse con la suya: Felly montó un numerito como que iba a suicidarse, consiguió aparecer en el nuevo video sin que la otra supiera nada y, lo que es peor, intentaron una encerrona para que Ya Kid K firmara una declaración en la que afirmaba que era la modelo y no ella quien cantaba Pump Up The Jam. Por supuesto no aceptó tal barbaridad.

El caso es que todo se pudo solucionar a tiempo y Pump Up The Jam se convirtió en uno de los mayores clásicos de la pista de baile con su autora y cantante reconocida por ello.

Por supuesto, de este tema se han hecho montones de remixes y versiones, pero no voy a aburriros con una lista interminable.  Con haber hecho que paséis un buen rato me basta.  Y recordad las palabras de nuestro compañero Fon Cole: «Un día sin bailar es un día perdido».


Sobre el autor

DMalignus

No te pases de Lista, que te vas a Diego de León......