Talento atroz: Juan Carlos Di Pane

Preséntate con adjetivos

¿Adjetivos? Tendría que emplear varios contradictorios entre sí. Soy un tipo muy “observador”
y bastante “analítico”, a veces demasiado y puedo terminar dedicando más tiempo del debido
a la reflexión. Afortunadamente he aprendido a pasar a la acción de forma más expeditiva con
los años y por eso me considero también “emprendedor” e “inquieto”. Me encanta proyectar,
pero mucho más concretar. Creo tener bastante temple, ser “sensato” y “coherente” con mis sentimientos, pensamientos y acciones, pero al mismo tiempo puedo ser muy “voluble”, “impaciente” e “inaguantable”
cuando toco fondo (al final, uno siempre toca fondo). Por suerte siempre se me pasa.

    «Descanso»

 

Según tu criterio estético… ¿Qué es feo y qué es bello?

Todo. Todo lo es al mismo tiempo, según quién lo observe, cómo y en qué momento lo haga.
La experiencia estética en el arte, según la entiendo, no está ligada a la belleza sino a la
capacidad de tocarte el alma, de no dejar indiferente; puede ser porque provoque, impacte,
lleve a la reflexión o simplemente a la contemplación… pero que mueva algo interior y lo
cambie.

¿Cómo es el proceso creativo?

Si el proceso es verdaderamente creativo, es maravillosamente duro y bello al mismo tiempo.
La persona creativa debe estar dispuesta a que mueran sus sueños tal cual los gestó, una y otra
vez. Esas fantasías constantes generan una adrenalina adictiva, pero indefectiblemente tienen
que transformarse en acción, de lo contrario no podemos hablar de creatividad. Ésta exige que
cojas esos sueños para cristalizarlos en lo concreto, transformarlo y luego desprendernos de lo
creado. Es un parto, das a luz y entregas a tu hijo al público para que concluya la obra con su crítica,
como se le antoje, aunque sea despiadado.

 «Bautismo»

 

¿Cuánto tiempo te ocupa finalizar un dibujo?

No hay una respuesta concreta, hay trabajos que los he acabado en pocas horas y otros me
han llevado varios meses. Eso sí, no está acabado hasta que la propia pieza diga: “Ya ¡Basta!”.

La satisfacción más grande de tu carrera artística fue…

Cuando mi Papá reconoció ante una persona a la que quiero mucho, que estaba muy
arrepentido de no haberme apoyado en mi juventud para que me desarrollara como artista. A
mí nunca me lo dijo así, en palabras, pero si se encargó de hacérmelo sentir.

«Babel»

 

¿Cómo definirías tu estilo?

Uy, qué difícil ¿Uno define su estilo artístico o es el estilo el que lo define a uno? Lo que sí
puedo hacer es describir cosas que encuentro en mi trabajo: expresionismo figurativo, porque
con ilustraciones realistas busco conectar con emociones; hay destellos surrealistas, porque
me gusta evocar ensoñaciones que no se saben si son vigilia o producción onírica; y por supuesto la ilustración Homoerótica que se ha convertido en mi propuesta de cabecera, cada vez menos “homo” y más “LGBTIQ+”.

¿Reconoces influencias e inspiraciones? ¿Quienes? ¿Qué?

¡Muchísimas! Desde el Manierismo renacentista de Miquel ángel y Leonardo, pasando por el
surrealismo de la Carrignton, Dalí, Magritte y Varó. La estética modernista de Mosser, Mucha,
Klimt y Beardsley y el Art Decó de Tamara de Lempicka o Fritz Lang. ¿Puedo olvidarme de Tom
de Finlandia? No, nunca podría. Y por supuesto, está Sascha Schneider. También debo decir que sigo investigando y documentándome, lo que está a punto de desembocar en nuevos contenidos y estéticas… pero eso ya llegará.

 

«El maná»

 

¿Cómo decides una idea a realizar?

A veces surge de una charla, de una situación observada en el metro, en la calle, en un bar;
otras de mis propias fantasías. Pero puede venir también inspirada por trabajos clásicos que
adquieren nuevos sentidos tras revisionarlos adquieren nuevo significado y me dicen cosas
nuevas… una idea puede surgir de cualquier cosa, persona, situación. He tenido que habilitar
en mi teléfono una libreta de notas para apuntarlas todas, aunque probablemente la mayoría
mueran ahí.

                                                                                   «Trans-Submission»

¿Cuánto valoras la originalidad?

Me encanta, la disfruto, la agradezco… pero no la sobrevaloro, no es imprescindible. Creo que
es más importante ser creativo que original, Una idea original sirve de algo si es creativa, es
decir que ofrece una nueva solución a un viejo problema, aunque para ellos uses las
herramientas de siempre. Si lo original es inútil, según mi criterio, no es Arte.

      «Creyentes»

 

¿Malos tiempos para la lírica?

Malos tiempos, punto. Ahora ¿eso es un problema? Para un artista, vivir los malos tiempos es
lo mejor que le puede suceder. Tiempos de desafíos, tiempos de demostrar cual es la función
del arte en el proceso de cambio social; tiempos para comprometernos con lo que vendrá. No
me asustan estos tiempos. El problema es cuando el negocio del arte prefiere vender mierda enlatada, desviando el foco del verdadero hecho artístico. Pero eso es otro problema.

Una obra icónica y fundamental de tu ámbito que te gustaría recomendar

Recomiendo a quien no conozca toda la obra Homoerótica de Sascha Schneider la descubra y
la explore. Maravilla pura. Por nombrar uno de sus trabajos digo “Eine Vision”, pero es que no
puedo elegir.

     Hypnose (Schneider)

 

¿Es España un país difícil para dedicarse al arte?

Sí. Pasapalabra…

¿Las nuevas tecnologías son amigas o es mejor lo tradicional?

Lo nuevo siempre es amigo. Y las nuevas tecnologías son una herramienta, una técnica tan
buena y útil como un lápiz o un pincel. Por su puesto, hay gente que se siente Van Gogh con un
pincel en la mano, pero hacen desastres; con las nuevas tecnologías pasa lo mismo. En cuanto a mi trabajo, aunque es esencialmente tradicional, muchas veces hecho mano a las nuevas tecnologías para redondear cosas, aportar un toque contemporáneo.

                                                                                     «Libre albedrío»

 

¿Con quién te gustaría colaborar?

Me encantan las colaboraciones, con otros artistas plásticos, pero con cualquier disciplina del
arte, quien tenga o propuestas que se acerque para que soñemos, a ver que parimos.

¿Algún sitio dónde te gustaría ver tu obra?

Me encantaría verla en galerías nacionales e internacionales, eso implicaría que el público al
fin considera comprar Homoerótica como arte, más que como fetiche. Que alguien se decida a
colgar piezas de este estilo en su entorno, habla mucho de su madurez y libertad.

 

«Gloria»

 

¿Es posible ganarse la vida con el dibujo?

El hecho de que por el momento no sea mi principal fuente de ingresos, no quiere decir que no
sea posible. Sí, lo es, aunque desafortunadamente no sea la norma.

¿Qué te gusta provocar?

Reflexión. Deseo crear la necesidad de pensar en la historia de los personajes que propongo.
Busco visibilizar la diversidad dentro de un colectivo nada uniforme, romper tabúes y
estereotipos, ir más allá de una mera expresión de sexualidad y sensualidad, quebrando
moldes individuales y sociales. Focalizar la atención en un inabarcable abanico de emociones, roles, necesidades humanas, diálogos de piel-mente-espíritu, deseos desprovistos de vergüenza y lucha por derechos
obtenidos que erróneamente creemos garantizados.

«Nudo»

 

¿Has pensado dejarlo en alguna ocasión?

Muchísimas, pero me dura unos diez minutos. Ya lo dije, soy Voluble.

¿Qué te gustaría que contara la posteridad del conjunto de tu trabajo?

Que fue una evolución constante y coherente; y que les ayudó a entender mejor el tiempo que
me tocó vivir.

  «Pensándonos»

 

¿Hay compañerismo en el mundo del arte o se vive en una eterna competencia?

En mi caso no puedo más que destacar experiencias positivas. Yo me lacé al Arte de forma
profesional con 45 años, y en tan poco tiempo no podría haber avanzado si no es gracias a la
generosidad de los artistas que me han enseñado tanto.

¿Qué descubriste que era lo que menos te gustaba? ¿Y con qué disfrutas más?

Lo que menos: negociar la venta del arte que produzco; aunque soy plenamente consciente de
que es un erro por mi parte.
Lo que más: entrar en estado de flujo en cuanto mis dedos tocan el lápiz.

«The Breading»

4 comentarios en “Talento atroz: Juan Carlos Di Pane”

  1. Su talento no es atroz, sino AMOR… con mayúsculas…
    Como ocurre con el amor, su arte siempre te deja con ganas de más.

  2. Simone Oliveira

    Eres un monstruo de la creacion y del inmaginario, pero todo es para mi poesia y mucha energia. De tus dibujos sale vida y vida que provoca mas vida. Me toca mucho el alma, llega a un infinito de emociones. Te quiero Juan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *