El Juego de Damas de Juan C. Di Pane

En Atroz con Leche somos muy fieles a los artistas que nos llegan a la médula y Juan Carlos Di Pane no es una excepción.
Quedamos boquiabiertos ante su proyecto ‘Regenerados’ que  presentó en uno de nuestros templos favoritos, El 12 Club, hace poco más de un año, cuando todavía no teníamos ni idea de lo que estaba por venir.

Ya hemos cambiado el calendario dos veces y nuestro protagonista, a través de su sello artístico The Ram Power se encuentra embebido en varios proyectos nuevos, uno de los cuales ha hecho sonar otra vez las campanillas captando nuestra atención.

Durante el primer confinamiento, el más severo de todos, Juan recibió un encargo por el que debía hacer un dibujo para regalar a una tercera persona: una mujer. Para no hacerlo completamente a ciegas, pidió a quien hizo el pedido que describiera un poco a la destinataria y esta le dio la imagen de una chica muy joven que vive su feminidad de una manera activa y reivindicativa quien, además, suele utilizar frecuentemente la expresión “a tu vera” y esto sin apenas conocer a quien la puso en la memoria musical de varias generaciones.

Rápidamente apareció la imagen de la gran Lola en la mente de Juan y comenzó a dar forma a la idea. Lo tuvo claro: mujer poderosa y empoderada, ingobernable, luchadora, fuerte y brillante como ninguna. ¿Qué mejor símbolo? Se trataba de una apuesta arriesgada porque ¿cómo enlazar a La Faraona con una chica joven tan de su tiempo? Lo hizo girar todo en torno a la mirada electrizante de Lola, conjugando la estética tattoo, símbolos neopunk y otros matices muy queer que se mimetizaron automáticamente con el personaje. El resultado fue tan espectacular que dejó absolutamente encantadas a las dos implicadas.

Tras el shock positivo que el propio artista recibió con este encargo, se desencadenó una idea: crear una línea que trajese de nuevo a la actualidad a todas las mujeres que han hecho de su feminidad y poderío un estandarte, sin banderas, arengas ni eslóganes. Lejos del barrizal de la política que en tan mal lugar está dejando el trabajo de muchas féminas que incluso dieron su vida para obtener lo que les corresponde. Así nació ‘Juego de Damas’

La siguiente en surgir de los lápices fue otra criatura mediática que hizo alarde y gala de su feminidad hasta el último suspiro: María Antonia Abad conocidísima como Sara Montiel. Para presentarla se sirvió de unos recursos estéticos similares a los utilizados con Lola, pero totalmente acorde con la personalidad de la manchega universal, siempre acompañada de su cigarro puro, sus joyas y esa mirada entre displicente y seductora.

Lola y Sara fueron seguidas por otra grande que, de una manera quizás menos escandalosa pero igualmente rotunda, se puso el mundo de peineta siempre que así lo quiso, desafiando incluso a la cigarrera de Bizet, quien siempre tuvo a los hombres besando el suelo que pisaba pero eludiendo el trágico final de la de Mérimée. Carmen Sevilla flota sobre el papel como una eterna jovencita, mucho mas pop, de mirada entre pícara y soñadora que invita a ir con ella donde diga, sin rechistar.

El hecho de que las tres primeras damas estén vinculadas al mundo de la farándula no significa que el proyecto vaya a transcurrir por ese camino. Las que están por venir pueden hacerlo desde cualquier ámbito y época. Pero el hilo conductor de esta colección siempre será el de las mujeres que han supuesto un exponente en la guerra por el reconocimiento y lugar que les corresponde no solo en este tiempo, sino desde los albores de la humanidad.


Sobre el autor

DMalignus

No te pases de Lista, que te vas a Diego de León......