Todo por un Sueño 18 años después

Es «Popstars» el programa pionero en la Historia como descubridor de talentos, a través de castings, galas y promoción al público a través del formato reality. Allá por el año 1997 surgió en Japón, llegando a territorios más occidentales en años sucesivos hasta ser todo un éxito en más de 27 países, aterrizando en España en verano de 2002.

Aunque hay quien lo consideró como una «resaca» del reciente terminado Operación Triunfo 1, con todo lo que dio de sí el formato, «Popstars, todo por un sueño» recayó en Telecinco como un tornado de estrógenos coloristas, algún catfight y configurado como un auténtico show estético y musical.

Aquello fue un hito televisivo, una ambrosía de programa en el que se exhibían las vestimentas más creativas (por no decir de las que tu madre no te deja salir al portal de la calle) con unas coreografías y un repertorio que se alejaba bastante de la estética triunfita. Afortunadamente.

Y es que no se puede negar que una gran hornada de niños que apuntaban maneras rosas se vieron potenciados, reconocidos, movidos, propulsados por este programa…. y de ahí surgió una cohorte de seguidores además de un grupo de 5 finalistas, llamado Bellepop, de no muy extenso recorrido, que publicaron un par de singles potentes. Además, el programa aportó alguna figura más al panorama musical patrio, como Roser que también cuenta con algunos temas exitosos, o Mara Barros, acompañante artística de Sabina desde hace algunos años.

Durante estos años, al margen de seguir las carreras profesionales de las chicas, los fans han pedido y reclamado a la cadena televisiva la reposición de las galas, ya fuera en televisión o en su plataforma on line, puesto que los vídeos que circulan mantienen una calidad relativa de imagen y sonido (¡Hola, REC en el VHS!). Incluso se ha estado pidiendo una vuelta del concurso pero, quizás, la fórmula de un grupo pop de esta índole en España no es lo que más venda, como sucede en UK o en Alemania. Sea cual sea el motivo, de momento, tanto Telecinco como la productora (Videomedia, que fue absorbida por otras) han hecho caso omiso a estas peticiones. Esperemos que hasta ahora.

Para muchas personas, este producto consumible podría ser de dudosa calidad, aunque bien es cierto que marcó un hito en la pantalla de alguna manera, pudiendo tacharlo como de culto. No dudemos nunca: «Popstars» España desarrolló ciertos plot twist que no dejaron indiferente:

  • En la Gala 0 había 30 chicas en un escenario que tampoco era muy grande. Esa noche 10 iban fuera ya. Cantaron la sintonía del programa y fue todo un poco cuadro. Era un ejemplo de las distancias corporales en España en tiempos de No-Coronavirus. Había allí más gente que en la boda de Lolita.
  • Nalaya se saltó las normas y fue en busca de un productor para entregarle su maqueta. Hoy Nalaya Brown es bastante famosa en el mundo del pop dance
  • Roser, tras ser repescada, cedió su lugar en el programa a Carmen Miriam, siendo conocida a partir de entonces como Santa Roser de Canet.
  • Noemí, que parecía tener un perfil más bajo porque era más calladita, acompañó a Soraya en 2009 a Eurovisión como coro y bailarina de «La Noche Es Para Mí».
  • La copresentadora hacía un poco de shade a las chicas participantes, quizás porque no tenía mucho texto en pantalla.
  • Los coros de las 103 canciones que se interpretaron en el prgrama los hacían Las Supremas de Móstoles  pero en su lugar ponían a jovencitas monas haciendo el paripé.
  • El drama supremo sobrevino cuando el novio de Lis murió en un accidente de coche mientras pegaba carteles para pedir ser salvada ante su nominación. Lis salió dos días al entierro y volvió a cantar. Y le pusieron «No sé si es amor». Y la semana siguiente «¿Cómo he de vivir sin tu cariño?». No comments.
  • Los dosmiles despegaban en España a nivel estético: tras las camisas arrugadas y el pelo de Chenoa en OT1 empezamos a ponernos cinturones maxi, miles de abalorios en el cuerpo, pantalones vaqueros con tutús y pañuelos en la cintura. Respecto a los looks capilares, pasemos palabra, pero era todo un catálogo de lo que ves en esas revistas de la peluquería de tu madre. Algunas decían en voz alta que la habían cagado con su pelo, como Elisabeth en la gala final.
  • Había tres personas como jurado. La componente femenina era Michelle McCain que hablaba regular el español y nominaba a las chicas en un idioma ininteligible por lo que las pobres estaban en un ay todo el rato. Pero Michelle era maja y si te veía triste, te cantaba en la jeta cualquier canción gospel con unos aspavientos de boca y nariz que te dejaban pasá de vuelta.
  • Al igual que pasó con algunos temas en OT1, la juventud conoció temas de Luz Casal, Roxette, ABBA, Ana Belén, Peggy Lee, Gloria Gaynor, Paloma San Basilio, Donna Summer y Fiordaliso. Ahora es cuando señalamos de nuevo la prodemocratización de la música y la atracción del público gay.
  • No había canción sin una buena coreografía, aunque a la cantante le suponga pinzarse la vértebras llegando a desmayarte (verídico). Aún recordamos las coreos de Popstars de Kylie o Madonna en vez de la original.
  • La madre de Davinia, que era sufridora en plató antes la decisión final de las seleccionadas para el grupo, sufrió un desmayo en la grada y salió en brazos de su yerno, algo que todos vimos, por supuesto. También vimos a la pobre chica blanca como la pared que no sabía si bajarse del escenario e ir en busca de la madre o qué.
  • Sólo se vislumbraban un par de favoritas por el programa. Aquello era una ida y venida de quién gustaba más al programa, y de pronto vimos en la calle a grandes figuras como Montse, la Kylie Minogue gallega (¡chúpate esa!) o Roser. También vimos gente que estuvo a punto de irse y tuvo un impulso interno.
  • El nombre del grupo de las 5 finalistas lo eligió el público. Bellepop fue el nombre. Las componentes saltaban pero la gracia fue regular.
  • El tema con gran promoción para el grupo final fue «Chicas al Poder« que no pudieron incluir en el disco por problemas de derechos de autor.

Tras estos momentazos y la aclamación continuada de tantas personas, las chicas han decidido traernos un poco de aquello en época de confinamiento. Y es ahora, como revulsivo del hastío, cuando las chicas del programa han decidido unirse, reversionar aquel gran himno que se cantaba al final de cada programa, con la intención de dar ánimos al personal.

Hay quién dice que la mejor parte es la del piano antes de que hable Jesús Vázquez, pero quizás sean las malas lenguas. También podemos ver a los jurados del concurso. Y a 16 de las 20 chicas que entraron finalmente y algunas más que quedaron a las puertas. Bien es verdad que técnicamente es difícil hacer un vídeo en conjunto grabando cada una en su casa con los medios que tienen (¡hola gotelé, hola raya del tinte, hola calendario de los chinos) pero ha sido un gusto que las chicas se den a esto y hagan un guiño a tantas personas que las siguieron en su momento.

A raíz de esto, surgen voces que piden conciertos, discos y demás…¿qué pasará?

¡LO VAMOS A LOGRAR!

 

 

 

 


Sobre el autor

Fon Cole

De los Cole de toda la vida.