Bloque de series (parte 2)

Seguimos presentando algunas series actuales. En general, se echa de menos más comedias y, sobre todo, buenas comedias en la parrilla de series actuales. Se lleva el misterio, los asesinatos y las desapariciones: las series policíacas, mezcladas con altas dosis de suspense. Parece que atrae más el misterio que la capacidad de poder hacer reír, más necesaria que nunca. La cantera de buenos actores, (en la mayor parte de ellas), sujeta una trama que, las más de las veces, se estira demasiado. Ocurre, por ejemplo, con la flojísima segunda temporada de “Killing Eve”: y ya está preparada la tercera tanda de episodios. En televisión, es mucho mejor decir mucho en poco tiempo. Parece lejana la tensión que se conseguía en las ya clásicas “Los Soprano”, “The wire” o “A dos metros bajo tierra”, donde no sobraba ni faltaba nada. La gran noticia de estos primeros meses es, también, el estreno de la cuarta temporada de “The Good fight”, donde esperamos los nuevos y espléndidos modelitos mejor llevados de la televisión actual. Los de nuestra querida Diane Lockhart.

High Fidelity (Hulu)

Más que digna adaptación de la famosa novela de Nick Hornby, donde se cambian los papeles con idéntico espíritu; eso sí, adaptado a los nuevos tiempos. En el libro la acción transcurre en Londres. En la película de Stephen Frears en Chicago. Y en la serie, en Nueva York, concretamente en Brooklyn. Y la protagonista, en lugar de ser un hombre, es una mujer: igual de insoportable muchas veces, e indecisa en otras. En definitiva, que le coges cariño. Y no le han cambiado el nombre en esta adaptación a la protagonista, Rob.

Sorprende lo bien que defiende el papel Zöe Kravitz. Lo tenía muy difícil. Y sale flotando en esa peculiar mezcla de trasnochada responsable de tienda de música, con sus desastres y complicadas relaciones sentimentales. Este “ni contigo ni sin ti” ilumina los diez episodios de su primera temporada. Y, lo mejor, dejan ganas de más. Muy buen elenco de actores. Todos/as desean que aparezca en pantalla el guapísimo de Mac (Kingsley Ben-Adir) para complicar la vida a Rob. A la vez que te quedarías con el buenazo de Clyde (Jake Lacy) para no sufrir jamás una infidelidad amorosa.

Pero, el gran descubrimiento de la serie es Cherise (Da´Vine Joy Randolph), a la que se le pedía a gritos más protagonismo y exprimir mucho más su excelente papel. Entretiene, te hace pensar y, a veces, además te hace reír. No es poco. La serie se degusta de un suspiro. Muy bien.

Nota: Cuatro sopranos sobre cinco

Amazing Stories (Apple TV+)

La sombra de lo más almibarado de Spielberg (productor en la serie) en otra entrega más, y van…de “Cuentos asombrosos”. Esta vez, son cinco episodios, donde el único que merece la pena es, quizá, el titulado “The heat”, la eliminatoria. Un cuento lésbico que, por obra y gracia de los efectos de la imaginación, se le perdona su manierismo en el mensaje y su bienintencionado lema. El resto es un juego virtuosista que se pasa de lo creíble hasta recrearse en lo inimaginable. Es una serie totalmente innecesaria y prescindible. Pero, aquí ocurrirá como con los Beatles. Sacarán más “Cuentos asombrosos” aunque no esté el creador de E.T. de por medio. Si bajara E. T. a ver esto, cogía el teléfono; pero no para llamar a su casa.

Nota: Un soprano sobre cinco

 

 

Pure (COSMO TV)

Ojo, no confundir con la serie británica de mismo título que acaba de estrenar Filmin. Ésta es canadiense y su fecha de realización data de 2017.

Aquí se trata de cómo rizar el rizo. Es decir, si en lugar de coger a dos bandas de unos suburbios de cualquier ciudad y liarles con temas de drogas, el caso es hacer lo mismo, pero con unos menonitas de Canadá, junto a la frontera de México. Digo yo que estos pertenecerán a la rama de los menonitas modernos. Entre insultos en alemán, asesinatos y mentiras de las gordas, se lía la de dios, y así acaban todos; bautizados con paquetes de droga almacenados en los quesos rancheros de Chihuahua. Demasiados estereotipos para una serie justita.

Nota: Dos sopranos y medio sobre cinco

 

 

Mythic Quest: Raven´s Banquet (Apple TV+)

Es la serie ideal que junta los videojuegos con las relaciones caóticas de oficina (a veces, de tan surrealistas, casi inofensivas), con un equipo de personajes tan singulares como anárquicos. Pero hay un par de episodios que sobresalen del resto: donde se junta la excentricidad con una imagen distorsionada (por el escenario donde ocurre) de la sociedad actual y en aquel donde se defiende el feminismo con una ácida crítica social, así como la influencia de las opiniones a la ligera en las redes sociales. Sus personajes están muy bien definidos y, aunque parece ser una serie destinada al público más joven, tiene en el fondo lo suficiente para poder enganchar a todo tipo de público. Y, con este borrador tan bueno que has sido la primera temporada, pueden hacerlo mucho mejor en una segunda.

Es una serie ágil, diferente y, por momentos, hasta divertida. Le sobra lo aparatoso, en algún que otro momento, de la puesta en escena y algún diálogo insustancial y demasiado ingenuo; pero sirve para pasar el rato. Tienen cantera dende sacar más provecho.

Nota: Tres sopranos sobre cinco


Sobre el autor

Ángel Del Olmo

Donostiarra de nacimiento, madrileño de adopción. No me aburro (sólo huyo) porque, como decía Leolo -porque sueño, yo no lo estoy-.