A nosotros también nos pillaron robando alguna vez

Ahora que presuntamente han pillado a la Master del Universo robando cremas de a veinte pavos en el super (hija, puestos a robar podías haber robado una de las caras, de verdad), hemos hecho una encuesta entre nuestras redactoras para determinar si es un caso puntual o todos tenemos una querencia a lo ajeno. Y he aquí las respuestas. Por seguridad (y para poder extorsionarlas después cuando sean presidentas de la comunidad) hemos decidido ocultar los nombres de nuestras redactoras.

Redactora A, a.k.a. La Robin Hood del extrarradio

He robado mucho y a mucha honra. Pero nunca por necesidad sino por joder. He robado en sitios que lo merecían, porque me ha salido el espíritu Robin Hood que llevo dentro, y es que …¿Sabes que hay grandes supermercados que en el precio del producto ya incluyen la proporción de dinero que suponen les roban en productos? Y yo soy muy de justicia social. Nunca en sitios pequeños o locales de gente humilde.

Redactora B, a.k.a. La Spice Girl lerda

Lo intenté una vez, en unos grandes almacenes. Soy tan torpe y estaba tan nervioso que me intenté llevar un LP debajo de la camiseta y claro, no se notaba nada. Encima me confundí y quise bajar por las escaleras mecánicas de subida, así que terminé en las manos del segurata que esperaba en la parte de arriba de las escaleras descojonado vivo. Me llevaron a una sala y me metieron tanto miedo en el cuerpo que nunca más lo he vuelto a intentar. Bueno, sí, otra vez me llevé un bote de muestra de una perfumería, pero porque iba discutiendo con una amiga, lo llevaba de la mano y no me di cuenta hasta un rato después, y me dio vergüenza ir a devolverlo.

 

Redactora C, a.k.a. La PBO (Prison Break Obligada)

Una vez, con 14 años, entré con un amigo en la sección de papelería del extinto Galerías Preciados y vi una pluma (estilográfica) muy similar a una que se me había roto. Se lo dije a mi amigo, y este, con la misma delicadeza que un tampón de estropajo entrando en un cuerpo virginal, metió la pluma en la bolsa que llevaba… Ni qué decir tiene que nos pilló la Maricarmen de turno de gafas con cordón dorado, que nos llevó, junto con el de Seguridad, a una sala para echarnos una bronca. Ni qué decir tiene que la cara de acojone que pusimos tuvo que ser tan brutal que ni hubo denuncia a la policía ni nada… Pero desde entonces no se me ocurre ni sisar un grano de uva en el mercadillo de los jueves. Y es por eso, amigas, que no he podido acceder a un máster en ningún centro de estudios superiores.

 

Redactora D, a.k.a. la honrada por miedosa

No he robado jamás, y no por falta de oportunidad, sino porque me acojonaba tanto la bronca que me podría echar mi padre que ni se me pasaba por la cabeza. Bueno, alguna copa que no me pertenecía en algún bar sí que me he llevado, pero eso no cuenta como robo, ¿no? A lo sumo como hurto.

Redactora E, a.k.a. la sexy

Lo único que he robado ha sido corazones y, en mayor medida, orgasmos masculinos. A mí carrera política no ha afectado pero, de haber llevado medias, las carreras habrían sido constantes.

 

Redactora F, a.k.a. la despegada

Una vez robé unos bóxer de superman en una tiendas de productos Disney, ¡me los metí en el abrigo mientras hablaba con la dependienta! Eran para una amiga que le gustaba llevar ropa interior de hombre.

 

Redactora G, a.k.a. Inserte apodo denigrante aquí, que yo no tengo palabras

Fui muy precoz para unas cosas y muy atrasado para otras..Una vez con diez años robé una caja de tampones pensando que eran mini consoladores. Lo peor es que me los dejé olvidados en la mochila y un día se me desparramó toda la caja en clase, mientras mi profe revisaba la tarea. Por Dios espero que esto sea privado, que no sé qué me da más corte, si confesar esto o haber llegado a 5º sin saber lo que era un tampón. 

Que sepas, querida Cristina, que nos solidarizamos mogollón con lo que debes de estar pasando. Te dedicamos esta canción, que sabemos que eres un pelín indie y ochentera.


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.