Abel Azcona o mi cuerpo es mi campo de batalla

Y en nuestra página de Artes, hoy os hablamos de Abel Azcona; un artista rodeado por la polémica, que hace uso de su cuerpo como lienzo donde trabajar, y de su experiencia vital como material con los que realizar sus obras.

Abel usa la Performance como medio de expresión artística, exorciza sus traumas vitales y los expone al público en una mezcla de exhibicionismo, pornografía, sadomasoquismo, protesta social… todo mezclado con la fragilidad del que se presenta como un mártir de la sociedad y un eterno abandonado; gran parte de su trabajo se basa en el recuerdo de una madre prostituta que lo abandona al nacer.

483539_523158671063447_2078506473_nEste abandono le provoca un estado de fragilidad perpetua, que lo lleva por períodos de internamiento psiquiátrico, intentos de suicidio y una falta de empatía hacia el otro…_mg_3061_jpg_20130704221942_22508_1

Entre sus propuestas, hace uso de la sangre, propia o menstrual de voluntarias, del sexo con desconocidos en galerías de arte o en encuentros fortuitos que registra en video y fotografía, vísceras, cuerdas… todo un repertorio clásico dentro del mundo de la performance basado en la provocación y la denuncia.

Esto es lo que vende… pero ¿Cuánto de arte hay en toda esta parafernalia? ¿Cuánto de autobombo, de artista maldito, de etiqueta snob? … Juzguen ustedes…

-q3 Esta es su página web.

1-1


Sobre el autor

Flor de Pavimento

Cuando no sepa qué hacer, me sacaré una teta.