Klangkarussell: desde Austria con amor

Tobias Rieser y Adrian Held son la pareja austriaca que forma Klangkarussell, un duo que lleva desde el 2011 llenado nuestros reproductores de temazos que (para variar) no han tenido mucha transcendencia en España aunque en el resto de Europa sean muy populares y se hinchen a dar conciertos, asistir a festivales y ser invitados de relumbrón.  Son parte de eso que en esta web no has dado por llamar «electrónica emocional » y de la que también forman parte  gente de la que ya hemos hablado aquí como Bob Moses, Monolink, Elderbrook o TinlickerKlangkarrussell podrían retirarse ahora mismo y ya tendrían un lugar en la historia de la música electrónica gracias a un temarraco de una década al que la palabra PER-FEC-TO se le queda corta.

(si te ha gustado la canción original no te pierdas esta remezcla para caerse de espaldas)

Pero estos dos austriacos no han dejado de sacar grandísima música y justo ahora estrenan una nueva canción después de muchos meses sin saber de ellos. Con la colaboración de Mando Diao que silba para que no te olvides de que hablamos de un grower que puede que al principio te suene un poco pse pero si sigues escuchando comprobarás como es el efecto Klangkarussell.

 

 

 

La última canción que les conocimos ya tiene un año y fue una colaboración con GIVVEN,  trabajo que dio lugar a uno de los temas más chulos y emocionantes de todo el 2021. Puede que no te enteraras en su momento pero esta preciosidad ya lleva más de ocho millones de visionados, para que te hagas una idea de su trascendencia en Europa, que no aquí.

 

 

Porque como suele suceder con toda esta gente que pulula alrededor del deep house y similares, su éxito en España es muy esquivo mientras en Europa se hinchan a hacer sesiones y festivales, así que si esperas verlos alguna vez por aquí ya puedes echarte a dormir que queda un buen rato.  Te queda como recurso su gran videografía  que atesora verdaderas obras de arte que pueden llegar a durar casi diez minutos pero te aseguro que cada segundo de este espectáculo merece la pena.

 

 

Con un solo disco en el mercado (Netzwerk) editado allá por el lejano 2014, el resto de su carrera está llena de singles sueltos con los que cada pocos meses nos recuerdan su buen gusto para crear atmósferas sonoras emocionantes donde sigue importando un buen estribillo. Las voces elegidas para cantar siempre son masculinas y su capacidad para crear melodías pegadizas que cantar a grito pelao en el coche ya la quisieran muchos. Un ejemplo es este irresistible Good To Go.

 

O este Symmetry de su primer disco con un estribillo tan pegadizo que se convierte en obsesivo.

 

Y de regalo, dejo esta otra colaboración con GYVVEN que en concreto a mí me lleva volviendo locatis más de un año en que no he parado de escucharla.

 

Aquí tienes una lista con lo mejorcísimo de su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.