Las mejores series del 2018

Doctor Who. La nueva temporada . Sin duda. Aunque sólo sea por lo que está haciendo rabiar a los señoros. Flanny

 

Arde Madrid, me fascinó desde la promoción antes del lanzamiento, hasta el último título de crédito. Sólo espero que hagan un spin-off de las folklóricas de la época. Flor de Pavimento

Arde Madrid sin lugar dudas me ha cautivado en estas últimas semanas, convirtiéndose en una serie que estoy deseando ver de nuevo el año que viene en su segunda temporada. David Miralles

Arde Madrid  Aquí no tengo dudas y espero que le den todos los premios del mundo. Está a la altura de clásicos de la televisión, aunque en otros contextos, como “Cañas y Barro”, “Verano Azul” o el corto “La cabina”. MocicoViejo

House on Haunted Hill. Me ha gustado mucho. Creo que he visto casi todos los capítulos, solo me he dormido tres. Hilde

The haunting of Hill House (Netflix), que me ha dado mucho más de lo que me prometían.
Succession (HBO) debería también tener más bombo. Ahí lo dejo. Bellísima persona
 
 

Pose. Inmaculada Colección

La casa de las flores o cómo recuperar el espíritu de “Mujeres desesperadas” y mezclarlo con un un culebrón latinoamericano sin pudor alguno. Y funciona. Skyzos

The Durrells es una autentica maravilla y da igual que sea la primera, segunda o tercera temporada vas a vibrarla y disfrutarla. Señor Dondon

The Durrells. Entre tanta muerte, asesinatos, conspiraciones y demás tremendismos en las series, esta comedia familiar ambientada en Corfú y que narra la vida de la familia Durrell, es un soplo de aire fresco, emotivo e inspirador. C del Palote

The Durrells Son tres temporadas las que llevan. Colosal, deslumbrante, divertidísima y con los mejores diálogos de la temporada. ¡KALIMÉRA! (sí, lleva acento en la ‘E’). Donna Semen

El día de mañana. Me dicen hace cinco años que iba a pasar la mayoría de mi tiempo viendo series españolas y no me lo creo. Entre La otra mirada, la tercera de Vis a Vis, Estoy vivo, Arde Madrid y Mira lo que has hecho, este 2018 me han dado la vida. Pero me quedo sin duda con El día de mañana. Una miniserie de seis capítulos donde todo es PER-FEC-TO. No sólo es la mejor serie del año, también es una de las mejores de la historia de la ficción este país. Un guión que roza la filigrana, actuaciones sublimes, una recreación histórica para no cerrar la boca, Aura Garrido hecha una DIOSA de la actuación, un lirismo que desborda y una historia de amor (y otra política) como pocas veces te han contado. Si acaba 2018 sin verla no tienes perdón.  MM

Fariña es la constatación de que en España sabemos hacer  muy buenas series, pero después del Ministerio del Tiempo y de que le acaben de dar nada menos que un Emmy a ‘La Casa de Papel’ pues tampoco estoy descubriendo América. Lo que está claro es que ‘Fariña’ es un auténtico pelotazo y engancha al espectador desde el primer capítulo. ¿Quién quiere ver ‘Narcos’ cuando tenemos a Sito Miñanco en casa? Las interpretaciones también son una pasada y todos los actores están en estado de gracia (bueno, a excepción de Tristán Ulloa que es un poquito bastante cargante). Fiorella Heart

Kidding. Mr Pickels es un icono infantil de la televisión, cuyo mundo se tambalea con la muerte de uno de sus hijos. Así comienza Kidding, una serie que no sabría cómo calificar; quizá como raruna, peculiar, diferente, excéntrica, maravillosa. Solo decir que detrás de ella está Michael Gondry, creando un mundo entre irreal y surreal que, personalmente, me ha hipnotizado y enganchado muchísimo. No soy muy fan de Jim Carrey, pero debo confesar que aquí está soberbio. Kidding solo es apta para gente que no busque algo fácil, ya que, aunque tiene escenas con mucho sentido del humor, reflexiona sobre temas como la muerte, la decepción, el desamor, etc., vamos, que es más drama que otra cosa. Los personajes son maravillosos, desde el primero hasta el último. Excelente sorpresa que me llevé al verla casi a finales de año. Antonio Sánchez Bejarano

The good fight La segunda temporada del “spin-off” de The Good Wife supera a la original en humor negro y la sátira hacia el gobierno de Trump, en una locura de ingenio y suspense memorables. Todos y cada uno de sus personajes, ya bien perfilados, funcionan como piezas sujetas con firmeza sobre unos diálogos plagados de inteligencia y dobles intenciones. No sobra ninguno de sus episodios, aquí no hay relleno, y cada minuto que pasa se va sumando la incertidumbre de una narración matemática y sobresaliente. Si ya amábamos a la Diane Lockhart de antes (ensombrecida por Alicia Florrick), aquí exprimen sus primeros planos en una suerte de madurez y atracción que hacen que seamos una legión sus seguidores. El muestrario de vestidos venía a cuento con la imaginería visual de la serie; una suerte de fuegos artificiales de cómo hacer una temporada comercial, entretenida y absolutamente genial. Presentación, nudo y desenlace en cada episodio, que hacían de un esquema clásico en la televisión la mejor manera de mantenerte enganchado. Ángel del Olmo

La sitcom que alegra mis noches de insomnio y que esté año ha entrado ya en su sexta temporada. Tan divertida como acida, demuestra que con un par de decorados, unos buenos diálogos, y un reparto sembrado se puede hacer muy buena televisión. Protagonizada por 2 exadictas (madre e hija) y sus compañeras de terapia de grupo, es además capaz de resultar emotiva sin ser nada moñas, con sus buenas dosis de mala leche y sin cortarse un pelo. Mención especial para una hilarante Allison Janney, inconmensurable en cada episodio y manejando los tiempos de la comedia como la absoluta reina que es. ₭aòticoƎ


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.