Carta abierta a la señora Ana Rosa Quintana

Muy señora suya.

Desde muy pequeño me enseñaron a utilizar Usted y las palabras Señor o Señora respectivamente para dirigirme a las personas mayores. Como he sido muy bien educado le aplicaré el tratamiento porque supera los sesenta años, pero en minúsculas porque demuestra no merecer tal cortesía en absoluto.

Llevamos años soportando desplantes, desprecios, dobleces, incongruencias y falsedades a diario. Cada uno de sus programas es un bochornoso ejercicio de autocomplacencia, pero también un atentado a la información veraz y a la libertad de expresión, que aplica siempre a su conveniencia.

Es usted, señora, un elemento venenoso en toda esta situación tan cercana a la distopía. Aprovecha torticeramente su predicamento entre personas vulnerables que miran su programa buscando información. A cambio reciben interpretaciones personales totalmente sesgadas, manipuladas y siniestras de la realidad. Con ello logra intoxicar a un público muy asequible a la desinformación llenando sus vidas de mentiras y miedo. Usted ha logrado que, por ejemplo, mi propia madre -una Señora octogenaria confinada en soledad- se vaya a la cama aterrorizada cada día y, como ella, muchísimas personas con perfiles similares quienes creen a pies juntillas las inmundicias que les arroja.

Miente descaradamente y, cuando no puede mentir, manosea la información corrompiéndola hasta obtener una masa purulenta que lanzar a sus espectadores.

De todas las barbaridades que han salido por su boca hay una que supera con creces su nivel de mezquindad. Ha tenido usted la desvergüenza de frivolizar comparando sin ningún pudor ‘El Sida’ con lo que nos está afectando y, de nuevo, ofreciendo datos inciertos. Demuestra usted la más absoluta ignorancia sobre lo que supone una enfermedad capaz de provocar una pandemia y, además, se atreve a hacer comparaciones vergonzosas menospreciando el hecho de que el Virus de la Inmunodeficiencia Humana lleva cuarenta años segando vidas sin descanso con el agravante de que, tras todo este tiempo, aún no se ha encontrado cura ni vacuna. Hoy en día, quien contrae el Virus de la Inmunodeficiencia Humana -insisto en el uso del término correcto- lo lleva consigo hasta su muerte, aunque puede vivir con él siempre que tenga acceso a los antirretrovirales. Esto indica que, en aquellos lugares donde dichos medicamentos no llegan o tienen un coste inalcanzable, las personas infectadas continúan muriendo por millares.

Quitarle importancia a una catástrofe para tratar de hacer lo mismo sobre la actual con el fin de obtener réditos, es una maniobra ruin, de una bajeza inmensa. Está usted pisoteando el dolor de todas aquellas personas que han perdido a sus seres queridos y banalizando el sufrimiento de las que llevan semanas hospitalizadas, padeciendo a causa de esta crisis sanitaria sin precedentes. Además, desprecia con un displicente manotazo décadas de horror y cientos de miles de muertes a causa del ‘sida’, como a usted y a los de su jaez les gusta llamar -repito- al Virus de la Inmunodeficiencia Humana.

Espero con todo mi ser que sus palabras tengan consecuencias para que, de una vez por todas, pague por ellas. Individuas como usted deberían ser apartadas de los medios de comunicación y silenciadas a perpetuidad. No tiene calidad ni capacidad humana para desempeñar la noble tarea de informar ni merece el puesto que ocupa.

Dice usted poseer una licenciatura en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid aunque hay voces que lo cuestionan y no sería de extrañar a la vista de su trayectoria plagada de irregularidades, por no llamarlas de otro modo. No obstante, le recuerdo que Josef Mengele también fue doctor en Antropología y Medicina por la Universidad de Munich, lo cual indica que un título universitario no modifica la naturaleza de la persona que lo ostenta, si acaso le otorga medios para hacer el bien, pero también el mal.

No le deseo otra cosa que recibir multiplicado todo lo que está dando.


Sobre el autor

DMalignus

No te pases de Lista, que te vas a Diego de León......