Hoy no se podría…

… Escribir “Lolita”. Y no porque nadie lo publicara, sino porque a ningún escritor se le ocurriría poner su reputación en juego publicando un libro que le pondría en la palestra. O “El rey de los Alisos”, o “El niño de los coroneles”, o tantos y tantos otros.

…rodar “Entre tinieblas”, y no solo porque un proyecto como este no tendría financiación, sino porque tendrías a la conferencia episcopal echando chispas a la puerta de tu casa, y probablemente en los juzgados.

…grabar una canción contra el poder, la monarquía, la empresa o contra cualquier otra cosa porque te toca emigrar a Bélgica. ¡Qué vaya coñazo de país, Bélgica!

…ver esto en la televisión pública, donde un señor disfrazado de señora o lo que sea, entrevista a un enano que se parece sospechosamente al presidente del gobierno.

…o esto otro, donde un señor disfrazado de señora o lo que sea está evidentemente contenta por un exceso de laca Nelly (nótese la ironía que me ha llevado a escribir este último comentario. ¿Me has censurado tú? no, me he censurado yo mismo, que es infinitamente peor).

…escribir 1984, Un mundo feliz, El hombre en el Castillo o cualquiera de las distopías que nos sirven de referencia. Porque probablemente terminases en la cárcel o secuestrado, como Fariña

lo que sí podemos hacer hoy es ser cuquis, hacer creer a los demás que somos entrepeneurs de éxito y pasear en nuestras bicicletas por malasaña. Y sacarnos muchas fotos en gayumbos frente al espejo (marca personal, lo llaman) que vienen fenomenal.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? ¿Me estoy haciendo viejo?

Esperemos que el nuevo gobierno, si no puede cambiar la ola de conservadurismo que nos azota, por lo menos se deshaga de ese despropósito que es la ley mordaza.


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.