The Lightning Seeds dieron con la formula para hacer el pop perfecto

Si quieres acompañar este post con la mejor música, aquí tienes:

Siempre me he preguntado por qué The Lightning Seeds no son más reivindicados y nombrados como referencia por  grupos actuales. Puede que  no hayan conseguido convertirse en grupo de culto y eso es siempre amenaza de acabar en el más triste e injusto de los olvidos.  Pese a un primer disco exitoso, el resto de su obra musical pasó sin pena ni gloria (más allá de UK)  y aún hoy en día la mayoría de su canciones en youtube tienen un número ridículo de visionados para lo que se merecen. En ese primer disco estaba la canción que “supuestamente” plagió Mikel Erentxun para que la cantara Fran Perea y por la que tristemente siguen siendo más famosos en este país. Pese a las circunstancias, es una preciosidad:

Tuvieron mala suerte; su carrera noventera coincidió con la explosión del britpop y no sólo se confundían (cuando no tienen nada que ver) sino que se pusieron de moda los malotes y la música luminosa, feliz, desprovista de cinismo y optimista, no entraba dentro del rollete que los Blur, Suede u Oasis proclamaban .

ligh

Es una autentica pena que su legado musical corra peligro de olvido, porque cualquier músico que aspire a la perfección pop debería escuchar sus canciones y aprender. Aprender mucho de por ejemplo cómo colocar unos violines y que queden perfectos, de lo importante de un buen y arrebatador comienzo para que una canción sea tarareada el resto del día, aprender que es imprescindible un gran estribillo para construir una canción, porque sino ¿Pa qué vas a componer na?

lightning_seeds-dizzy_heights-front

Pero vayamos por partes. The Lightning Seeds en realidad no es un grupo, es Ian Broudie , un músico compositor, multiinstrumentista y  productor que unas veces se ha hecho acompañar de músicos ilustres y otras de amigos con los que salir de gira. Salvando las distancias, tendría mucho que ver con nuestros La Casa Azul; un cerebrito  que todo lo almacena, cuya música es hiperreconocible al oído y está fuera de los cánones comerciales  de lo habitual en el pop. De carrera complicada de seguir la pista, en su haber están cuatro discos consecutivos que brillan como cuatro soles, perfectos en su ambición y sin una canción mala. Su obsesión por una producción cuidada los hace disfrutables aún más ahora que han pasado los años.Pero lo mejor es que tiene lo que más hace reconocible a una buena canción pop; una melodía que te hace feliz.

Pongo una foto de sus comienzos para que se entienda una teoría que tengo.

ian-broudie-05

Tremenda cara de pardillo de Liverpool, no? Bien, pues puede parecerá una tontería pero creo que la imagen de Broudie, sus vídeos, su estilo y su manera de vestir ha sido uno de los aspectos que los ha penalizado. El esplendor del grupo fue en los noventa, pero aunque no son unos años recordados especialmente por la estética, lo de Ian Broudie es un desastre de aupa. Tras el éxito del primer disco, alguien en la discográfica debió recomendarle que se tapara esos ojillos cejijuntos y a partir de ahí la colección de gafas de sol que atesora es para hacer un libro. Tanto lo han caracterizado las gafas que había gente que pensaba que era ciego, pero no. Lo malo es que siempre se ha notao que se escondía tras las gafas, que no estaba cómodo delante de la cámara y eso se paga en el mundo del pop. Los forros polares, los abrigos extragrandes, la cara de haberse perdido en una fiesta y ese inevitable aspecto de ratón talentoso han pesado lo suyo. Lo bueno es que los años le han sentado fenomenal y curiosamente, ahora sí que tiene cara de músico.

ian

Pero yo no estoy aquí para hablar de sus pintas. Estoy aquí para recomendar a uno de los grupos con más temazos por disco que he escuchado en mi vida. Necesitaría varios discos de “Grandes éxitos” para hacerles justicia, pero como no es el caso, mejor te presento algunas de las canciones que hacen pensar que la perfección en el pop, existe.

PD; No pienso incluir  en esta lista su mayor éxito comercial en su país, un himno futbolero de lo más garrulo que lo hizo llegar al número uno y el karma lo premió con el fin de su carrera.

What If…(“Dizzy Heights” 1996)
Veinte años después. esta maravilla sigue sonando igual de luminosa y brillante que cuando salió a la calle. Unos pa-pa-pa primeros que demuestran su inevitable relación con los Beatles, vientos y violines como pocas veces los has escuchado y una explosión de alegría en un estribillo imposible de resistir. De las canciones que te cambian el ánimo para todo el dia

All I want ( “Cloudcuckooland”, 1990)

¿Puede una canción tener un comienzo más bonico? Ya te lo digo yo; no. Con un pie puesto en la tradición y otro en la modernidad, Ian presentaba su primer disco dejando al respetable con la boca abierta de tanto temazo. Reconocerás en los teclados el aire de OMD porque  Andy McCluskey. uno de sus componentes, ayudó aportando aún más razones para amar a esta canción. Aunque el vídeoclip original está pinchando aquí, te recomiendo la versión remasterizada para que empieces a entender la grandeza del sonido del señor Broudie

Lucky You (“Jollification” 1994)

Primer single del tercer disco, un trallazo lleno de luminosidad y colorido, una sección de vientos acojonante, unos uuuuuuyuuuuuyuuuu y unos papaparapapá finales que llevan en sus notas la definición del POP. Por eso nadie usó en un vídeo la palabra POP con más derecho.

Sense ( “Sense”, 1992)

Para su segundo disco,  Ian se deja acompañar en las letras y en la producción  por Terry Hall. Escuchado ahora, el disco entero (Sense) es un compendio de los mejores noventa con voces de relumbrón  acompañando al estribillo, en este caso Alison Moyet y no sería la única vez. La riqueza instrumental es  desbordante y destaca la armónica rabiosa, que parece querer salirse de la canción.

 

Perfect  (“Jollification” 1994)

Absoluta delicia que empieza como una balada sosa y se va poniendo épica  y a base de repetir el fraseo y añadir elementos que la convierten en una marcianada donde los violines vuelven a brillar. El vídeo es un despropósito sin sentido pero con el que te tronchas, aunque aún es más tronchable  la camiseta de rayas marca “Delmon”  y esos pantalones cinco tallas por encima que luce Ian.

Life´s Too Short (1999)

La dignidad pop llevada a la pista de baile. Con esta canción se puede decir que cierra su carrera con algo reseñeble y también los noventa más electrónicos y bailables.  Mucha atención porque por una vez, Ian se comporta como una estrella, sin miedo al escenario y hasta con gracia…Puede que se diera cuenta demasiado tarde y su carrera, pese a los comebacks posteriores, quedó finiquitada aquí para el público mayoritario. Ojo porque también tiene un remezclón de los de volverse loquita.

You show me  ( “Dizzy Heights” 1996)

Que una de sus canciones más populares sea una versión, no deja de ser una ironía triste, pero que versión, maremía; de las mejores de la historia. Famosa por ser parte de la BSO de Austin Powers, más tarde hizo una reversión él mismo que mira, no mejora pero puedes comprobarlo aquí. Sensualidad electrónica con una elegancia como pocas veces vas a escuchar

What you say (“Greatest hits album” 1997)

Delicioso medio tiempo con maravillosa letra, ejemplo de cuando Ian se deja la sobreproducción y va a lo sencillo, es capaz de conseguir una melancolía dulce al alcance de muy pocos y aún así, los coros femeninos son para llevárselos a casa. El vídeo está muy bien y el estribillo es una puta obra maestra, amiguis.


Marvellous ( “Jollification”;1994 )
Una oda al optimismo, a gritar bailando con la ventana abierta, a que esta sea la canción ideal para levantarte por las mañanas a comerte el mundo. Si eres capaz de que no te bailen los pies es que estás muerto.

The Price ( “Cloudcuckooland”, 1990)

Balada sobre la perdida, de llorar a solas mientras recuerdas todos lo momentos en que la cagaste, en la que pides de rodillas que haya un nuevo comienzo con una letra demoledora y un estribillo embriagador. De las que cierran un disco y te dejan con el corazón encogido.

 

Why, why, why  ( “Jollification” 1994 )

Instrumental donde Ian apenas suelta unos pa pa pa y se escuchan algunos fraseos de Marina Van Rooy como estrofa. Y si la he escogido, es que gracias a que no tiene apenas letra nos podemos fijar en la producción tan asombrosa, currada y fina que hace este tío. Tantos detalles, tanta emoción hecha música que mira, yo me quedo a vivir en este temazo.

 


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.