Clásicos de la literatura que no son un rollo

Yo siempre recomiendo El Quijote a todo aquél que se me pone por delante. La necesidad de encumbrarlo como la obra española por antonomasia hace que roce lo cursi o lo manido, y esto es algo que hay que desechar. Esta obra no tiene nada que envidiar a literatura de aventuras o incluso de ambiente histórico que se ofrece como novedad. El entramado de historias y personajes que enraízan la historia de Alonso Quijano y su alrededor, detallado con un lenguaje rico, lleno de abalorios y sustentado en una sorna descriptiva (cuya chanza deja entrever las miserias lo humano), hacen de El Quijote un texto que entra muy bien, pese al castellano antiguo, en la actualidad. Fon Cole

fondoquijote

Si tuviera que recomendar un libro “clásico”, de esos que te obligaban a leer en el instituto, cosa que en breve no va a tener importancia alguna, sería “La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades”. El por qué está clarísimo: saber de dónde venimos, que esta época que nos ha tocado vivir, rodeados de políticos que roban, de hipócrita, de miserables y pobres de espíritu está tan adherida a nuestros huesos que difícilmente vamos a cambiarlo de un día para otro. A mí me da tranquilidad y tristeza saber que los españoles somos así desde tiempos inmemoriales, si cabe, pero que, al menos, tenemos la decencia o el humor de ponerlo en evidencia. Skyzos
lazarillo_de_tormes_libro
El barón rampante (Italo Calvino, 1957) Novela que me descubrió un profesor de literatura al que siempre estaré profundamente agradecido, El barón rampante es uno de los indiscutibles clásicos de la literatura del siglo XX (forma parte de la brillante trilogía Nuestros antepasados, junto a El vizconde demediado y El caballero inexistente). Entrar a formar parte de las andanzas de Cosimo Piovasco di Rondò subido a los árboles desde su niñez a mediados del siglo XVIII hasta su vejez a principios del XIX es un regalo que todo buen lector no se debería perder. Estamos ante una magistral mezcla de historia, fantasía, romance y aventuras en una empecinada lucha individualista contra lo establecido, y en la que siempre hay un hueco para la emoción y, sobre todo, el humor.
baron_rampante_cubierta_libro_copia_by_henganskater-d55nvyj
El Decamerón La peste está arrasando (no he sido yo, que siempre aviso) la hermosísima y próspera Florencia y diez jóvenes deciden aislarse como forma de protección. Hoy en día hubiéramos optado por ignorarnos en nuestro recogimiento los unos a los otros y no dejar de mirar nuestras Apps, pero antes de los móviles había que hablar entre nosotros y de ahí surgió…¡”El Decamerón”, de Bocaccio! Un compendio de narraciones cortas recogidas en su mayoría de tradición oral y de otras historias adaptadas para que no cantase mucho el plagio cuando aún no había derechos de autor. Pero algo de juicio sí había, ya que la obra estuvo censurada en abundancia y no era para menos… muchas historias pasan, pero de mucho, la línea de lo verde para ser abiertísamente eróticas y sensuales. Recomiendo NO leer versiones demasiado adaptadas al español contemporáneo: las historias se enmarcan mejor en su contexto, y a veces es necesario darle un estironcillo a los músculos del cerebro. Eso sí, admito que no he sido capaz de leerlo en italiano. Se trata, en definitiva, de historietas, viñetas muy divertidas, que uno lee sin dejar de sonreír y aventurando -porque no podemos hacer otra cosa- que pasaría cada noche cuando los diez narradores dejaban de ser cuentacuentos y… Un millón de moscas
decameron
“Me resulta casi imposible recomendar un solo libro clásico imperdible, así que me tiro por toda una literatura, la hispanoamericana, y voy a elegir tres: “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez el libro con la prosa más clarividente y acertada que he leído nunca; “El siglo de las luces” de Alejo Carpentier, la visión más original de las consecuencias de la Revolución Francesa para la humanidad independiéntemente de donde resida; y por último, “Bomarzo” de Manuel Mujica Láinez, un libro que te traslada a la época, el Renacimiento, con sus descripciones inmejorables, el gusto por el lenguaje y el vocabulario hecho arte, una literatura de la forma que en mi opinión ha dejado de ser tenida en cuenta en pro del concepto y el contenido. Y tantos otros que me dejo en el tintero…” C de Palote
bomarzo
Pues si tengo que elegir alguno, y mira que es difícil, creo que recomendaría “Momo” de Michael Ende; ahora vendrán las maricultas diciendo de todo pero me lo paso por el forro de poliéster de la faja enteriza. Que si “la historia interminable” es mejor, que si es un cuento para niños…. pues que quieres que te diga, a mí me marco y me sigue pareciendo un texto profético de la sociedad que se nos venía encima y lo peor está aún por llegar. Sino, léetelo con ojos de hoy en día, y dime si cada día no nos estamos convirtiendo un poco más en un hombre gris? Flor de Pavimento
momo
Anna Karenina de Tolstoi
Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada”  El mejor comienzo de la historia de la literatura es sólo eso; el comienzo de un disfrute sin fin. Romanticismo enfermizo, un retrato de la Rusia prerevolución y sus clases sociales que va más allá.de la sociología, disecciones del alma humana como solo los rusos y en concreto Tolstoi saben hacer. Pero sobre todo, su mujer protagonista, un personaje prefeminista, desesperada, subyugante, hipnótica y universal. Ah, no hay ni una película que se acerque al libro, acaso la protagonizada por la Garbo, pero solo porque sale ella, así que…¡¡No te conformes con ver y lee!! MM
anna_karenina
Las uvas de la ira de John Ernst Steinbeck Ya no sé las veces que he hablado de este clásico de la literatura del siglo XX. Y eso que lo leí tarde. Pero es el libro que más me ha marcado y del que más cosas recuerdo. Detalles de cada capítulo: el polvo del viaje emigrante a la tierra prometida, el hambre, el ansia por sobrevivir, la sed, los esclavistas aprovechados por la presión de los que no tienen nada que echarse a la boca. Ni leche para amamantar a sus hijos…Años 30 y Estados Unidos, sí, pero me parece todo tan actual…Mocico Viejo
lasuvas
Y aunque me lapiden, en la parte contraria, un clásico que no soporto es, “Cien años de soledad” de García Márquez. Que sí, que es muy bonita la forma de escribir de estos grandes de las letras que nos llegaron desde una mágica América sureña y fantasiosa. Todo muy irreal, muy bien inventando filosófico y lo que tú quieras. Pero a la mitad del Libro estaba de los Buendía y el pueblo se Macondo hasta la cencerreta. Algo parecido a lo que me pasó con los Stark y los Baratheon en el 5º libro de la saga de “Juego de Tronos”
Fin de la conversación Mocico Viejo


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.