Los hombres ¿con alfombra o como un suelo encerado?

Estos últimos días tenemos los atroceros/lecheros una diatriba un tanto especial con respecto a un tema crucial para la vida moderna. En nuestro grupo privado de Facebook (no pidas entrar porque es superexclusivo y no te vamos a dejar), donde apuntamos las maldades nuevas ideas que tenemos. Y de vez en cuando también hablamos de hombres. Bueno, hablamos de hombres y de vez en cuando hablamos de los temas para Atroz con Leche. Os lo juro, yo creo que he visto uno o dos mensajes de gente que quiere hablar de posts. O igual lo he soñado.

En fin, que me desvío; al tema. Todo empezó con esta foto:

Foto con Pelo

Para mi sorpresa, que creía que mis compañeros eran gente con criterio y buen gusto -como puede observarse en sus posts de manera habitual-. Para mi sorpresa, insisto, encontré comentarios que decían algo así como “para qué tanto pelo”. ¿Cómo que para qué tanto pelo? ¡Para muchas cosas!

Mira, yo ya me descubro totalmente. Por si acaso quedaba alguno que no lo sabía, soy de los que piensa que, donde hay pelo, hay alegría. Y en mi caso, un buen empalme.

PORTADA (1)

Atrás quedó la época del metrosexual, ese ser inefable que se afeitaba/depilaba el pecho, el estómago, las piernas, los brazos, la espalda, el vello púbico, las cejas, las patillas, las nalgas y, si me apuras, hasta el agujero del culo. Vaya, un tío que le caía una gota de sudor en la sien y hacía carrera para llegar al tobillo.

DEPILADO

El pelo es sexy. El pelo es bonito. El pelo es masculino. Bien poco me importa que no sepas hacer la o con un canuto mientras tu pecho sea hirsuto. Porque no hay nada más sexy que un pecho con su pelo –ya que nos ponemos, oscuro, aunque no le haré muchos ascos a un pecho pelirrojo- y su sombra capilar.

Pasar la mano por un pectoral con vello es una sensación indescriptible. Pasar la mano por un pecho depilado no es acariciar, es “dar cera, pulir cera. Y aunque no tengas mucho. Un pecho natural siempre será mejor que uno Gillette.

POCO PELO

Que, a ver, tampoco estoy hablando de pelo rollo Chewbacca en La Guerra de las Galaxias, ¿eh? Que hay alguno que para comerle el rabo tienes que hacer expedición a lo Indiana Jones y tampoco es agradable.

PELO SEXY SEXY

En el término medio está la virtud. El pecho puede tener más libertad de crecida. Y las piernas y los brazos, también. A mí, en mí, no me gusta ningún pelo en la espalda y pongo remedio para los 4 pelos mataos que la naturaleza y la genética me han incrustado encima del culo. Pero vaya, ahí ya cada cual. He conocido a una persona a la que le gusta que le meen dentro del culo. Así que seguro que hay gente a la que el pelo en la espalda nivel hacerle trenzas le ponga muy pálot.

ESPALDA PELO

Sin embargo, esto cambia cuando hablamos del vello púbicoVello público para algunos, que son de lo más suelto y a la que le dices dos cosas, ya te están enseñando su varita mágica. Pero no me quiero desviar por esos derroteros, que soy un hombre felizmente emparejado.

Chicos, el tamaño importa y hay veces que la genética no nos regala un tamaño digamos excesivamente vistoso. Para que parezca más presentable hay truquitos. El más claro, desde mi punto de vista, es el de un buen recorte. “Cuando no hay arbustos, el árbol parece más grande”.

Así que pelotas afeitadas, que por ahí tiene que pasar la lengua, tronco del pene a cero (porque también pasan la lengua y los labios) y en cuanto al matojo… Pues con un par de centímetros (si tenéis buena mata) es suficiente. Incluso con uno y medio. Aunque ahí ya hay cada uno a su gusto. Que la nariz hace de separapelos que es un lujo.

PELO

Porque el pelo nos gusta. Cada día a más gente. El pelo es sexy (lo sé, me repito, pero es que es verdad). Aunque algunos lecheros digan lo contrario. Pero claro, para gustos, colores (y para mal gusto, el fucsia flourescente).


Sobre el autor

Flanagan R. McPhee

Iba para Reina de la Noche pero se me adelantó Letizia.