Niño de Elche: desnudo y callado

Mejor callado.Lo prefiero así. A la vez que desnudo, creo que es su mejor versión, Al menos la que más aprecia este pobre mortal, que esto escribe, y que está muy por debajo de las diatribas culturales, intelecto-político-sexuales del ilicitano. Parece que su rabia se ha aplacado en RRSS, necesaria, por otro lado, tiempo atrás. Sin embargo esos discursos pausados, drogados y chulescos, que en un principio hacían que uno se parase a escuchar, a sentir su férrea defensa de la heterodoxia en todos los palos de la vida, sobre todo en el flamenco, fueron perdiendo fuerza. No hay nada peor que pensar: «ufff, ya está éste otra vez soltando bilis, con ese tono de voz perdonavidas».

 

Me ha pasado eso con él. Dejé de entender sus entrevistas, su rebeldía, su forma de defenderse de la vida, que no de su música, ojo. Sus discos sí que me parecen dignos de devorar y estaré atento a lo que venga. Era Pedro llamando al lobo, directamente, no advirtiendo de su presencia.Y eso parece que se ha calmado para ir dando paso al artista multidisciplinario, que es, con la voz más hermosa de España. Preferimos al Paco desnudo y frágil. Al terrenal.  Este es el ejemplo perfecto: la simbiosis entre la desnudez tapada, el sexo imaginado, el hombre alabado por los hombres, deseado por la piel del prójimo, de pelo en pecho. Nunca me creí que jugará con su ambigüedad sexual, pienso que tiene muy claro lo que quiere y cómo lo quiere y que lo ha dejado sellado en muchas entrevistas. Acaba de presentar este ensayo visual: Peregrinación sexual, una colaboración entre el artista multidisciplinar Ernesto Artillo y el Niño. Utilizan la plataforma de porno más consumida del mundo, PornoHub. Una (otra) forma callada de decir: «aquí están mis cojones».

 
PUEDES VER EL VÍDEO AQUÍ.


Sobre el autor

Mocico Viejo Official

Amante y amigo. A punto de abrazar la fe, pero a punto a punto. Viajero incansable y buscador de tesoros. Mocico andaluz y rabioso.