«Wolfwalkers»: el tesoro animado de Irlanda

Tomm Moore es un director de cine de animación irlandés que forma parte del estudio Cartoon Saloon. Fotograma a fotograma, se está haciendo un lugar de honor en un tipo de cine que en este momento solo parece conocer a dos monstruos de la producción: o Ghibli o Disney/Pixar. Se dio a conocer con El secreto del libro de Kells, una fantasía medieval y preciosista que se inspiraba en las ilustraciones de los códices para realizar una obra de orfebrería animada.

Luego vino La canción del mar, una peli inspirada en una leyenda irlandesa, muy triste pero con una belleza tan hipnótica que era imposible pestañear. Hace unos años hablé de ella aquí.

 Y ahora llega Wolfwakers, con toda la pinta de que no se va a llevar el oscar al que está nominada aunque ya le toca y porque sería merecidísimo. Wolfwakers vuelve a inspirarse de nuevo en Irlanda, en su idiosincrasia y en su historia para hacer la peli con un guión más compacto. Para eso renuncia a esa marca de la casa que era hacer de cada escena un cumulo de inspiraciones artísticas y se centra más en la trama y en regalar una historia potente que tiene una media hora final brutalísima, maravillosa y muy, muy emocionante.

via GIPHY

Su animación parece sacada de un hermoso libro ilustrado que parte de la tradición más ortodoxa, pero su potente estilo (fuera de modernidades) la hace rabiosamente actual. Cuidan los detalles a un nivel flipante y casi artesanal que va desde la música al diseño de personajes y escenarios. En todo se desprende un cariño por el trabajo que salta de la pantalla y arrolla al espectador. Pero además es capaz de lanzar mensajes para los niños y para los adultos sin renunciar a un discurso maduro, a veces terrorífico y siempre siendo un estímulo potentísimo para los sentidos.

via GIPHY

El largometraje juega a enfrentar mundos e ideologías opuestas como la civilización y la barbarie, la naturaleza (líneas curvas) y la ciudad (líneas rectas), las supersticiones y la realidad con un mensaje de fondo ecologista y de respeto al diferente de lo más estimulante. Destaca la historia de amistad entre las dos niñas protas que rompe con estereotipos y personajes sobados, pero también la relación entre padre e hija que hará saltar todos tus medidores de ternura hasta dejarte hecho un flan mientras disfrutas de la peli.


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.