«Raised by wolves»: el Ridley Scott que mola

Reconozco que hace siglos que no daba un duro por Ridley Scott porque su cine en la última década me parece horrezno sin paliativos. En TV es otra cosa. Fue productor de un hito como The good wife y por eso soy capaz de perdonarle hasta Prometheus

via GIPHY

Bah, ni de coña. Ni le perdono ese atentado artístico llamado Prometheus ni le perdonaré jamás Alien: Covenant, que vaya zurullo de película nos coló el muy bandido. Lo cierto es que parece que ha producido y dirigido dos de los episodios de Raised by wolves  para quitarse la espinita y todo lo que no funcionaba en el cine, de repente parece que en la televisión sí que funciona. De hecho, maneja parecidos elementos: un planeta extraño lleno de sorpresas, andoides más humanos que los propios humanos y la busqueda del futuro y el pasado de la humanidad. Es posible que debamos agradecérselo a un guión sólido y sin fisura, no como esas cagarrutas que mancharon para siempre el nombre de la franquicia Alien en vano.

La serie nos lleva a un momento apocalíptico para la humanidad. Por culpa de una guerra mundial entre ateos y los seguidores de una religión rara y locuela en la que adoran a un dios al que llaman SOL, La Tierra ha quedado destrozada y solo dos grupos de seres humanos tienen en su poder la continuidad de la especie, con la mala suerte de que ambos grupos se encontraran en el mismo planeta a colonizar. Por un lado tenemos a dos androides encargados de criar a unos chavalines que sean la simiente de un nuevo mundo sin religión.

via GIPHY

En el otro extremo, tenemos un arca con miles de personas que pudieron salvarse y que en su seno llevan a una pareja de supuestos terroristas que se subieron a la nave infiltrados y con falsa identidad.

via GIPHY

El encuentro de esos dos mundos provocará el conflicto de la trama, aunque ninguno de ambos bandos espere todas las sorpresas y misterios que encontrarán en un planeta que no va a hacer fácil la colonización.

Si esto que te acabo de contar no te sulibeya, a lo mejor sí te animas a verla cuando te cuente que entre su reparto hay dos chulazos de impresión. Por un lado está PADRE, un androide interpretado por el guapazo Abubakar Salimun.

Gracias a su vestimenta podemos intuir que tiene un cuerpazo robótico de infarto. No te lo imagines más que ya te pongo yo una foto de su pechamen.

Por otro lado tenemos al modelo y actor australiano Travis Fimmel, famoso por haber protagonizado la serie Vikingos y que como sale hecho unos zorros y sin bañarse en mucho tiempo, mejor te pongo una foto donde haga honor a su calidad de chulazo de cuando era modelo.

Es posible que durante los primeros episodios sientas que la cosa va lenta, pero no desesperes, mujer, que la trama necesita su tiempo para ir desarrollándose y si necesitas de un buen acelerón, ya verás cuando llegue el final de la primera temporada y te lleves un capítulo que te dejará sin aliento, porque tiene varias sorpresas tan gordas que es imposible no esperar a la segunda temporada (ya firmada) con ansias locas. Además quedan tantas respuestas sin contestar que solo por ver como solucionan el entuerto, va a merecer la pena hacerse fan. A mí al menos la primera temporada me ha merecido mucho la pena y coloco a esta serie como de las tres mejores que vi nunca en el género de la ciencia ficción.

via GIPHY


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.