Divas escoñadas en acción

Como principio general, las aquí presentes nunca nos reímos de un mal ajeno, a no ser que:

  • seas una hijadeputa con carné.
  • no te eches el tinte en tu casa.
  • tu máster esté certificado con diploma de oblea de hostia de pan ácimo.
  • poseas todas las anteriores en conjunto.

Pero mira, chica, cabe mencionar cuando las glorias del pop se deslizan sin planificarlo del todo hacia el empedrado. O sea, que se escoñan vivas.

Para empezar, es importante observar a Fergie, la que siempre cumple 30 años aunque fue compañera de pupitre de Cher (recordemos que el hermano de ésta inventó el fuego). Grácilmente cae inventando un paso de baile nuevo: el canelón.

Sin embargo, cuando observamos en el minuto 3.10 a JLo (léase “hielo“, no añadir “conBaccardi“) vemos a un gatete espatarrao per se. Es verdad que se lo perdonamos porque se pega un currazo de actuación, pero el pinzamiento de coxis nos ha llegado hasta a nosotros.

Rihanna siempre ha sido un ejemplo de muchas cosas, que no incluye copiarla en el look Pennywise de Kansas. Aquí demuestra la técnica de rodillera que muchas usamos hace ya cuando decimos aquello de “Uy, se me ha metido este pene en la boca de repente a causa de mi caída a cuatro patas sobre tus muslos fornidos“.

A partir de esta caída de la artista muchas nos preocupamos por su salud neuronal. Cierto es que creemos que fruto de este enmorramiento sideral Alaska se embarcó a continuación en la fabulosa gira Operación Vodevil, la gira de estética de revista donde revisaba todos sus éxitos más sonados. Estamos en 2018 y sus discos tienen más del 70% de relleno, ¿para cuándo otro golpecito creativo, Olvi? Pero no bailes, cari, no bailes.

Cuando vimos esto decidimos enviarle el vídeo a Carmen Porter. Era necesario saber qué ente succionador capta a la Spice Bebé en el minuto 1.38 mientras su compañera la Pija, la observa con su postizo de pelo de china muerta del Aliexpress, sin ápice de echarla un cable (“una menos pa´ chupar cámara“, debió pensar). La evitan algunos planos hasta que vuelve a su sitio con todo el saber estar que una puede tener cuando millones de adolescentes tienen pósters en su habitación donde lames un chupachups con cara lasciva.

A veces no sabemos todo lo que Lady Gaga hace responde a una planificación escénica bien estudiada, ya sea vomitar, resbalar, quemarse a lo bonzo o sacar un ojo a uno del público porque no le cambio a Chendo en el álbum de cromos del 97. Gaga se cae de culo y se medio esnuca con el piano pero se recompone sin problema y sigue con su pelo pollo haciendo de las suyas.

La faceta oculta de Britney Spears es la Antropología Social y es algo que ella introduce en sus espectáculos de continuo. Para muestra, un botón: Brit decide mostrar en Las Vegas cómo orinaban en las esquinas de su pueblo cuando hacían las fiestas de verano, con la mala suerte de que se le duerme un pie. Menos mal que siempre tienes a un esclavo para que te levante y grite lo de “¡¡Con ella al cielo!!

Este vídeo es de la época en que a Miley le sentó mal el pegamento de la peluca de cuando tenía que ser Hanna Montana. Que mira, niña, ya te avisamos de que el Loctite del chino produce efectos secundarios en el córtex. Ella, alocada y atolondrada, resbala y se pega un rodillazo en toda regla y su faz retrata lo que siente a la perfeccion.

Quizás esta sea la caída de las caídas en una performance, ya sea por lo perfeccionista que es Madonna y lo impolutas de sus actuaciones, ya sea por el destierro a la Antártida del bailarín que ocasionó el asunto. Lo importante es que la reina del pop no terminó ahorcada (importante no significa “lo mejor”) y su facilidad por no romperse la cadera a su edad cronológica con semejante golpe. Afortunada, además, por no haber sido un día de playback o todo hubiera sido más memorable.

 

 

 

 

 

 


Sobre el autor

Fon Cole

De los Cole de toda la vida.