La Prohibida, “100k años de luz”: canción a canción

Vaya por delante, para quien no lo sepa, que Prohibida y yo somos amigos desde que empezamos a colaborar hace ya trece-catorce (de una vida de cuarenta) años. Lo primero que hice, vía Spunky, fue una remezcla de su versión de “Lay Love On You”, que estaba incluido en su single doble A de “Labios de Hiel”. Si recuerdo bien me paró por la calle y me dijo que le encantaba la remezcla y que si tenía canciones para ella, y –sólo esa vez- en menos de un año tuvimos entre manos varios temas para “Flash”; incluyendo “No busques compañía”, que es probablemente el tema (junto con “La conexión” –las dos son suyas) que más alegrías me han dado en la vida.

la pro

La introducción es para contaros que esto no es una crítica, sino un relato completamente parcial de un trabajo musical al que estoy vinculado profundamente, aunque esta vez sólo una canción sea mía.

Lo primero sería decir que me resultó muy emocionante el momento crowdfunding. Después de compartir este camino ya tan largo con ella aún tenía dudas sobre su capacidad para convocar a multitudes. Y llegó la confirmación. A modo de refrendo electoral: Prohibida fue Manuela. Prohibida fue Ada. La gente necesitaba este disco. Lo necesitaba para creer, para emocionarse, para entusiasmarse.

Gracias a esta pasión traducida en euros, la producción de “100k años de luz”, a cargo de Italoconnection, es EXQUISITA. Perfecta técnicamente, y al tiempo cálida y directa. Un abrazo de mamífero.

Internacional

Esas melodías de Benelux, que crecen en espiral, que en los versos parece que te cuentan lo que va a llegar y luego explotan en el estribillo, cuando ocurre “algo fantástico y excepcional”. Producción disco cuasi alemana de finales de los setenta y melodías suecas. Moogs y campanas tubulares, y Prohibida expone un manifiesto político y vital, como diplomática global: un engranaje alrededor del mundo.

Fenómenos Astrales

En mi maqueta original, que llegué a grabar con mi voz y colgar, esta canción se llamaba “Yo no, ya no” y, para variar, era un tema sentimental, en que me lamento de no poder volver a ser feliz tras una pérdida. Esta vez, sin embargo, me tocaba abstracción, y Prohibida me obligó a retorcer la letra “para que no dijera nada”. Al final, de tanto retorcer acabamos diciendo mucho. Cambiamos de forma y de dimensión para alcanzar el horizonte, sin muchas esperanzas de encontrarlo. El arreglo es puro italo con un punto triste y unos arabescos que aparecen más veces en el disco.

La Colina luminosa

Que da título al disco y anuncia ya a un compositor estrella de este disco: Algora. Otro (no falla uno) estribillo que explota, redondo. Una letra TAN bonita, y una producción tan lujosa, tan pulsante… Un himno a las historias de amor que tienen que ser y serán. Dan muchas ganas de cantársela mirando al cielo de noche. Cerca del mar.

Zapatos de tacón con patas de saltamontes

Por si os habías quedado con ganas de Algora (que seguro), el primer medio tiempo del disco. Una oda a la imaginación y la capacidad transformadora infantil, a las intuiciones y casi certezas que muchas hemos tenido en el colegio. Zapatos de tacón con patas de saltamontes y alas, que está claro que te van a llevar donde quieras. Exista o no. Pídelo.

Eres tan travesti

Y llegan los nuevos compositores estrella: Letizia con Z Está canción es lo que pasaría si Eartha Kitt hubiera nacido en La Mancha, pero para eso ya está Letizia. Un estribillo de los que me en-can-tan, que vuelven a subir justo al final y dejan una frase colgando rollo “ahí queda eso/sashay/shanté”, subrayada por otro arabesco en la producción. Himno.

Mujer de bien

Y aquí es cuando llega Sinitta con una caja de Miguelitos de la Roda y le dice a Eartha que bien, pero que puede retorcerlo un poco más. Una canción de Borrachas Provincianas, con quienes también he trabajado y actuado. Son GENIAS. No os perdáis sus vídeos. Himno #2 como las gymnopedias de Satie. Ea.

A toi

Conocida ya por casi todos, pero en la que italoconnection se ponen oscuros y cerdos: Visage, Orchestral Manoeuvres In The Dark, y Prohibida cantando en un registro inédito, más grave, para resonarte del corazón – más abajo- hacia fuera.

Baloncesto

Y, con permiso de los demás compositores, señoras y señoras: EL HIT. Ha salido el gordo, señores. Esta canción es el “Dancing On My Own” español. Una producción italo/eurodance de manual, con una melodía que progresa, progresa y progresa para culminar en un estribillo PERFECTO. Un poema que se baila, pero llorando y cantando, mojando bien la pista y resbalando. Cayéndote e intentando levantarte. Metáforas que se deslizan por la garganta como si las hubieras escrito tú hace un rato. La maravilla quitapenas. La tercera copa. El antídoto.

Erotismo e Informática

Una canción de Carlos Berlanga, que yo sé que a Prohibida le encanta cantar en directo. La producción tiene un toque gamberro, un riff cuasi de autos de choque. Canción vedette. Para cantar en El Paralelo.

Ganas de matar.

Letizia con Z vuelven por sus fueros, con una de sus mejores –si no su mejor- letra. Y seguimos con la producción gamberra, con un arreglo de arriquitáun, casi de castañuelas, casi de la Lucía de “Él”. Y entonces escuchas: “sola y sin encanto natural, la que pierde soy yo ¿qué quieres que te diga? Qué contrariedad ¿Quién tuviera el talento de la eternidad?” La protagonista rebusca en la basura la poca cordura que le queda, y no la encuentra. Mis ganas de matar perfectamente descritas y musicadas. Tan bien que se me pasan.

La Pubblicità

Despedida y cierre. La producción de nuevo se vuelve más oscura. Escrita por los Piergiorgio Pardo y Diego Palazzo (a los que no conozco pero investigaré). El tono obliga a Prohibida en los versos a utilizar de nuevo un registro algo más grave para contrastar llegando a puerto en un estribillo con melodía ganadora del puto Festival de San Remo en todas sus ediciones consecutivas, amigas. Pero lo mejor es que cierra con otra y aún mejor declaración de intenciones: no queremos una vida normal, no buscamos la felicidad, no queremos una felicidad como la que muestra la publicidad. Y amén.


Sólo un apunte más: este disco es UNA OBRA MAESTRA del electro pop español. Queridxs periodistxs musicales indies, queridxs críticxs: tengo la sensación de que si no lo cantara La Prohibida y no tuvierais tantos prejuicios (en el 2015, mamma mía) este disco estaría ya habitando vuestras portadas y sería objeto de todas las alabanzas que merece. Contagiaos de la primavera del cambio y hacedlo posible.

Es vuestra mojigatería y vuestra aproximación a estas y otras obras musicales de primera, vuestro criterio displicente seleccionando, el que también es responsable de que tengamos en España la lista de ventas más patética e infame de Europa.

Rendíos.

Fdo.

Fran Loud es redactor de Atrozconleche escondido habitualmente bajo pseudónimo.


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.