Nueva temporada de Hacks. Esbozando una sonrisa tras otra

Porque más difícil (aún) que hacer reir es conseguir esbozar una sonrisa y enlazarla con otra más, a fuerza de soltar prenda con la justificación de la madurez y el «más sabe el zorro por viejo que por zorro». «Hacks» afina sus toques de guión, mejorando su primera temporada; ahondando mucho más en la relación de sus dos protagonistas principales y perfilando el contrapunto de los secundarios.

 

Bajo la apariencia de una «road movie» con trazo sofisticado, «Hacks» culmina su (hasta ahora, por favor) última temporada en un «vaivén» que juega en una relación entre estas dos mujeres, que va madurando sin que apenas nos demos cuenta. Entre dos generaciones distantes, en una química que, ¡trampa!, se fuerza a que nos parezca insustancial. Y ahí está la gracia. Con el subtítulo de «las apariencias engañan» se van sucediendo los impagables episodios, en esta noria de relaciones sexuales sucedáneas, mentiras a medio hacer y verdades escritas en línea recta entre dos puntos: entre el A y el B no sobra ni falta una coma. Y punto y aparte.

Los setenta años de Jean Smart hacen el resto; en un papel prodigioso. Creíble, natural, verídico y, otra vez más, de una elegancia absolutamente perfecta. ¿Sin ella la serie no sería la misma?. Exactamente. A todo esto, se añade una escena final entre las dos protagonistas, que se dispara hacia la posteridad de 2022. De visión obligada.

1 comentario en “Nueva temporada de Hacks. Esbozando una sonrisa tras otra”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.