Parade se hace un «Cuestionario atroz»

¿El primer disco que compraste?
Pues seguramente este:

Porque me flipó la portada y porque esa mezcla de graznidos del pato Donald y música disco era lo más para un niño de 10 años.

Pero el que más escuchaba en casa era este:

Que era un disco prestado de mi tío a mi padre. Nunca se lo devolvimos.

¿Algún grupo o artista que te haya influido en especial?

Yo siempre digo que la intención con la que empezó Parade fue la mezcla imposible de
Kraftwerk y los Beach Boys. Influencia electrónica por un lado y base de pop clásico por
el otro. Dentro de ese continuo, a veces los extremos son Sigue Sputnik y los Bay City
Rollers, la cosa varía pero el concepto es el mismo.

Para componer ¿mejor luz o sombras? ¿Depresión o alegría? ¿Solo o acompañado?

Para componer hace falta tiempo. Un par de horas (o días) por delante sin obligaciones, sin móvil, con un piano, un sampler y una libreta. No es tan fácil de conseguir.

¿Qué formato prefieres para escuchar música?

Por llevar la contraria, el CD. Pero siendo sincero, altavoz bluetooh y móvil con Spotify, que es lo que uso en casa.

Un disco que pasó desapercibido y que te resulta imprescindible.

No me canso de reivindicar el primero de Adventures in Stereo (1997):

Pero nadie me hace mucho caso. Es un pop hipnótico increíble hecho con retazos de samples de los años sesenta, un poco entre Broadcast y Stereolab si solo escucharan rarezas sixties. Qué bien que lo editara Elefant por aquí a finales de los noventa.

¿Algún poema ajeno al que pondrías música para incluir en tu repertorio?

Es muy complicado musicar un poema. Las letras pop tienen sus propias reglas, bastante alejadas de las de la lírica. Por eso el noventa por ciento de los poemas musicados quedan mal. Serrat, Amancio Prada o Paco Ibáñez están en ese escaso diez por ciento restante.

Una razón para seguir en esto.

Que aún tengo ganas de hacer canciones y grabarlas. Lo demás me da cada vez más pereza.

Canción que siempre te hace llorar.

Devi sapere, de Gino Paoli. Es una versión de Aznavour, pero yo creo que esta es la definitiva. El arreglo de Giampiero Boneschi lo eleva todo hasta el infinito.

La canción preferida de tu repertorio es…

De las más pianísticas, Flora Rostrobruno, Amor Romántico o Contigo en un incendio.

De las arregladas, Gagarin en Calabuch, Determinista, Romance Morlock…

 

Tengo una especial debilidad por Beijing Bangkok, El día inesperado y Plot Twist. Pero mi hija dice que la que trascenderá será Niño Zombi.

 

 

¿Cómo describirías tu carrera hasta ahora?

Perseverante.

¿Le das más importancia a la letra o a la música?

Cuando escucho música en inglés, francés, italiano o lo que sea, me da igual la letra, la verdad. Es la música lo que me emociona. Después, si la canción me llega mucho, investigo lo que dicen. Pero si escucho canciones en español, no puedo evitarlo, la letra es importante. Y con esto no quiero decir que sea nada poético o profundo, considero que la letra de “Quiero ser un bote de Colón y salir anunciada por la televisión” es buenísima. Cuando hago canciones, algunas veces tengo la letra antes y otras no. O tengo un boceto del que saco lo que mejor encaja con la melodía. No puedo decidirme.

En este momento de tu carrera… ¿Qué lugar ocupan los conciertos en directo?

Me gusta dar conciertos, es muy gratificante. Con el paso del tiempo cada vez me ha ido gustando más y creo que tenemos un buen directo, fruto de tocar con Eduardo Piqueras y Jesús Galvañ, con los que me entiendo a la perfección. Pero componer canciones, estar en el estudio, buscar arreglos… Eso es lo que me completa totalmente.

Esa canción ajena a la que estás deseando hacer una versión es…

Before today, de Everything but the girl. 

Maruzzela, de Renato Carosone…

No, espera, One fine day de las Chiffons… 

 

 

No, espera, espera….

 

Un disco que todo el mundo debería tener en casa.

Il mio canto libero, de Lucio Battisti. Este o cualquiera de su discografía. Battisti es un genio, uno de los mejores compositores pop del siglo XX. Y algunos le siguen considerando como “Un italiano de esos hortera de los años setenta”. En fin.

 

 

El estado actual de la música es…

Muy bueno, como siempre.

¿Te gusta dar conciertos en festivales?

Los grandes festivales, a los grupos “pequeños” nos suelen tratar regular. Además, el grueso del público suele estar más pendiente de otras cosas que no son la música. Por eso prefiero festivales pequeños, hechos por gente que ama la música y no solo los beneficios monetarios. El Lemon Pop de Ángel Sopena fue un ejemplo de esto.

Un concierto ajeno que recuerdes con especial cariño y que te dejó impactado.

Papas fritas en la sala Roxy de Valencia en 1997. Uno de los grupos de mi vida en una sala pequeña tocando para unos cuantos fans. Gloria pura. Después pudimos hablar con ellos, nos firmaron discos… Por otro lado, la de Rufus Wainwright en el Nuevo Teatro Circo de Cartagena en el 2007 fue para llorar. Jam Albarracín en su crónica para La Verdad la tituló “Dios existe”. No digo más.

 

¿Con quién te apetecería hacer un dueto?

Pues la mayoría de mis artistas favoritos españoles ya participaron en La deriva sentimental, mi disco de 2019, aunque no haciendo duetos precisamente. Quizá en alguna realidad alternativa, yo sería Keely Smith y podría cantar con Louis Prima “Black magic”.

 

Un artista/grupo del que te gusta todo lo que hace.

Charlie Mysterio con Los Caramelos.

 

¿Hay alguna música que no soportas?

Creo que cada música tiene su momento, pero el momento de escuchar thrash metal nunca lo encuentro.

¿Cuál es el momento que más se disfruta cuando se hace música?

Cuando acabas de terminar de componer la canción y dices “tengo algo que hace dos horas (o dos días) no estaba”. Ya sea mejor o peor la canción, ese instante es tremendo.

¿Qué cosas te inspiran para componer?

Películas, libros, canciones, series, comics, lo importante de la vida.

¿Hasta qué punto valoras la imagen para difundir tu música?

Es muy importante, sin la imagen Bowie, Madonna o Elvis no hubieran sido lo que fueron. Pero no todos tenemos esa presencia brutal, por lo que cuidamos el apartado artístico no saliendo demasiado en nuestras portadas o vídeos. Aunque puede que en el futuro me coma esto que acabo de decir.

Algo que no haríais jamás en este mundillo…

Ceder una canción para una campaña de VOX.

1 comentario en “Parade se hace un «Cuestionario atroz»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.