Lo que recordaremos de los Goya 2022

Por si no te habías dado cuenta, este año (como el resto de años) el gran problema de una gala como los Goya son los agradecimientos. Hasta que no se encuentre una manera de hacerlos ágiles y dinámicos ya puede presentar la Sardá o que venga a cantar un coro de soldados rusos desnudos que no habrá manera de acortarla…¿Tal vez un cursillo previo a los nominados? ¿Y una norma que diga que si suben cinco premiados a recoger un Goya solo pueda hacer uno de portavoz? En cualquier caso, el tiempo pasará y del 2022 (como del resto de años) solo nos acordaremos de unas pocas cosillas y en vez de soltar un rollo, te lo resumo tal que así:

Almodóvar yéndose de vacío pero animando a la platea a que se levantara ante Cate Blanchett (y Pene enseñándonos la correcta pronunciación del apellido.

El comentadísimo modelo de Palomo Spain que llevaba Jorge Motos y que siendo todo riesgo, triunfó y se convirtió en objetivo de todas las cámaras.

El merecido Goya a Blanca Portillo y el mejor discurso de la noche.

La interpretación sobrecogedora de Negra Sombra que hizo Luz Casal.

Las orejas de conejo de Carla Pereira. 

 

La polémica con la autoría del corto ganador Valentina.

El facherío rabiando espumarajos por el modelito de Eduardo Casanova.

La ironía de que Roures subiera a recoger el Goya por El Buen Patrón.

El precioso recuerdo de Macarena Gómez y Aldo Comas a Verónica Forqué.

Y también el recuerdo que le hizo Mariano Barroso con una frase que debería quedar en los anales:

«Qué manera más bonita de esconder la tristeza»


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.