Achtung Baby cumple treinta años

U2 sufre el síndrome de El Último de la Fila. Manolo García (el que ha tenido una carrera con más continuidad y éxito comercial) se quedó con la marca y el estilo del duo artístico que tan importante fue en los ochenta. Lo malo es que Manolo ha pervertido el legado de El Último de la Fila hasta tal punto que da un poco de vergüen ajena reivindicarlos, porque mira que ha hecho cagarrutas pretenciosas el de Albacete.  La carrera posterior de Manolo García mostró las costuras de El ültimo (a secas, como se les nombraba en la época) y no permite disfrutar sin su poco de guilty pleasure de las canciones de un grupo que estaba en lo más alto.

Pues a U2 les pasa lo mismo: han pervertido su propio concepto. Llevan una racha de discos tan malos (para tener una excusa y montar gira apoteósica) de publicar canciones intrascendentes a extremos vergonzantes, que cualquiera los reivindica en público sin que se le corte la cara. Y es una pena, porque durante los años 90, U2 eran el grupo más grande y no se les podía poner un pero. De la mano de Brian Eno, emprendieron un camino de innovación, riesgo y una electrónica que nadie esperaba y que les sentaba muy bien. Pues todo comenzó con Achtung Baby (1991).

Tras el bombazo mundial de The Joshua Tree (1987), el grupo que parecía que se iba a comer el mundo editó un disco doble llamado Rattle and Hum (1988), un album en el que querían abarcacar tanto que les salió una cosa rarísima, una mezcolanza sin orden ni concierto que olía a una perdida de rumbo para preocuparse. Pero dejaron pasar los años, asentar el éxito y cuando nadie lo esperaba, se pusieron electrónicos influenciados por los sonidos que venían de Manchester, con The Stone Roses a la cabeza. Achtung Baby con el tiempo se convertiría en el disco de transición que anunciaba otros dos más puramente electrónicos que vendrían después.  Tenía temarracos como este:

Lo curioso es que Achtung Baby mezcla a los U2 antiguos con los nuevos y en vez de fracasar como hicieron en Rattle and Hum, les salió una puta maravilla. Un trabajo musical que ha resistido el paso del tiempo y que sigue brillante, audaz, con riesgos y sin renunciar a las grandes melodías. Ojito porque sale al mercado la edición aniversario y sobre todo, están remasterizando vídeos y canciones y el resultado es para que se te caigan las bragas al suelo.

En aquel momento dejaron de tomarse tan en serio y hasta Bono era capaz de parodiarse a si mismo. Para ello se creó un alter ego al que llamaba The Fly.

Imagina haber sido un grupo que ha compuesto ONE y que ahora las únicas parodias son sus canciones. Debe doler aunque el dinerito todo lo cura.

He de decir que aunque la crítica no coincida conmigo, mi disco favo de la época es Zooropa , un disparate divertido, novedoso, fresco y único, que encajaba con una de las mejores giras de la historia. Y además  que un grupo tan grande sacara un primer single como Numb era la demostración de que en aquellos tiempos, U2 tenían cojones y eran capaces de todo. Pero ya no. 

Si hacía tiempo que no veías el vídeo de Lemon, es hora de que lo veas remasterizado y flipa.

 

Y además, Zooropa tenía mi canción favorita de toda su discografía.

 


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.