La Winslet es la puta ama y lo sabes

Recuerdo ir al cine a ver Criaturas celestiales (de cuando Peter Jackson molaba) y quedarme pegado a la butaca, preguntándome a cada rato de donde había salido aquella chica que se merendaba la pantalla y cuya pasión actuando era capaz de llegar al patio de butacas para arrasarnos a todos. Me enamoré. Entró a mi panteón de diosas del cine donde también caben la Garbo,la Winger, la Weaver, la Maura, la Hepburn, la Gardner, la Davis, la Verdú, la Moore, la Sarandon y seguro que me olvido de alguna.

Supongo que cumplo el tópico del marica enamorado (platónicamente) de una diva.(de la canción, de la ópera o del cine) cuando en realidad lo que pasa es que querríamos ser como ellas y lo reconozco: yo querría ser la Winslet. No la de Titanic, que vaya rabia que me dio verla en aquel naufragio megataquillero, aunque también confieso que es lo único que salvaría de semejante tostonazo. Pero sí, yo quiero ser la puta ama como la Winslet y salvar cualquier proyecto con mi sola presencia. Porque es brutal; Kate consigue estar siempre bien y ajustada incluso en sus peores proyectos  y levanta cualquier cosa por muy mediocre que sea. Nunca se pasa, nunca se queda corta y siempre trasmite esa pasión marca de la casa, dándole carnalidad y humanidad a sus personajes. A estas alturas comprobar el carrerón que lleva da vértigo y bien merecido que lo tiene.

Con la Winslet tengo mis preferencias. Me flipa en Criaturas celestiales (¡Era su primera película, maricón!), me hipnotiza en ¡Olvidate de mí!, la adoro en Little Children y me destroza en Wonder Wheel. Es posible que otros trabajos suyos sean más que olvidables, pero lo que permanecerá en la memoria es tanto que el resto es perdonable, porque lo cierto es que ella (como decía arriba) siempre está bien. Es un poco al contrario que Nicholas Cage, ejem…


De nuevo es actualidad por su papel de protagonista (y productora) en la serie Mare of Easttown, que puedes disfrutar en HBO: Tal vez «disfrutar» no sea el verbo adecuado, porque la serie es deprimente hasta querer cortarse las venas y votar a Ayuso. A mí es que me dio un poco igual, porque el festival que se mete la Winslet es de proyectar en cualquier clase de actuación que se precie. Thriller paisajistico en la America más profunda y horrezna, ella hace un papel de policía a medida, con claroscuros y debilidades, borrachuza y con tantos obstáculos por saltar en la vida que parece mentira que haya llegado viva a la madurez. Aunque eso sí..¿Para cuando un policía que no arrastre el trauma de un hijo muerto? Hostia, que tópico más requetemanoseado!


Al poco de comenzar ya sabes que el personaje no va a acabar bien y aún así te quedas pegado a la pantalla, asistiendo al espectáculo de un talento hecho actriz es capaz de construir un personaje tan complejo y difícil, hasta llegar a cogerle cariño y olvidarte de que Mare en realidad es Kate Winslet. Larga vida.


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.