Quédate con el nombre de Alan Tudyk (de una vez)

Alan Tudyk es de esos actores de los que te suena su cara pero es difícil que recuerdes su nombre. Su cara te suena seguro porque reconozcamos que guapo, lo que se dice guapo no es, pero tiene una forma de gesticular que resulta graciosa de por sí y eso lo hace ideal para papeles de comedia.

Cuerpazo también tiene, pero está claro que los dioses no lo llamaron para hacer papeles de galán, a no ser que fuera de galán pelín heterodoxo.

No ha llegado a rozar ni una superproducción, ha hecho mucho doblaje de series, pelis animadas y vídejugeos y muy pocos lo reconocerían por la calle. Sin embargo, su buen gusto para elegir proyectos hace que muchos no nos olvidemos de él, tiene un altar en la casa de muchos frikis y es estrella invitada en cualquier comiccon que se precie. Yo lo descubrí como muchos otros en esa serie que hay que estar reivindicando todos los días y llorando por su temprana cancelación: Firefly

Si ya te habías quedado con su cara, seguro que lo reconocerías en esa comedia disparata que también hay que reivindicar todos los días y que en España se llamó «Un funeral de muerte«. El personaje se pasaba el funeral megaciego tras ingerir unas drogas por equivocación y era el motor de todas las risas que nos proporcionó un largometraje que merece más fama.

Unos años más tarde participaría en la descacharrante comedia gore rural «Tucker & Dale vs Evil». En ella un grupo de pijos abofeteables se pierde en un bosque y confude a un par de garrulos con dos asesinos en serie, así que cuando intentan escapar producen más muertes y asesinatos que si de verdad hubieran caído en las garras de dos depravados. La cosa era un festival de risas sin fin lleno de mucha cascería y si se llevó premio en Sitgest, bien merecido lo tenía.

Con esta carrera el bueno de Alan parecía destinado a ser alguien reconocible pero del que no se recuerda el nombre hasta que le ha tocado la lotería de protagonizar él solito una serie para SyFy llamada «Resident Alien«, con una trama y un personaje que le vienen al pelo.


Va de un extraterrestre que tiene la misión de destruir La Tierra pero sufre un accidente y se ve obligado a esconderse bajo una identidad humana mientras no lleva a cabo su plan. El problema es que en ese intervalo va conociendo a gente y entendiendo unos sentimientos humanos que antes le eran ajenos y ahora intenta imitar sin demasiado éxito.

De por medio está el guionista de Padre de familia que ha partido de unos comics en una serie que va tomando tono conforme pasan los episodios y que se encarrila definitivamente en el tramo final de la primera temporada.

Asegurada como está ya la próxima segunda temporada, da toda la impresión de que lo mejor está por venir y podría convertirse en grande. Mientras, hay una carcajada asegurada por capítulo, la serie es mejor cuando más ácida y menos emotiva se pone y el festival de Alan Tudyk es un despiporre sin fin. Pero lo fundamental es que es entretenidísima y con eso tendría que bastarte. 

via GIPHY

Por el pueblo escogido de Colorado para la ambientación (donde siempre hace frío y hay nieve en todos sitios) y por el repaso a los friki habitantes de ese pueblo, aparte de que el personaje del extraterrestre juega a ser el doctor, hay una serie con la que relacionarla sin duda y no solo con el argumento porque también se parecen en el tipo de humor. Hablo de Doctor en Alaska, claro.


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.