Los mejores discos nacionales del 2019

“Universo por estrenar” de Anni B Sweet 

Potente, hipnótico, absorbente. Brutal. Sin palabras el cuarto largo, esta vez en español. Skyzos

“Universo por estrenar” de Anni B Sweet 

Cada canción es un diamante dentro de un album tremendamente sólido, coherente y extraordinariamente bien producido, con unos arreglos inspirados, influenciados y agradecidos por las majestuosas canciones pop italianas, francesas y españolas de los 60s y 70s. Anni se ha desprendido de una vez de la maldita costumbre de cantar en inglés que ha lastrado la carrera de algunos intérpretes nacionales hasta que descubrieron, con su primer álbum en castellano, que se les daba mejor componer y ganaban en fuerza y sinceridad (por ej, lo mejor que ha parido la Rosenvinge empezó con sus trabajos en español). Este disco maravilloso que habla sobre ese universo interior por explorar que se despliega ante nosotros tras una separación sentimental y que nos lleva por un viaje de liberación y autoexploración supone el impresionante umbral de una artista que tiene muchísimo por ofrecer y a la que, vaticino, los años no van a hacer más que consolidarla como una grande en el panorama del pop nacional. Ha ido despacito pero a buen ritmo. FakePlasticBoy

«Oh long Johnson» de Miss Caffeina

Deslumbrante trabajo de madurez donde no hay ni una canción mediocre, la producción brilla en cada melodia y por fin se han quitado el lastre de algunas letras que no acababan de encajar. Todo funciona en esta maravilla adictiva que se puede estar meses escuchando sin que canse una pizca. MM

«Colección de canciones sencillas» de Lorena Álvarez

Desde el feminismo de las palmas y guitarras, del grito de la valentía de lo más sencillo; donde la sangre llega al cerebro, a través de sarpullido y picores; donde más nos vale echar a correr, de alegría, por el triunfo de cascabeles y panderetas de un folk nacional, sin fronteras. No aparten la mirada. A ver si somos capaces de entender lo que ella sabe. Primoroso. Batalla ganada. Ángel del Olmo

“La Gran Esfera” de La Casa Azul

A pesar de su aplazamiento aburridísimo y eterno, el último disco de La Casa Azul nos devuelve al Milkyway más festivo musicalmente y al más deprimido emocionalmente, una ecuación que le queda maravillosa en canciones como “El momento” o “Nunca nadie pudo volar”. ¡Por favor no nos vuelvas a hacer esperar mucho! C del Palote

«Cuatro estaciones» de Presumido.

Estos chicos se lo están currado a tope, han hecho un trabajo impecable creando un sonido tan particular que atrapan desde el primer tema. La labor de promoción y la cantidad de conciertos que llevan este año son la confirmación de que vienen muy fuertes y que se van a quedar. Ardo de ganas por ver que están preparando, porque ellos siempre están destilando pócimas nuevas. D Malignus

«Cuatro estaciones» de Presumido.

Editado en otoño este disco es una recopilación de éxitos de este dúo gallego. Canciones que se han venido sucediendo a lo largo del último año, por entregas, en Cuatro Estaciones. Se han ido haciendo grandes y esta es la muestra del porqué: trabajo, trabajo y más trabajo. Pop ensoñador de una calidad internacional abrumadora. Mocico Viejo

«Todo ha cambiado tanto» de GLAS 

Mi Spotify no miente y aunque salió en el último trimestre, es el disco que más he escuchado con diferencia. Un tratado del siglo XXI de como debería hacerse la música electrónica y de baile, un paseo por los ochenta, los noventa, por Depeche y por New Order, por el pop con letras pegajosas y las ganas de bailar sin fin. Remata una producción maravillosa y un encadenar temazos que parece que no se acaban nunca. MM

A nivel nacional, aunque «Oh, Long Johnson» de Miss Caffeina es un rotundo 10, quiero dar espacio al debut de Vicente Navarro «Casi Tierra». Que tira de raíces en imagen y sonido. Una obra de orfebrería clásica con sonidos tan rompedores como su tema «Toro»  Bellísima Persona


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.