El gazpacho del género

EL GAZPACHO DEL GÉNERO, reflexiones de una drag con pretensiones

 

Golpe de peluca, modelazo para lucir body ody ody ody, dos horas y pico de maquillaje, tacón de aguja y pestaña…Y toneladas de glitter. Todo un básico para ser una dragqueen como dios manda…(Y ya ni cuento lo que cuesta afeitar toda parte visible del cuerpo y cubrir las cejas…que es más largo que una sesión de control del parlamento)

Tú ready for adventure para hacer de Queen of the night con todo tu glamour y de repente te llega alguien y te pregunta ¿Eres trans…?, ¿Es que te sientes mujer o qué?…

 

….O qué…

Estamos a 2018 y aun seguimos dándole, a nivel social, vueltas al asunto del género: Príncipes o princesas, chicos o chicas, azul o rosa, penes o vulvas (que no te engañen…), comer carne o pescado…Y todo eso, mientras el bando reaccionario defiende la necesidad de proteger la dualidad sexual como un pilar moral de la sociedad ya que es lo NORMAL y lo NATURAL

Bueno, pensemos un poquito soul¨s pitcher (alma de cántaro en inglés)

¿QUÉ ES LO NORMAL?

La normalidad es un concepto matemático (o numérico, como queráis) decimos que algo es normal porque abunda y que, algo es raro, porque es escaso o poco habitual ergo, es un concepto cuantitativo y no cualitativo. Que tú seas normal, no te hace mejor, te hace simplemente, más popular y corriente; como una camiseta blanca de cuello de pico del H&M ,,, Soso, insulso, sin gracia, sabor ni interés…Así que, la próxima vez que quieras usar la palabra “normal”, piénsalo dos veces antes de ejercer un juicio con ella.

 

SEXO, GÉNERO E IDENTIDAD DE GÉNERO

«SEXO» sobre los aspectos anatómicos y fisiológicos de los cuerpos masculino y femenino.

«GÉNERO» me refiero a una idea más compleja, los roles psíquicos, sociales y culturales que una persona asume.

«IDENTIDAD DE GÉNERO» me refiero al sentimiento que de sí misma tiene una persona (el sentirse mujer o varón, o ni lo uno ni lo otro, o algo intermedio).

Estas tres definiciones son muy importantes ya que, nos damos cuenta de que, solo la primera tiene un componente “científico” y, por tanto el sexo fisiológico de un ser humano es perfecto siempre y cuando, sea funcional (obviamente en el resto de los casos no hay que sacrificar al resto como a un caballo con la pata rota, simplemente, me gusta recalcar, la tendencia de marcar como fallido algo que no tiene ningún problema per se).

Las dos segundas, al igual que la mayoría del comportamiento del ser humano, es una convención social modificada y construida durante mucho tiempo. Y ahí está el “issue” : soy mujer porque no me siento hombre, si no soy el príncipe, tengo que ser la princesa, tú no puedes ser una mujer normal porque tienes pene, eres afeminado, eres una machorra, no es normal, no es natural, …

 

Y podemos ponernos dignos y señalar la persecución moral que sufren los colectivos “raros” por parte de los “heterosexuales, cis, blancos, conservadores, capitalistas, rubios, guapos, altos y que visten el Ganso …” pero la realidad es que, la discriminación del colectivo LGTBIQ…(the clip is going away, se nos está yendo la pinza con el tema del acrónimo)  también yace en el propio colectivo

¿POR QUÉ?

A ver, en este momento voy a opinar así que, lo que vais a leer, es una opinión. Basada en  razonamientos personales con más o menos lógica  (que soy rubia pero en mi casa no hay endogamia borbónica) pero, a fin de cuentas, ideas personales (por tanto sujetas a modificación y crítica, que yo no soy infalible con el Papa)

Somos imbéciles y opinamos sin saber en la mayoría de los casos…

Sobre le tema de la sexualidad pensamos que todo el monte es orgasmo y juntamos churras con merinas en un gazpacho de género que no hay por donde cogerlo, como los auriculares del teléfono cuando los sacamos del bolso y son un nudo gordiano que no somos capaces de resolver.

Un error o anomalía “físico” puede ser por ejemplo,  el Síndrome de Swyer o Disgenesia Gonadal 46XY Pura, un síndrome por el cual, lo haré fácil, tienes un físico femenino pero, por una mutación, tus genes son masculinos y no consigues madurar tu cuerpo con la pubertad. Hoy en día, este síndrome se trata con hormonas y, gracias a la tecnología, pueden ser mujeres “funcionales” pero,

PEROOOOOOOOOOOOOOO… A nivel social, síndromes como éste, los mezclamos, en el mismo cuenco, con cualquier distorsión de género y es cuando yo creo, que la liamos parda

El famoso heteropatriarcalismo del que hablan algunos ( pensando que es un señor con barba como si fuera Fernando Fernán Gómez gritando a niñas por la calle “bajate la falda que la llevas muy corta, cacho zorrra!!!”) es un sistema milenario que se creo en los inicios de nuestra civilización y que es consecuencia de otro sistema mucho más simple y más primario del ser humano. “LA COMPARTIMENTACIÓN”

TODO tiene que ir en una caja con una etiqueta…Lo que no controlamos nos descoloca y nos da miedo, como nos da miedo nos ponemos a la defensiva, no vaya a ser que destruya nuestro status quo y, si no se atiende a nuestras normas, vamos a saco por ello hasta no dejar entera ni la sombra que proyectaba.

¿PERO Y SI….?

Pero ¿ y si, en vez de compartimentar todo, simplemente nos suda el higo y dejamos de juzgar?

¿Y si  una persona no tiene que elegir un rol de sexo fisiológico para poder desarrollar un género?

¿Y si resulta que las características que el sistema patriarcalista impone a cada género (de los dos que solo reconoce) se saltan las barreras impuestas y cada cual puede hacer lo que le de la gana porque el comportamiento social no tiene absolutamente nada que ver con las capacidades fisiológicas?

¿Y si resulta que, la atracción sexual es hacia las personas, ya que el sexo es una relación social más, y no hace falta ponerle una etiqueta porque lo mismo estás un día en la cama con un hombre, una mujer o un trozo de feldespato porque ese día te ha tocado la fibra?

Porque resulta que, siempre hablando de individuos físicamente funcionales, resulta que nos podemos encontrar con que, genéticamente tienen un sexo pero, por otros motivos, pueden desarrollar un comportamiento de género distinto.

Yo creo que, dicho choque existe básicamente porque, socialmente,  hemos creado un escenario en el que, hay dos opciones con unas características cerradas que pertenecen a cada opción y más alla de eso, no existen más posibilidades o, dicho de otra manera. Hemos creado un conflicto donde realmente no hay nada más que humo.

 

A lo mejor lo que estoy es una tontería pero, ¿Y si no lo es? ¿Y si el futuro está en abrir la mente y que no nos resulte raro ver a un hombre con falda y maquillaje por la calle, a una niña jugando con una llave inglesa, a una vieja arrugada vestida de Spice Girl, al hipster de turno paseando por la calle medio supermodel medio ewok, a una mujer casándose con un smoking negro…?

A mi siempre me viene a la mente la película de Shreck y su importancia en la ruptura de los roles sociales y, cuantos más años cumplo, más feliz me hace encontrarme por la calle a gente rara, weirdos que deciden que les importa un pimiento lo que la gene piense sobre ellos y simplemente sean fieles a sus propias convicciones.

Y tú, tertuliano amateur, la próxima vez que quieras hacer un juicio de valores sobre la estética de alguien, recuerda que tienes una cuenta de Facebook y que podemos tirar de album de foto para ponerte a caer de un guindo por los modelitos que has sido capaz de llevar…Que el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra…

 

 

Y ahora que me habéis leído, aprovechad, salid a la calle a dar un paseo por le centro, mirad toda la gente distinta que se cruza en vuestro camino, e intentad pensar en ellos desde un punto de vista diferente, sin valorarles…A lo mejor descubrís que vivir sin juzgar es una liberación personal y todo…

 


Sobre el autor

Minerva Uthsavoc

Rubia (muy rubia).