Las reliquias de Zahara

Los medios anglosajones, que son los que cortan el bakalao, y a los que los españoles veneramos como si fueran santos de una procesión de Antequera, se decantan por las denominaciones monárquicas más que por las religiosas para referirse a las estrellas de la música comercial. Para ellos hay reyes, reinas y princesas del pop. Yo prefiero optar por beatificar nuestro panorama musical y hacer subir al cielo a odines, alaes -con perdón-, jesu(s)cristos, vírgenes, angelitos y santos y que me perdone el Príncipe Gitano.

Nosotras somos las beatas que echan cien pavos al cepillo de Iglesia que son los conciertos pop. Cien o veinte, que es lo que cuesta ir a un concierto de Zahara, por lo menos en la gira con la que va a presentar su tercer disco, Santa. Y es que a María Zahara Gordillo Campos la denominación devota le viene que ni pintá, por todo lo que ha sufrido para hacerse respetar en la música española. Ella ya se autodenominaba Santa, lo utilizaba en su Facebook oficial. Pero no puedo acusarla de nada, porque su música habría que santificarla. Como los domingos.

Una de las nuevas imágenes promocionales de Zahara.

Sólo hemos podido escuchar dos temas. Oh Salvaje -primer sencillo sin vídeo- y Crash -segundo sencillo que sí cuenta con vídeo-. Tengo la certeza de que estamos ante la evolución de La pareja tóxica, su anterior trabajo con el que puso los ovarios sobre la mesa. Para que nuestro público lo entienda, el segundo disco de Zahara fue su Stripped. La dulzura milimetrada y los cupcakes de plasticurri de su primer larga duración -que me gusta bastante- le hizo al nudo en la garganta a la tonadillera ubetense que se echó al buche un trago de vinagre con limón para grabar el cedé con el que conseguiría el respeto del mundo indi.

Ahora con Oh salvaje nos transporta al sonido del rock ochentero que fluye bajo una letra en la que Zahara vuelve a rendirse al placer, con un toque sádico-melancólico al que nos tiene acostumbrado. Pero la promoción ha comenzado con Crush. El videoclip es lo más flojito que ha hecho recientemente la productora Nysu y la susodicha que con Leñador y la Mujer América dejó el listón bastante alto. Sin embargo el sencillo es una maravilla. Para Je Ne Sais Pop es anodina y enigmática al mismo tiempo. Para mi, no se parece mucho a todo lo que ha hecho hasta ahora la tonadillera de Úbeda pero se parece demasiado a lo que hacen los demás. Así que por ahora nos quedamos con Oh salvaje mientras esperamos el disquito entero.


Sobre el autor

JAG

Periolista de aquí y allá y todo me parece genial