El ballet es el nuevo suaj

Parece que si. Después de décadas denostado, sin presencia en los medios, olvidado por todos, parece que el ballet y la danza contemporánea están en la boca y en la cámara de todos.

La primera no fue Sía, pero quizás sí que sea la que más haya hecho por esta recuperación. Su “Chandelier”, con el descubrimiento de esa maravilla de niña que es Maddie Ziegler, y que ya acumula más de chopocientos mil millones de visitas en YouTube,  ha hecho mucho por este revival

Tanto moló, que hicieron segunda parte con Shia Labuaj en “Elastic heart” (no os cuento más porque ya hay un post de otra compañera hablando de lo mismo, y me aburro).

El caso es que después ha llegado Florence, que también ha hecho de las suyas con un vídeo críptico y desasosegante como pocos

“What kind of man” es el adelanto de su nuevo álbum que tiene prevista su edición para el mes de junio. Suponemos que el resto de los videos de las canciones del álbum seguirán esta tónica, visto el teaser “How big” que también iba de este palo: baile ideológicamente torcido.

El último en subirse al carro es David Lachapelle, que dirige esta maravilla que ahora os presentamos: el “Take me to church”, cancionaca de Hozier, interpretada (y nunca mejor dicho) con una sensibilidad exquisita por Sergei Polunin.

Así que no corremos peligro por decir que la danza contemporánea está de moda. ¿Dejaremos de ver runners y empezaremos a ver bailarines con mallas color carne y calentadores?

El tiempo lo dirá.

PD: A todo esto, Madonna no lo ha pillado, por una vez.


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.