En la Picota: Motomami de Rosalía

Rosalía, la artista de Sant Cugat del Vallés que tiene a todo el mundo en vilo ha presentado Motomami: su su tercer Larga Duración.  Había muchísima expectación tras los sencillos que fue lanzando, adelantos que no siempre cayeron bien.  Y bueno, como decía Lola Flores ‘ha formao el taco’

Ya sabemos que nadie es profeta en su tierra y menos si se trata de una mujer joven y rebelde. Aquí han corrido verdaderos rios tanto de mieles como de bilis. Los odiadores más rabiosos han estado dando rienda suelta a sus comentarios mas venenosos durante meses sin conocer siquiera el resultado final y los seguidores incondicionales justo al contrario. Las disputas en las redes han sido sangrientas y bueno, durante las primeras horas tras la llegada del disco, se produjo un silencio en ambos sentidos bastante elocuente: señal de que, al menos, han estado dedicando un tiempo a escuchar el álbum.

La redacción de Atroz con Leche es muy diversa y tenemos todo tipo de opiniones, así que nos hemos repartido los 16 cortes del disco y aquí os traemos nuestras impresiones, por riguroso orden:

SAOKO por Fake Plastic Boy

Cambiar para seguir siendo la misma. Esa debe haber sido la premisa de Rosalía antes, durante y después de la concepción de Motomami. Un disco que arranca con Saoko, esa declaración de intenciones hecha carne. No es tanto lo que la canción significa en sí misma, sino el horizonte que su mera escucha dibuja, una experiencia con la que nos adentramos en el que sin duda es el mejor disco de lo que va de año y, con toda probabilidad, de los venideros. Saoko es, en palabras de su autora, un término africano usado para referirse al ritmo en el cuerpo. Pero, más allá, es esa fuerza que se inicia en este primer corte y que recorre todo el disco como un imparable impulso creativo. Saoko es, además, un manifiesto vital y musical, o las dos cosas unidas. Es el germen de la transformación, de la reconciliación entre estilos, géneros y formas de entender la música. Es ese motor rugiendo hacia la huída de lo que los demás creen que somos o quieren que seamos. Es la mariposa saliendo de su crisálida. Es una poderosa declaración de libertad. Así que a Saoko hay que agradecerle no tanto lo que significa por sí misma y en sí misma, sino más aún ser el hito que marca este nuevo punto de inflexión en la trayectoria de Rosalía, el apabullante umbral de ese aún más apabullante disco que es Motomami.

 

CANDY por Nacida Samantha

Una canción con aires acústicos pero bien de autotune. Según la web de Telecinco, el novio de Rosalía (Rauw Alejandro) ha confirmado que Candy es su “Fav song right now”. Una canción que habla de no haber superado una relación y de estar obsesionado con alguien del pasado. ¿Quién no se va a sentir identificado? Pero luego vamos de duras y de fuertas. Cuando en realidad te gustaría que aquel tío de tus recuerdos te volviera a mirar y te empotrara contra el sofá, la pared y lo que se pusiera por en medio. Por cierto, el vídeo me encanta. El look retro que se lleva mucho, pero en un Karaoke. Es sencillo pero tierno. Mucha melancolía como a Raphael le gusta.

  

LA FAMA por Nacida Samantha

Que decir de este temazo que lanzó hace ya 4 meses featuring The Weekend. Es una canción con sus toques sonoros “multistyle” (cómo nos tiene acostumbrados) pero esta vez le ha metido un ritmillo para los más salseros o merengueros (a lo baile latino: “Son las 6 de la mañana y yo no he dormido nada”). Es una canción que puede ser muy juguetona internacionalmente y con la voz de Weekend, ¿Qué más se puede pedir? ¿Qué más?

 

BULERÍAS  por DMalignus

Los haters que la señalaban como una advenediza del Flamenco por su origen, por su rollo, por no tener raíces y no llevar 40 años sobre los tablaos tenían, luego, la mala baba de berrear con que había traicionado al cante con el autotune y a los palos clásicos con el reggaeton. Si canta porque lo hace y si no pues porque deja de hacerlo: todo muy normal. Pues éa: aquí nos ha dejado una pedazo de Bulería (que me encanta) con su aderezo electrónico. A ver qué dicen ahora.  Que sí, que a ella no le hace falta ningún andamio técnico porque canta como una diosa flamenca y quizás esos momentos de voz pitufada podía habérselos ahorrado pero si no ¿de que se alimentarían los rabiosos que la odian?

 

CHICKEN TERIYAKI por Moco Loco

¿Te gusta el pollo teriyaki? 

Si eres de los que no escuchan las letras de las canciones al menos unas 8 veces con un diccionario Japo-Kalé-word reference-spanglish-wikipedia a tu vera, probablemente terminarás de ver este videoclip y desearás ir corriendo a tu wok buffet de referencia a ponerte como Anabel Pantoja de Pollo Teriyaki hasta las orejas. 

mmmh pollo, pollo, polla, ojú!

Por el contrario, si tienes un poco de paciencia e interés por comprender la prosa y el verso gongoriano de nuestra amiga descubrirás un mensaje profundo entorno a la fama. Con sus virtudes (salir a la calle con lo que te de la gana, comprarte joyas o comer pollo teriyaki) y sus defectos (amistades que quieren que les pagues la cena). 

Yo soy tu gatita, tu gatita, así que explota como dinamita

Si leemos más entre líneas descubriremos una relación amorosa secreta entre nuestra gata y Rosalía que se mandan rosas sin tarjeta.  

¡Miau!

En el estribillo: “Pa-Ti, Naki, Chicken Teriyaki, Tu gata quiere Maki, mi gata en Kawasaki”   

O lo que sería lo mismo: “Pa ti llorona, Polla a la plancha con salsa de soja, tu culo quiere un buen maki y yo voy pallí en Kawasaki”. (Traductor del groondel

¡Ah! ¿era pollo de verdad?

También me gustaría saber ¿dónde han puesto a vivir a esta chica? Porque dice que sale a la calle y hay “balaceras” (tiroteos para las incultas como yo) y va a su joyero y sólo quiere tó su dinero. ¿Será la nueva que ha pegao patá y se ha metío en el 5º del bloque 3 del Barrio la Fama de Murcia? 

Pero lo que más me ha gustado es cómo esta niña se plantea mejorar su imagen pública y engordar su fama pidiendo directamente una “cadena, que me arruine toa la cuenta, como a Naomi en los 90”. Así están nuestras juventudes… 

Soy un modelo a seguir

Y si repasamos el videoclip descubriremos a una Rosalía “empoderada por su intelecto, su talento y su humildad” ¡Ay perdón! Que estaba viendo lo nuevo de “Mariah’s Pop”. La Rosalía hace la guarrilla como todas las “cantantas” que quieren estar en el candelero musical y tienen que pasar por el filtro de una industria llena de penes pensantes que degrada cada vez más el “icono” a seguir por muchas adolescentes repletas de hormonas en su cuerpo y pocas neuronas en su empavonado cerebro. 

Mira mi cerebro papi

No quiero despedirme sin repasar dos escenas que me han encantado.   

La primera me ha recordado que siga sin pedir un “glovo” porque no quiero que me destroce la ventana para traerme un pollo con almendras.  

Y la segunda me ha teletransportado a mi infancia cuando jugábamos al churro media manga mangotero y teníamos la oportunidad de encular algún que otro “amor imposible” de la clase sin ser conscientes aún de lo genial que esto podía ser para ellos y para nosotros claro está. 

¡Ay que te la cojo!

En fin Rosalía, gracias por este viaje “mdma” que me ha dejado con la boca seca y en la que me he sentido como una “gatita manga hot que se pone mantón de manila y tacón para comerse un plato de pollo teriyaki mientras juega al churro con sus amiguis”

 

HENTAI por Moco Loco

En un mundo sin filtros, estereotipos ni mentes pervertidas diríamos que menudo temazo se ha marcado la chiquilla peeeero, como no vivimos en esa utopía, pues estoy más flipada que Kiko Matamoros en un molino de harina. 

El último colín me ha raspao un poco la nariz

Esta mujer ha escrito toda una oda al pene de su novio y le ha pedido por activa y por pasiva que le quite todas las telarañas del potorro. ¿Ole su coño! ¡Brava ella! 

Me ha hecho ventosa

Es cierto, que ya nos mostró parte del estribillo en un TikTok montada en un telesilla, pero ahora que tenemos la melodía al completo podemos crearnos “una noche de travesura” en nuestra mente e imaginar un poquito cómo la tiene su novio.  

Nos dice ella:   

“Te quiero Ride, como a mi bike. Hazme un tape, modo spike”  

Yo os traduzco:  

“Tengo el sillín derretío y el móvil grabando en vibración” 

¡¡¡Só, só, só, só, sóóóóó!!!

 Y sigue: 

 “Yo la batí, hasta que se montó, lo segundo es chingarte, lo primero es Dios” 

Acha Mari, ¡que má salpicao! ¿Esto se come?

Creo que se entiende ¿no? No necesitamos traductor.  

Dios lo ve todo y virgen hasta el matrimonio, pero las pajillas no cuentan. 

Las pajillas no son pecado y follarme a tu hijo tampoco

Después, sólo con dos palabras “so good” nos deleita con un orgasmo melódico. ¡Qué maravilla!  

¿Alguna vez os habíais imaginado cómo sonaría vuestro orgasmo? Yo a partir de escuchar esta canción, no paro de buscar nuevos ritmos en mi mente cuando intento llegar al cielo. Eso si, creo que mi marido me mira raro.  

Y como en la vida, en el postre está la felicidad y por eso, en los últimos versos del estribillo nos añade:   

“enamorada de tu pistola, roja amapola, crash esa ola, casi me controla”  

A mi me surgen varias incógnitas…  

¿Será este el pene de Rauw? 

¿O pensáis que será más sutil y poético como esta amapola estirándose hacia el sol?

 El caso es que hace “crash” y “casi” la controla. ¡Señora! ¿Habemus gatillazo? Me da a mi en la nariz que el señorito Rauw no termina de dar la talla y por eso Rosalía ha elegido un caballo fuerte y raudo para su videoclip.  

¿Qué no decir del videoclip? ¡Mamma Mía! No se ha dejado ni un solo cliché sexual por representar. Subida en un toro mecánico, encuerada hasta las cejas, poniéndole el culito a un caballo, de perrito mirando a Cuenca, jugando con la arena y estirándose de la trenza. Sin duda, droga dura para adolescentes y no tanto que quedan en grupo para hacerse una paja y gastan medio paquete de servilletas o las cortinas del salón para recoger el empastre. 

Me gusta Little Pony

¡Ay Rosalía! Tal vez un día mires atrás y quizás te arrepientas de este videoclip, pero claro, con la pasta que habrás ganao ¡te dará un poco igual! ¡Dí que sí hija! 

 

BIZCOCHITO por Ángel del Olmo

Igual se considera una «hermana menor» dentro de un álbum de canciones con más peso, como «Candy»; o, porque en su corta duración (algo menos de dos minutos), parece que Rosalía manda el finiquito a la bollería industrial de unos sonidos «flamenco-trap» para entregar esta golosina hacia sonidos tribales, con coros, destellos y frases no menos agudas y con menos intenciones. Tengo problemas para entender sus letras, más aún aquí, con el acelerado del ritmo. Eso no quita para reconocer que Rosalía, en su nuevo trabajo, ha intentado dar un paso más en su carrera. Cada álbum ha sido esforzarse en cambiar su forma. Lo ha vuelto a conseguir. Y «bizcochito» es una canción que parece pequeña; pero no lo es. En este caso, con el descaro añadido de un ‘el mal de ojo que me manden me lo quito’. Rosalía da mucha guerra. Y vuelve a ganar. Porque demuestra que, en las distancias cortas, también sabe defenderse.

 

G3 N15 por MM

Esta puta maravilla que Rosalía le dedica a su sobrino Genis me hace llorar y no solo por la voz desarmante, es que además muestra a una intérprete que se quita la careta de brilli y brilli y nos enseña la amargura que esconde la fama que se vive en Los Ángeles. Y su letra es ideal para los que se ríen de la faceta lírica de la catalana. Lee, lee:

¿Me perdonarás lo que me he perdío?
Son dos años ya
Tú ya tienes diez, los once están en camino
¿Eras de ojos cielo de ojo’ azul marino?
No sé qué te gusta más si las carreras
Naves espaciales o barcos de vela
Si vives tranquilo o vives con guerra
Si ya te enamoras o si antes peleas
Si sientes calor, lo sientes por dentro
Es que tiene’ un ángel ardiendo en el pecho
Si en el corazón, ya no tienes frío
Es que tiene’ un ángel, el que yo te envió
Tú siempre callao como los mayore’
Yo te contaré, sin adorno’ ‘e flore’
Y me toca estar donde no quiero estar
Esto no es «El Mal Querer», es el mal desear
Estoy en un sitio que no te llevaría
Aquí nadie está en paz entre estrellas y jeringuillas
Estrella’ de mármol, cortadas en el suelo
Papelas por la calle donde pasean los modelos
Hay picos en los brazo’
Pican las estrellas
No quiero traerte
Pa’ que nunca vengas
Pican las estrellas
Hay picos en los brazos
Se amarran cuando hay frío
Como yo te abrazo

 

MOTOMAMI por Skyzos

O cómo hacer una canción de r’n’b en español, en clave de flamenco. Motomami es el hijo bastardo de la Janet Jackson de “The Velvet Rope”, el “Rong” de Röyksopp y Robyn, y el exabrupto que te soltaría Björk tras una siesta postmigraña. El aquí el que suscribe pide un extended-play de 6 minutos, donde se dé rienda suelta a todo lo que tiene escondido este tema, sin contención alguna.

 

DIABLO por DMalignus

Me ha dejado con los ojos como platos. Comienza con una estrofa y melodía desconcertante que podría formar parte de la banda sonora de una película de terror japonés pero, en seguida, pega un bandazo hacia el reggaeton bien cargado de efectos para luego dar una voltereta con un quejío flamenco de los que quitan el aire y, después, otro giro con una voz masculina sensual….  Es cortita, no llega los tres minutos pero quizás sea la canción más inquietante de todo el álbum. No sonará en ninguna pista de baile (ninguna de este álbum, creo yo) pero desde luego es un temazo distinto y brillante que me ha pasmado para bien.

 

DELIRIO DE GRANDEZA por MM

Y tras darle un repasito al flamenco a la bachata o al reggaeton, Rosalía se atreve con un pedazo bolero de poner los pelos de punta, versión del que ya cantó hace siglos Justo Bentacorut, actualizando un género que parece fosilizado y que dan ganas de pedirle a gritos un disco exclusivo de boleros ¿Te imaginas lo que podría ser? !Buá!

 

CUUUUuuuuuute por Fon Cole

Rosalía comienza a cantar cómo si fuera la vulva del leñador de hojalata. Y se para en el uno, porque todos sabemos que el uno es el mejor número, que por algo Cruz dejó a Raya y Bigote Arrocet dejó a María Teresa Campos en un andén.

A continuación, a la zagala no le arranca el coche. Por más que lo intenta. Una y otra vez. Que lo mismo se le ha metido una uña en el contacto y choca.

La canción es como dos juntas unidas: lo de las mariposas es realmente una verdadera preciosidad que se ve maltratada por dos centrifugadoras llenas de sostenes de Gaultier a modo de sándwich. Esta bonita parte central recuerda un poco a Zahara o a los mejores momentos de Bebe incluso.

Y enumera a partir de letras, con lo que volvemos a saber que Rosalía ha pasado de 2º de Infantil. Lo que más nos gusta es que exponga las expresiones «Crushed» y «LadyDi» como una Camillaparkerbowles cualquiera.

 

COMO UN G por MM

Una canción de ruptura y despedida que alguna lengua viperina cree que le ha dedicado a C.Tangana. Usa unos pocos recursos como el piano y un autotune que embellece todavía más otro de los grandes momentos del disco. con algunas frases para tatuárselas como..

 Amor con amor se paga, nada te debo y tú no me debes nada

 

 

Abcdefg por Fon Cole

Rosalía sería la reina de la película de Antena3 donde los zagales de Pitsburgh hacen la exhibición en 3º curso en el salón de actos.

Lo mismo te despeja la X que te dinamita un alien enfrente de una emperatriz.

Mis respetos al que le ha colado a la muchacha esto como una pista del disco. Lo mejor de todo es cuando se acaba y piensas: esto es lo que trajo el Plan Bolonia.

 

LA COMBI VERSACE por Skyzos

Si Lady Gaga le hizo un homenaje a su amiga Donatella, Rosalía no iba a ser menos. Con un par de versos, salidos de cualquier noche de recogida de farra(h Fawcett), te monta una canción sobre lo mona que va ella y el toto de su prima (la Tokischa esta que no aguanto ni a la de tres), con un sampler bastante minimalista de fondo. Un tono oscuro que contrasta con el ánimo festivo. Y funciona.

 

SAKURA por DMalignus

Mas referencias japonesas.  Sakura es el nombre de los cerezos en esas tierras y su flor es venerada en aquella cultura como símbolo de belleza efímera.  Es el tema que cierra el álbum y parece que esté grabado en un concierto al aire libre. Muestra una delicadeza totalmente acorde con el titulo tanto en la letra como en la melodía y, sobre todo en su voz. Me encanta ese guiño a Enrique Morente, pues Sakura bien podría formar parte de su repertorio.  No puedo imaginar mejor broche para este disco.

Suponemos que ya lo habréis escuchado por distintos sitios pero, por si acaso, aquí os dejamos todo el álbum.

 

 

 


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.