25 años de ZigaZigAaah

Se cumplen 25 años del disco que, de alguna manera, cambio la historia del pop: SPICE salía a la venta. Un concepto renovado de chicas que hacían un pop pegajoso, con una imagen fresca inundada de mensajes de amistad y autoconfianza frente a los amoríos. Habrá haters que afirmarán que el llamado «movimiento Spice» es producto del mero capitalismo y que el triunfo de este disco sólo atañe al afán de la mercadotecnia. Y mira, pues también.

Sin embargo, como otras veces hemos defendido AQUÍ o AQUÍ, el primer disco de las Spice Girls vendía más de 30 millones de copias en todo el mundo en un momento en el que el impulso de internet era inexistente y la promoción necesaria para darse a conocer era un peregrinar continuo y obligado por países y televisiones. Además de un single lanzado en verano anterior que a nadie dejó indiferente: Wannabe se escuchó por doquier aunque solo tuvieras ganas de meterte una batidora en los oídos para evitar escucharla. Todo un inicio de camino que pasa por participar en la Clausura de las Olimpíadas 2012 y hacer su propio musical.

Una consecución de singles fueron alumbrados de este gran trabajo. Todos llegaron a lo más alto de las listas internacionales, acompañados de todo tipo de productos de promoción que trajo dos años de una completa Spicemanía. Posh, Baby, Scary, Ginger y Sporty arribaron pisando fuerte, y aún 25 años después seguimos hablando de ellas.

La celebración en redes viene con la actualización de algunos de sus vídeos y la publicación de vídeo lyrics muy cucos, como éste que os dejamos.

Reeditan también ahora ese primer disco junto a algunas rarezas llegando ser Top5 en la lista de ventas en Reino Unido, sacando cassette, vinilo y cd del grupo en conjunto así como vinilos de cada una en particular con la foto original que componía el libreto. Todo un objetivo para coleccionistas en edición limitada, además de ropa y accesorios con su imagen que se prevé tengan grandes ventas tras la exitosa gira británica que la banda hizo un 2019.

Los singles publicados de aquel primer disco son los siguientes:

Wannabe

Wannabe te decía algo así como «te voy a decir lo que quiero, lo que realmente quiero, quiero ZigAZigAh». Y tú te quedabas con la pata torcía, porque ese palabro bien podía ser que tu madre te mandara a por media docena de huevos a la esquina o que tu prima entendiera que quería candela pa´ su body (aunque todo lo que conseguía era un rastro de esmegma del que llevaba el pelo al cazo).

Aquí las chicas hacían como que estaban muy locas, muy desenfrenadas, como Matamoros en la Comunión de Elsa de Frozen. Se repartían los papeles: MelSí date una voltereta sin vomitar, Emma mueve las coletas sin que se te caiga la neurona, Victoria no cantes. Geri solo intentaba no caerse de los zapatones y MelBí daba picos a todo el mundo porque entonces no había ni Covid ni halitosis, que eso vino de comer kiwis dorados.

Say you´ll be there

En este segundo single las chicas se convierten en una especie de heroínas luchadoras que van a por los tipos de mal pelaje. Ellas son muy fans del shibari y los atan a los coches con las cuerdas del espetec, luego se miran unas a otras y gritan «será el Monster de Papaya pero estamos muy locas». En un par de tomas se ve a Victoria con cara de circunstancia porque se le escapan un par de pelfas aunque como va con un mono de plástico le suenan a burbujas.

Dime que estarás ahí, aunque un pedo me deje en ti, fue la frase de la demo que al final eliminaron y nadie sabe el porqué.

2 become 1

Lo de 2 become 1 fue la bomba ya. Algunas de ellas dejaron de vivir en la caja de un frigorífico. Número 1 en Navidad con una rubita que miraba a la cámara y te decía «póntelo, póntelo». Y sí, nena, hablaba de sexo seguro. Toda una revolución que una canción que hablaba de meterse en un baño dos para comunicarse sexualmente fuera la canción de los días de Papá Noel en ese año. La deportista llevaba un fachaleco y luego se lamentaba que no ligaba mucho mientras la pija caminaba por una pista de hielo con los tacones de aguja. Todo muy real.

Who do you think you are

Con esta canción desembarcaron en Estados Unidos, rompiendo de nuevo listas y pistas. La Geri se quería casar porque es mitad española y pensaba que decirlo todo el rato era como de folklórica. De hecho, para ser fiel al concepto, quería comerle la pepitilla a la más colorida de las cinco y ésta se dejó, pero no por folklórica si no por vicio total.

Emma mandó una bolsa de ántrax al que le hizo los rizaos en el pelo y la dejó Medio Calva Spice y todas se lo pasaron muy bien con una china que pasaba por allí vendiendo cervezas y dando masajes de parapéjlica.

Mama

No, amiga. Esta no es la oda al sexo oral de las Spice Girls. Aunque debieron aprovechar el tirón. Ellas decidieron invitar a sus madres al rodaje del vídeo aunque no podemos confirmar que las que salen realmente fueran unas extras ya que las de verdad decidieron despistarlas por si acaso. Como curiosidad comentaros que en el estribillo final no dice nada de «Escupe».

If U can´t Dance

Esta no fue single pero oye, que te la vamos a contar. Y es que Geri, que como te hemos contado es medio española, dijo «esta es la mía, voy a decir unas guarradas», así como si nadie la viera ya un poco lasciva por enseñar las bambolinas en las revistas unos años antes. Ella nos canta un rap en medio de la canción en lo que es el prolegómeno del reaggeaton feminista: busca a un tío que se mueva bien y se alegra del miembro que tiene, así literalmente. Te recomiendo que la escuches, tampoco tienes nada mejor que hacer aparte de despiojar a tu gato.

 

 

 

 

 

 

 


Sobre el autor

Fon Cole

De los Cole de toda la vida.