Y, por fin, presentaron sus Dramas del Primer Mundo

Hace poco más de un año Capitán Sunrise, una de nuestras bandas favoritas, lanzó su segundo álbum de estudio titulado Dramas del Primer Mundo. Estaban en plena promoción con varias actuaciones programadas cuando irrumpió en nuestras vidas el SARS COV-2 para dar al traste con cualquier plan tanto colectivo como individual.
Estaba previsto un concierto de presentación oficial en el Café de la Palma que fue pospuesto varias veces hasta su cancelación definitiva hace unas semanas.

Ya nos estábamos haciendo a la idea de no poder escuchar en directo a los Capitanes hasta vete a saber qué año cuando anunciaron un Vermouth Concierto de dos pases para el domingo 31 de enero por mediación de Industrias Bala. Me faltaron manos para comprar mis entradas, y no iba desacertado porque las del primer pase se agotaron en minutos. Se celebró en la sala Siroco, en grupos de asientos de dos, tres y cuatro personas con un aforo limitadísimo de acuerdo con las normas sanitarias.

Allí nos presentamos y, en la puerta, pudimos saludar y cotorrear con los amigos hasta que nos dieron paso, grupo por grupo, tomando nuestros nombres y números de teléfono. Nos condujeron personalmente a nuestros asientos, pedimos unas bebidas y esperamos. Esperamos. Esperamos. Pedimos otra ronda y esperamos más.  No entendíamos qué pasaba mientras veíamos la puerta del camerino como un hormiguero personas iban entrando y saliendo.

Como tanta bebida hizo su efecto subí a los aseos y fue cuando di con la causa del retraso: cuatro policías hablando con los responsables de la sala entre un montón de papeles. Se asomaron varias veces a contar con los deditos las personas que estábamos sentados y, por fin, casi una hora después, los Capitanes subieron al escenario y abrieron el concierto con ‘Luna Roja’.

No os puedo describir la emoción. Estábamos tan cerca del escenario que Paco Cuenca casi me daba en la cabeza con el cable del bajo. Qué lujazo verlos y escucharlos así, prácticamente entre ellos. Pensábamos que estando tan cerca el sonido sería turbio, pero para nada fue así. Todos impecables: Santi Diego y Noelia Cabezas a las voces principales, Andrés MT a la guitarra y el incansable Franky Winky en la batería al borde de la posesión.

Siguieron con el tema que da nombre al disco ‘Los Dramas del Primer Mundo’

Como estaba en preferente pude echar una mirada de reojo a la lista y nos esperaban nada menos que 17 temas del repertorio completo del grupo, lo que hizo las delicias de todos.

En escena todo muy bien, con alguno de esos duendes que hacen sus diabluras en directo y que no solo son inevitables, sino que aportan su encanto adicional a estas actuaciones en vivo. Además, estaba toda la presión que supuso la aparición de la policía y el consiguiente retraso. Afortunadamente previeron bastante margen de tiempo entre los dos pases y nuestros Capitanes pudieron descansar.

El concierto se desarrolló de maravilla.  Se nota que son una banda muy consolidada, que con mirarse tres nanosegundos saben lo que pasa y cómo reaccionar. Pero, sobre todo, es que se llevan como una familia bien avenida. Me supo a poco a pesar de la hora larga que estuvieron tocando y me hubiera quedado gustoso al segundo pase, pero no podía ser, pues ya había gente aguardando en la puerta cuando salimos.

Esperamos con muchas ganas las siguientes actuaciones, que seguro irán viniendo.  Capitanes, de nuevo nos llenasteis el corazón de música y alegría, cosa que no tiene precio, queridos.

Podéis haceros con el disco tanto en CD como en Vinilo en las tiendas habituales de música.  Ojo, estoy hablando de comercios especializados, de esos que pueden desaparecer si todos acudimos a las grandes distribuidoras online.

Fotos y videos ‘live’ de Paul David Berry.


Sobre el autor

DMalignus

No te pases de Lista, que te vas a Diego de León......