Reflexión ante los acontecimientos tras la muerte del astro argentino, Maradona

25 de noviembre 2020

Fallece Diego Armando Maradona a los 60 años de edad, se declaran 3 días de luto en Argentina. Todo aquel que quiera podrá ir a visitar el féretro del astro Argentino en la Casa Rosada en Buenos Aires, para poder mostrar sus condolencias (hasta ahí todo bien).

    Pero qué pasa que estamos en PANDEMIA MUNDIAL, pero eso poco importa, ya que en Argentina parece ser que se vive o se siente el fútbol de una forma diferente, y se ha muerto el mejor jugador del mundo.

Pues así ya está totalmente justificado que miles y miles de personas (niños, bebés, gente mayor…..) estén aglomerados sin control alguno y con la emoción que el momento requiere.

Los medios de comunicación, a dicho suceso le dan una cobertura Mundial tan grande que poco importa, aparte de la Pandemia, que sea el DIA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

Lo importante es que se ha muerto Maradona que fue el mejor (futbolísticamente hablando). ¿Pero hace cuántos años 20 o 30 que fue el mejor? ¡Nadie se cuestiona nada! ¿En qué mundo y sociedad vivimos? Cuando ves a toda esa gente empujándose, para tirarle camisetas o gritarle sabe Dios que al cuerpo de un difunto.

¿Nadie lo pudo organizar mejor o mostrar el dolor ante la pérdida de otra manera? Y claro, como tienes que ser Argentino para poder entenderlo.

Con todo mi respeto, ¿Cuánta gente no se ha podido despedir de sus seres queridos por culpa de la Pandemia?.¿Cuánta?

Ante todo este circo quiero destacar DOS MUJERES que SI se cuestionaron si todo esto es necesario:

La primera Laura Pausini, que publicó en su Instagram:

«En Italia, la despedida de un hombre que sin duda es muy buen jugador de fútbol pero muy poco apreciable por mil cosas personales que se han hecho públicas. En lugar de la despedida de tantas mujeres maltratadas, violadas y abusadas»

 

Que comedida Laura y que políticamente correcta.

Pues tuvo que borrar su post porque la han puesto a parir simplemente por mostrar su opinión ante tanta cobertura sobre la muerte de un futbolista. Y que poco interés al día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer.

Y muchos dirán: ‘qué tendrá que ver’.

Pues mucho porque él era un maltratador, seguramente era el mejor futbolista pero también era un sin vergüenza.   

Los que lo justifican les interesa separar el futbolista de la persona, pero como hacer eso sí ante todo tienes que ser persona. Ni hombre, ni mujer, ni negro, ni blanco, ni Argentino, ni Español. PERSONA, y más cuando tienes tanta repercusión y tanta gente joven que quiere seguir tus pasos y te ven como un referente.

¿Estaba enfermo? Si

¿No era fácil ser Maradona? Tampoco. Pero tenía recursos para poder ser mejor y no le interesó. Prefirió ser su peor versión y alimentar su ego sin importar el daño que se hacía así mismo o a su propia familia.

Y también quiero destacar a Paula Dapena (hasta se han burlado de su apellido) de 24 años, Gallega y jugadora de fútbol en el equipo Viajes InterRías F.F., que se negó a permanecer de pie durante el minuto de silencio en memoria del futbolista. 

Ella declaró:

«Por las víctimas no se guardó ni un minuto de silencio, entonces, no estoy dispuesta a guardar un minuto de silencio por un maltratador»

«Para ser jugador, hay que ser primero persona y tener unos valores más allá de habilidades»

No puedo estar más de acuerdo con Paula, con su gesto. QUE VALIENTE al no querer compartir ese minuto de silencio, esta en todo su derecho.

Lo fácil sería hacer lo que todos hacen, pero ella no pudo porque es todo un sin sentido.

Ella mismo dice: ‘hice lo que me salió ante una situación que no estaba de acuerdo y que no entendía, después de ver los videos en que Maradona maltrataba a su pareja.’ 

Paula, por supuesto, ha sido amenazada de muerte y ha tenido que cerrar sus redes ante la avalancha de insultos  ¿qué clase de libertad tenemos? NINGUNA.

Quiero volver a recalcar que era un buen jugador, por supuesto, pero no todo vale. No se puede venerar, ni justificar, ni aplaudir a una persona que perdía las formas constantemente. Que abusaba de su poder, que era conmigo o contra mí, por muy buen jugador de fútbol que seas.

Se consecuente con tus actos. Si tienes un poder tan grande y una influencia tal en tantas personas que te siguen, que te perdonan, te justifican, te idolatran; que mínimo que ser ejemplar.

Ejemplar en ser persona.

NO TODO VALE Y NO TODO SE PUEDE JUSTIFICAR

NI SIQUIERA A MARADONA O AL REY DE ESPAÑA

QUE LE PREGUNTEN A SUS HIJAS: ¿Qué preferían que fuera mejor persona o mejor futbolista? 

Para reflexionar. Todo mi artículo es para reflexionar.


Sobre el autor

Libra 83

Bastante bien estamos para todo lo que nos pasa