¿Pero hace falta un día del Orgullo Gay?

Tantas y tantas veces hemos escuchado esta interrogación, a modo de increpar y denostar la proclamación de un día donde se conmemoran los disturbios de Stonewall en 1969, poniendo de manifiesto la necesidad de lucha por dignificar los derechos de las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales…

Pero realmente este post no versa sobre qué significa el día del Orgullo o de la necesidad de que todos los días del año muchas personas se dejan la piel (incluso la vida) en esta lucha. Debería estar superada esta pregunta resabiada, incluso malsonante, que hay quienes la relacionan con befa y escarnio.

Una de las verdades absolutas de la vida es que solo comprendemos lo que vemos o vivimos. Incluso ni así: hay mentes que rozan lo obtuso o navegan en lo romo y necesitan lo tangible para empatizar con ciertas situaciones. Y lo dicho, ni incluso así.

En estos días hemos «celebrado» el Día contra la LGTBfobia. El 17 de Mayo de 1990 la OMS eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales y cada año, desde el Comité IDAHO se coordinan diversos observatorios y mecanismos internacionales en relación con la lucha de la discriminación con un lema anual. Este 2020 es lema ha sido «Rompiendo el Silencio»  y la web la podemos encontrar AQUÍ.

En los próximos meses en el que debido al COVID19, los pocos actos públicos respecto a cualquiera de estos dos días señalados van a ser en muy petit comité, y debemos seguir aprovechando el medio virtual para llegar, difundir, educar y sensibilizar.

Nuestro granito de arena llega aquí recuperando una emisión de la televisión de Castilla-La Mancha de hace unos meses, en el programa «Gente Maravillosa». El planteamiento con una cámara oculta nos aboca a unas espléndidas situaciones, con ganchos incluidos, pero que no dista para nada de la realidad social que vivimos miles de personas del colectivo LGTBI+. Una idea muy interesante y de agradecer en una televisión cooperante a la visibilización de ciertas hijoputeces que puedes encontrarte a la vuelta de la esquina.

El chico protagonista es Daniel Reyes, propulsor del Colectivo Abanico de Albacete, cuyo trabajo de sensibilización y difusión es siempre notable. En vez de comentar el contenido a priori, os invitamos a visualizar el vídeo y dejar vuestros comentarios.

 


Sobre el autor

Fon Cole

De los Cole de toda la vida.