El disco que nos viene de Marc Almond

El próximo 31 de Enero Marc Almond sacará a la calle ‘Chaos and a Dancing Star’  un nuevo disco tras su maravilloso, intimista y emocionante disco anterior llamado «The velvet trail»  (2015). Tras unos años revitalizando su otro proyecto exitoso llamado Soft Cell, la estrella británica de 63 años parece no agotarse nunca, como tampoco se agota su creatividad y sus ganas de sorprender. Así que antes de enseñarnos el disco entero, Marc se ha apuntado a la moda de hacer más de un adelanto y ya tiene hasta tres singles de adelanto con sus respectivos vídeos. Podemos hacernos una idea de que no será un disco electrónico y que la crítica social El primero es una sorprendente colaboración con la flauta de  Ian Anderson el lider de Jethro Tull,  otro clásico británico. A mí no es un rollo que me vuelva muy locatis, peeeero…

La jugada le ha salido de rechupete porque el vídeo ya acumula cincuenta mil visionados, que al lado de todos los que triunfan en la actualidad no te pareceran muchos, pero si comparamos con las últimas dos décadas de Marc Almond, es un pequeño hito en su carrera.

 Marc no ha perdido ni un ápice de su calidad vocal ni lírica (haciendo letras) y su segundo adelanto es toda una declaración de intenciones, de alguien que sabe que en este mundo (donde la juventud es un valor), es muy difícil que vuelva a ser actualidad más allá de sus fans  de cuatro décadas. Es de agradecer que no esconda ni su edad, ni sus arrugas y las ponga en un primer plano (con mucho de polvo de arroz, eso sí, que ella siempre ha sido muy fan., en un baladón que precisamente habla de lo difícil que se hace el mundo cuando llega la decadencia.

Y si no querías caldo, toma tres tazas porque cuando acababan las Navidades, nos enseñó el que es su tercer vídeo y single. De nuevo se repiten palabras como «Last» «Time» «Forever» «Moment» y aunque aparentemente hable de amor, da la impresión de que en realidad está obsesionado con el paso del tiempo. Tal vez por eso pese  la canción recuerda a muchos de sus grandes éxitos de los ochenta. Visualmente, todo tiene un aire a lo David Lynch de lo más estimulante. Pero esa obsesión nunca es una tortura si no fuente de inspiración y eso vuelve a hacer de Marc Almond un artista muy grande, único y especial. Como ha demostrado en los últimos cuarenta años (que se dice pronto). 


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.