GLAS rozan el cielo

Para mi sorpresa (porque esperaba mucho)  las primeras escuchas del disco largo que  GLAS sacaron a la calle hace muy pocos días, me dejaron a cero grados. Ni frío ni calor. La primera vez reconozco que hasta me dio un sabor de boca más bien amargo. Cuestiones laborales me tenían muy liado y tuve que escucharlo a trozos y con prisas. Algo no iba bien, fue lo que pensé. Luego le di un par de escuchas perezosas y estuve a punto de abandonar…

Entonces llegó un día laboral que fue largo, espeso, deeeenso. Deseando estaba de llegar a casa, tumbarme y ponerme unos auriculares disfrutando de buena música. Veeenga, una nueva oportunidad a Todo Ha Cambiado Tanto, que así se llama el segundo trabajo de los murcianos. Y joder, menuda gran tarde me hizo  pasar, qué disfrute tan enorme…¡Estuve horas escuchándolo! ¡No podía parar! Además ya sé explicar lo que me pasó estos días atrás. Lo primero es que estaba tan ansioso que era imposible que nada estuviera a la altura de mis expectativas. Hay que sumar que es un disco que no entra tan directo como su primer trabajo . Pero lo fundamental es que hasta ahora no escuchaba el disco con calidad, si no que me lo ponía en esos altavoces de señorita Pepis que suenan como un cencerro en un coño.

Cuando por fin me puse los auriculares descubrí una producción llena de detalles que hace que las canciones suenen con capas de sonido que hay que ir descubriendo poco a poco, así que es normal que no lo apreciera a la primera. De la producción destaco los interludios entre canciones que unen con  belleza electrónica sorprendentel una canción con otra y que le dan un sentido a escuchar el disco entero y no saltando canciones. Al incluir más guitarras y batería, la traslación al directo será mucho más orgánica y efectiva (y mira que ya son buenos en directo). Me imagino a los GLAS ensayando como locos para que las nuevas canciones suenen como un tiro y me chorrean las bragas, amiguis. No sé como no me di cuenta cuando salió el primer single de adelanto. A mí Aquello en lo que creo no me entró tampoco a la primera y sin embargo, ahora bien puede decir mi Spotify que es una de las canciones que más he escuchado este año con mucha diferencia.:

GLAS enseñan todas sus cartas y les sale un repoker del baile, porque en este disco hay verdaderos pelotazos para hincharse a dar botes en los conciertos, Es imposible que no se muevan los pies con  temarracos como este:

La oportuna secuencia de canciones con los interludios de por medio consiguen que el disco funcione como un todo al que hay que dejar sonando hasta que haya melodías que se te claven la cabeza, riffs que suenan a gloria, subidones como el de Lo Que Me Cuesta Mirarte (¡Qué temarraco, madremía!) estribillos irresistibles que convierten al disco en una obra total que te lleva cerca, muy cerca del cielo. Todo esto que cuento lo convierten en un disco de largo recorrido que esconde muchas de sus virtudes  bajo una aparente sencillez popelectrónica, lejos del consumo rápido. De hecho, llevo más de una semana deseando tener minutos libres y poderlo disfrutar con ansia y frenesí, porque me reconozco adicto a un disco en el que tocan muchos palos, con el que se atreven con los medios tiempos o incorporan más complejidad en las canciones. Ojalá por fin tengan un reconocimiento merecido y los llamen para todos los festivales, porque nadie podrá negarles que son unos currantes de campeonato que cuidan desde los vídeos hasta los conciertos y eso hay que agradecérselo. Si encima hay un trabajo musical tan brillante como este, auguro que tendré (otra vez) una relación fructífera y satisfactoria de mucho tiempo. Como el amor. Así que entono el MEA CULPA por haber dudado y me pongo de rodillas ante GLAS.

 El disco sólo para tus oídos, acá:


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.