Cuando te fijas antes en el nombre que en la música

Hay personas que compran discos solo por sus portadas. Nada nuevo. También libros. Luego, el interior ya puede ser otra cosa. Hay portadas que son obras de arte mientras que los discos que incluyen pueden ser hasta bochornosos. Algún día haremos este mismo ejercicio pero a la inversa. Hoy me centro en esos nombres de grupos musicales que me enamoraron antes de saber ni quienes eran, solo notas de alguna de sus canciones desperdigadas por las emisoras de radio. Un proyecto con un nombre atractivo tampoco es sinónimo de éxito y viceversa. Que se lo pregunten a Presuntos Implicados o La Oreja de Van Gogh en este último caso. En el primero proyectos como Esplendor Geométrico o Esclarecidos no pasaron de ser grupos de culto. Para una inmensa minoría, eso sí. Me gusta un ranking, pues aquí hay uno más:

MERCROMINA

El los 90 mi melomanía decayó unos cuantos decibelios. Casi pisé fondo en ese sentido. Pocas cosas me interesaban más allá de algún ramalazo britpop (Blur, Suede o Elástica). Lo español me dejó huérfano a mediados de los 80, así que…Poco interés. Sin embargo este grupo me llamó poderosamente la atención. El nombre, sobre todo. Un nombre excepcional para un conjunto tan indie y de cuyas fuentes tantos y tantos bebieron (y beben) Y encima le iba al pelo. La mercromina, la reina de las curas caseras, la que tapaba las heridas, las cosía sin hilo con su característico color rojo. Hoy transparente, ya no es lo mismo. La discografía de esta gente estuvo plagada de heridas…ya lo creo.

 

PORNO FOR PYROS 

Una de las pocas excepciones noventeras del grunge que realmente me atrajo. Recuerdo leer su nombre en una Rock de Lux y éste captó de inmediato mi curiosidad. ¿Porno para Pyros? ¿Quien era Pyros? ¿Mi Pyros, el de la Patrulla X? Ellos vinieron al mundo después de la desaparición de Jane’s Addiction y, sinceramente, su música no me llenó huecos más allá de esta preciosa ‘Pets’, canción que aún escucho en bucle.

 

OVIFORMIA SCI/HEROICA 

Oviformia…otro de esos nombres icónicos, de culto, dentro del panorama nacional de la Electrónica. Fue en el 81 cuando descubrí al trío de Luis Prosper. Su música no me decía nada a pesar de ser un adicto, con tan solo 13 años, al tecnopop, más o menos comercial, de la época: El Aviador Dro o La Mode. Sin embargo el tiempo me puso en su sitio. Ya no como Oviformia, sino como Heroica—nombre que también me ha fascinado siempre— caí rendido a sus pies. Este clásico así lo demuestra.

 

PARÁLISIS PERMANENTE 

No es porque el nombre sea bonito, la verdad. Aunque para este conjunto de música siniestra sí. Perfecto. El apellido Benavente ya me traía loco. Me fijé en él desde Pegamoides. Era místico—quizá fuese postureo fino—, era mágico y su forma de entender la música ya me tenia enganchado, sin saber nada más que de aquel single compartido con Gabinete Caligari. En aquella obra de arte se incluía este clásico, ‘Autosuficiencia’. De primeras no me dijo nada, de segundas mucho y de terceras me hipnotizó. Siempre escribía este nombre en las tapas de mis cuadernos nuevos. Nunca tuve un póster. No salían en la Súper Pop.

 

LOVE OF LESBIAN 

De estos solo nos gusta el nombre y esta canción. Lo demás imposible. Es más, creo que el grupo va a ser fagocitado, para siempre, por la voz del cantante. La letra es una preciosidad importante pero ese engolado de voz es tan saturador que duele mucho.

 

PRESUMIDO

La primera vez que leí/supe de ellos fue por las redes sociales. Les agregué, o me agregaron, sin más. Me llamó la atención el nombre. ‘Presumido’, ¡qué maravilla! Directo, sin dobleces, algo pretencioso y chulesco. Son gallegos y les persigue la retranca. Así que comencé a escuchar sus primeras canciones. ¡Zas! ‘Necrotú y yo’ o ‘Vendetta’ obraron el milagro y, poco a poco, se han quedado. Espero que para siempre. Además me une cierta complicidad que crece, como su sombra.

 

NOVIO CABALLO

Un caso parecido al de Presumido. Calcado, diría yo. Redes (benditas por estas cosas) y curiosidad primera por unos señores que se ponen el nombre de uno de los comics más bestias que he leído nunca, ‘Mi novio caballo’. Es un nombre de banda muy potente, muy de cartel de festival. Y ya con su música a cuestas, el veneno se ha extendido y no tiene antídoto. Una de mis bandas favoritas del momento.

 

DINARAMA (SIN EL ALASKA)

Y no por nada, he sido muy fan de la diva mexicana. Lo he sido y aún lo soy (a veces). Sin embargo aquí no me cuadraba. Supe que tras Alaska y los Pegamoides se gestaba este proyecto de Carlos Berlanga y Nacho Canut, no sé si ya pensaban incluir a la cantante (sic). En cualquier caso las biografías dicen que, con la buena de Olvido una vez dentro de las filas de Dinarama, la compañía se empeñó en cambiar el nombre, del ya trío, y añadir el suyo. De hecho en ‘Canciones Profanas’, parece ser que aún no lo tenían muy claro. Fijaos como anteponían el Dinarama. Dinarama+Alaska.

Resultado de imagen de dinarama +alaska

Después, ya sí, bien clarito.

 

Resultado de imagen de deseo carnal alaska

 

Ya se podían haber hecho un:

FANGORIA

Aquí el nombre fue sin duda el enamoramiento máximo. No así su música. Sólo ciertos coletazos de sus primeros ‘Vulcano’ hasta llegar a ‘Una temporada en el infierno’, una de las mejores obras del electropop, yo diría que mundial.

 

MECANO

Aquí todo fue a la par. Escuché su nombre, o les vi en este videoclip que os acompaño. Recuerdo perfectamente el momento, con el vídeo ya terminando y el nombre del grupo: MECANO-HOY NO ME PUEDO LEVANTAR. Fue en algún programa de TVE, uno musical cuyo nombre no recuerdo. Un nombre perfecto para un proyecto modernísimo entonces. Un Mecano tan bien construido que luego dio lo que dio de sí. La magia de la primera vez, esa es la que perdura para siempre.

 

Acaba aquí la lista pero podríamos añadir a: Esclarecidos, Estación Victoria, Radio Futura, SuperSubmarina, La Mode, Esplendor Geométrico, La dama se esconde, Viva Suecia, Capitán Sunrise…


Sobre el autor

Mocico Viejo Official

Amante y amigo. A punto de abrazar la fe, pero a punto a punto. Viajero incansable y buscador de tesoros. Mocico andaluz y rabioso.