Vaquerizo se retrata de nuevo

A veces nos tenemos que poner serios, y es que El Señoro de La Señora no tiene ni un rayo de vergüenza.

Con los tiempos que corren y ante los ataques de las jaurías de la extrema derecha, hace falta ser muy mezquino para pitorrearse del feminismo (igualdad entre personas de distinto sexo) de esta manera y, encima, valiéndose de unos críos y en la televisión pública.

No es la primera vez que este Señoro sale por la tangente poniendo en evidencia lo que esconde bajo toda esa parafernalia de peinados y maquillajes: un ser vacío que, por no tener, carece hasta del más mínimo de los escrúpulos. Bueno, me corrijo, de algo sí que está lleno: codicia, soberbia y desprecio.

Es muy triste que todavía haya gente que le ofrece su apoyo y afecto incondicionales. De verdad que no comprendo que alguien así despierte simpatías entre personas con un mínimo de sentido común. Siempre haciendo aspavientos con la mano tonta para reírse en las narices de todo su público -quien le consiente todo- y, además, forrarse con ello. Porque tened claro que jamás hace nada gratuitamente.

.Bochornoso.


Sobre el autor

DMalignus

No te pases de lista, que te vas a Diego de León......