Mahmood ha venido para quedarse

Aunque ganara Arcade, la molona canción de Holanda que presentó Duncan Laurence, el ganador moral y espiritual de Eurovision es Mahmood y no sólo porque lo diga yo, Las listas de ventas y reproducciones van a su favor y lo está petando en Europa mucho más que la ganadora . Por una vez hay que incluir a España, que en el festival y en un ataque de buen gusto, le dio un porrón de puntos a Italia.

Mahmood es la demostración de lo equivocados que están los cuñados del mundo con sus opiniones (eurovisivas). de mierda. Gran momento para recordar que uno de los valores del temazo era su letra y si no sabes italiano, toma traducción:

Pero el mariquita hijo de inmigrantes egipcios no es flor de día ni un típico one hit wonder. Aparte de que ha sido número uno en Italia, a la vez que se sabía de su participación en el festival salía al mercado un EP («Gioventù bruciata«) lleno de temarracos y  ojo porque al menos tres superan a «Soldi«. Si lo escuchas más de tres veces, se convierte en una obsesión y no te lo quitas de encima. Un trabajo que demuestra que el chaval tiene criterio, ideas claras, buen gusto, sabe cantar y hacer canciones y vídeos tan chulos como el de «Milano Good Vibes» , el clip que tiene como imagen cumbre la del coche ahumado, una metáfora visual perfecta que explica la canción en un fotograma. Abre bien los oídos a esta maravilla (que debo haber escuchado en las últimas semanas como unas tres mil veces)  

 «Milano Good Vibes» resume un poco la personalidad  potente y reconocible que se ha ido creando Mahmood en tan poco tiempo. Melodías deliciosas que se pegan y que te obligan a cantarlas a gritos practicando el italiano ¡Y qué estribillos!  Escucha por ejemplo el de «Uramaki«…

Podíamos querernos en un parking

Cuando me has deseado lo peor

Devuélveme la poesía

Termino un urakami y me voy

Con una producción que trata de individualizarlo entre tanto clon intercambiable. Las letras hablan de la vida en los suburbios, del amor en un mundo extraño,  del desarraigo, de familias rotas y de lo difícil de encontrar tu hueco en una sociedad que te rechaza por lo que te hace diferente.

Suma una estética macarra y poligonera sin agresividad y casi dulce, muy cuidada. Aunque el chaval intente disimularlo, lo ves con los modelitos que luce en «Pesos» (canción del 2017, ojo) y te das cuenta que se está construyendo como estrella global de manera muy inteligente.

Inevitablemente, toca hablar del morbo del niño. Mira que supuestamente no es nada mi rollo, pero diantres, me lo follaba sin fin mientras de fondo se escucha «wyomini, chu points». Me pasa lo mismo con su música, que no es nada mi rollo y aquí ando, escribiéndole un post.

De la raya a la derecha al pelo rapado, del flequillo a los rizos, con barba de tres días o afeitado, le gusta cambiar y asumir la estética como parte de la música. Lo combina con vídeos cuidados y coherentes con el cantante y su rollo. Y todo, fuera del armario y sin tener que haberse inventado una novia en la Italia de Salvini, (que se puso como una gorgona al enterarse de a quién mandaban al festival), 

Sin ser el colmo de la expresividad, la cámara lo quiere y él se deja querer, con la expresión chuleta que cambia cuando lo ves hablar y saca la pluma dulce que aún lo hace más follable..¡Ay que me lo como!

Las comparaciones con Rosalía son oportunas. Ambos representan un tipo de artista parecido. A saber: joven rebosante de talento, tangencial que traspasa límites y no tienen prejuicios, fabricando fusiones y mezclas que niegan el puto discurso de la pureza, que como decía Morente, es cosa de nazis.

Hablo de «construir» porque viendo los comienzos del chaval en el 2013, cantando en inglés un housecito suave y con aires de chapero, la evolución es una cosa barbarey. 

Ahora tontea con el trap y gotitas de rap, con la canción melódica italiana, algún toque oriental, letras urbanas y un registro vocal mucho más amplio del que da a entender «Soldi». Lo vocal es una de las razones por las que me fascina «Asia Occidente«, con esos falsetes tan chulos y un estribillo que me vuelve locatis.

En resumen; que me he hecho muy fan,  Lo voy a seguir muy de cerca porque creo que tiene mucho que aportar y lo disfruto con pasión y me da esperanza, porque si la música que nos viene en el futuro es como la de Mahmood, la disfrutaré un güevo.

PD; Me rechifla esta remezcla de Soldi


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.