Divergencias

El colectivo LGTBIQA+ agrupa a gente de todos los sexos y orientaciones posibles, pero a pesar de todas las siglas que acumula, y que sigue sumando, hay una gran tendencia por la estereotipación. Parece que los gais o lesbianas, trans, etc. tienen que ser todos iguales; que les guste la misma música, ropa, deporte, que seamos hedonistas y vivamos bajo el lema “carpe diem” o “Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver“ (que erróneamente se atribuye a James Dean).

Pues bien, este post está hecho para demostrar que en la redacción somos perros verdes, que nuestros gustos o formas de pensar o ser no encajan con el “mainstream” que tanto nos quieren vender los medios de comunicación y que además, nos sentimos MUY orgullosos de ello.

Juambe Muñoz

¿Divergencias yo con el colectivo LGTBIQuecoñazodesiglas+? ¡¿Pero qué invento es este? A ver si nos ubicamos un poquito que menuda semanita me estáis dando: Sicilia, 1922, un niño nace con un carnet en la boca, en el carnet pone maricón diplomado, la comadrona descubre que el niño ya trae ladillas, seguidamente el niño defeca el meconio, la comadrona descubre que el meconio es puritita purpurina. Que no me hagáis líos. Yo no tengo ninguna divergencia con el mundo gay, a mí que me registren si quieren que yo ya me lo he fumado todo. ¡Pero si salgo en el diccionario! Buscad ‘twinkmassivecock’, pero buscad más rápido que esto es un comunal y hay que apretar. ¿Lo veis? Os lo dije: Maricón pluscuamperfecto.

Y no podía ser de otra manera porque todos los gais somos perfectos y todo en el mundo gay es perfectamente perfecto: Nuestras plumas son perfectas pero nuestra machirulez, si se da el caso, también es perfecta. Nuestos leitmotivs de vida: perfectos. Nuestros bares: perfectos. Nuestras tiendas: perfectas. Nuestros barrios: perfectos. ¿Nuestros cuerpos? No me hagáis repetirme. ¡Y qué decir de nuestra música! ¿Acaso no es perfecta nuestra música? Por supuesto que es perfecta, pero solo si la comparáis con una cáfila de chicharras espitosas y enrabietadas de DDT en pleno agosto canicular.

Ahora en serio: YA ESTÁ BIEN. Yo habré nacido con ladillas, pero vosotras habéis nacido todas con unos taponacos de cerumen en las asas que no los ablanda ni el KH7.

A ver, apuntad: Reincidentes, La polla records, Soziedaz Alkoholika (con cetas y kas, que si no vais pa septiembre), Boikot (sí, ya todo lo que os dicte va con cetas y kas) ROSENDO ES DIOS (esto todo en mayúsculas), Evaristo Páramos es el mesías (esto normal pa diferenciar), Mamá ladilla, El último ke zierre, Kaótiko, Eskorbuto, Piperrak, y por supuesto él: Manolo Kabezabolo. Miradlo. Qué digo miradlo, ¡admiradlo! Madre de Cristo Puto, ¡¡¡¡COMO TIENE QUE GOLER ESE HOMBREEE!!!! Yo es que es verle con el dedico así y…, pues eso, que Madonna me la coma y a la vez diga Pamplona.

MM

No tengo gimnasio; no tengo bueno gusto; no tengo ojo para elegir como combinar colores; no tengo sentido del orden ni necesidad de tener la casa limpia como una patena; no tengo afición a los rayos uva; ni a las depilaciones; ni a ir siempre a la moda; apenas gasto dinero en ropa ¿De verdad soy maricón, doctor?

DMalignus

Lo que no comparto es la mercantilización de «la causa». Que se hayan servido de ella como objeto de negocio y que todo haya terminado en un desfile de carrozas que vanaliza al colectivo y enormes ingresos para unos pocos.

Cuando todo este movimiento comenzó en nuestro país aún estábamos en los años 70.  Fue muy trabajoso porque nadie tenía la menor intención de tomar en serio a «esos maricones». Barcelona dio el primer paso 1.977 y al año siguiente Madrid convocó su primera manifestación en pro de los derechos de los homosexuales.

Recordemos que, entre otros horrores, ser gay era considerado delito según la ley de vagos y maleantes, y se nos machacaba sistemáticamente: si te detenían te hacían de todo y te molían a palos en comisaría para terminar de joderte con los antecedentes policiales.

Año tras año se fueron sucediendo manifestaciones que recorrían el centro de Madrid y Barcelona, concentraciones de gran carga reivindicativa aunque se remataran con una fiesta tras su finalización. Paso a paso se fueron consiguiendo cosas muy importantes. Eso es innegable.

Chueca era un barrio muy deprimido por aquel entonces: edificios en ruinas, población envejecida, prostitución, tráfico de drogas, delincuencia y mucha violencia pero, en 1.986, se escogió este barrio para celebrar un seminario sobre homosexualidad que derivó en la fundación del COGAM justo cuando la «Neumonía Atípica» comenzaba a segar vidas entre la población gay.

El COGAM puso a Chueca en boca de toda la población homosexual y fue crucial para varias cosas muy importantes: dar visibilidad a la población gay, transmitir toda la información disponible en cada momento sobre el VIH, ofrecer apoyo y ayuda a personas en problemas por su condición homosexual, anular la criminalización de la homosexualidad, restablecer derechos como el matrimonio, etc.  Todo muy importante.

Por la parte que me toca colaboré con el COGAM siempre que pude y de manera totalmente desinteresada al igual que otras muchas personas. Hablábamos con cierto orgullo y mucho respeto de «La Causa»: nuestra causa.

Manteníamos reuniones, elaborábamos muchos escritos e informes para el Ayto. la CC.AA. los ministerios de Sanidad y de Interior, «reclutábamos» psicólogos, médicos, abogados y otros profesionales que pudieran y quisieran colaborar altruistamente. Era un trabajo intenso pero muy gratificante.

Todo iba bien aunque yo ya notaba cosas raras como que los primeros dirigentes (no voy a dar nombres) comenzaban a desenvolverse de otro modo: se veía que «manejaban pasta» de una manera cada vez más evidente… Hasta que un día escuché unos gritos que venían de un despacho de la asociación, era conversación muy subida de tono entre dos de aquellos «responsables»: se estaban peleando por dinero -mucho dinero- conseguido mediante mercadeo de viviendas y locales en el incipiente barrio-negocio…

Se me cayó la venda y vi claramente que «La Causa» en realidad era «Su Negocio». Todo cambió: aquellas cosas raras -no solo esta que comparto- cristalizaron tomando una horrible forma.

No pedí explicaciones porque la evidencia era aplastante. Hablé con mis atónitos compañeros y comuniqué mi salida de la asociación.

Como era de esperar trataron de encubrirlo todo, me pusieron verdeazulvioleta y pasé a engrosar su lista negra, que ya era larga cuando me incluyeron. Si: los que luchaban por no ser señalados ni fichados usan listas negras, todo muy coherente.

Insisto en que reconozco y celebro todos los logros conseguidos, pero no puedo soportar los «efectos secundarios» Nos utilizaron groseramente.

El tiempo me ha dado la razón cuando veo en lo que se han convertido finalmente La Causa y El Orgullo Gay: un enorme negocio espurio y deshumanizado más que ni siquiera trata de disimular sus fines. Tan solo intenta torpemente de ocultarse bajo toneladas de lentejuelas, purpurina y banderas arcoiris.

No se trata de rencor ni mucho menos de odio, sino una sensación de fraude que no se diluye.

MuTarr

Creo que el hecho de ser científico, bastante freaky, geek y con más interés en los juegos de rol que en ir a la WE o fiestas similares ha hecho que no me identifique mucho con los estereotipos que intentan vender sobre nosotros, pero sobre todo, hay una cosa que no puedo más, que tengo que contarlo, que es mi secreto y que me toca re-re-re-salir del armario:

«Ay, otra cadera a la mierda…»

¡¡¡NO SOPORTO A MADONNA!!!!! No he ido a ninguno de sus conciertos; no he comprado sus discos; no me veo sus tours en Youtube. Y lo mismo me pasa con Kylie, Mariah Carey, Cher, Beyoncé y todas las pavas-divas de turno. No, no soy un esnob (bueno, a veces sí), he bailado sus canciones y alguna me sé; pero llegar a rayar la obsesión, tener hasta la cagarruta en versión limitada que vende la tonta de turno (y que se pegan codazos por conseguirlo); pues va a ser que no.

Ah! Y me parece que Rupaul Drag Race es una memez! Ains, qué a gusto me he quedado. FIN.

Sed valientes ¿En qué os diferenciáis? ¿Qué os hace único? ¿Os gusta llevar shorts de ganchillo y los tenéis escondidos por miedo al qué dirán? ¡Romped los armarios!


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.