Recordando a…Marvin Gaye

El 2 de abril de nuestro 2019, Marvin Gaye hubiera cumplido 80 años. Una de las leyendas de la música, ésa que escribe con mayúsculas la onomatopeya del grito del soul y el susurro del sentimiento, se convertiría en el Frank Sinatra de color para honrar los anales de la música de todos los tiempos. Marvin Gaye nació en Whasington; la ciudad que fue edificada sobre un pantano de mosquitos, un dos del cuatro de 1939. Cocinando convenientemente su apellido en honor a su ídolo Sam Cooke, lo cambió, añadiéndole una e. El que fue uno de los componentes fundamentales del sonido “Motown sound”, además de músico, cantante y productor de soul, smooth soul y Blaixplotation, llevó su más que azarosa vida hasta un final más que terrible, desolador.

via GIPHY

Su padre le pegó un tiro la mañana del 1 de abril de 1984. Gaye llevaba la misma ropa que se había puesto seis días antes. Y tampoco se había quitado de la cabeza la idea de una manía persecutoria y una lacerante soledad, que le arrastraba a lo paranoico. Dos días después de su muerte, fue enterrado en compañía de las 10 mil personas que fueron a su entierro y que le vieron vestirse, por última vez, con su uniforme militar blanco y dorado que utilizó en los conciertos de su última gira. Allí, Stevie Wonder le cantó; Smokey Robinson le dedicó un emotivo discurso. Y más que nunca la pregunta, “¿Qué está pasando?” adquiría significado. En su habitación, además del poso de una vida desafortunada, dejó los últimos gramos de coca y las múltiples películas porno, que funcionaban como extintores de una vida, cuyo polvo químico nunca apagaría esa llama de soul incandescente. Su padre, el reverendo Marvin Gaye Jr, fue acusado de abusar de su hijo, además de fijar en él un profundo rencor por su fama y reconocimiento. Así, a centímetros del cuerpo de su hijo, su esposa le oyó decir: ” Madre, voy a recoger todas mis cosas y largarme de esta maldita casa. Mi padre me odia y no volveré jamás”. Así fue.

via GIPHY

Su padre fue condenado a seis años de cárcel, en noviembre del mismo año del asesinato. Su esposa ya tenía el divorcio, muriendo tres años después. Del hijo ya se comentaba que estaba arruinado a principios de los ochenta. Alberta Gaye fundó, en 1986, la Marvin P. Gaye JR. Memorial Foundation, para ayudar a personas con problemas con las drogas y el alcohol.

via GIPHY

Falleció un año después, sin poder ver abierta esta Fundación. La exesposa de Marvin Gaye, Jan Gaye, también sufrió la vida decadente del mito; asegurando en su autobiografía (“After the dance: my life with Marvin Gaye”), que fue amenazada por el artista con un cuchillo en su garganta, tras haber consumido hongos alucinógenos y cocaína. En dicha biografía, el actor Ryan O,Neal tampoco sale muy bien parado. Niebla, sombras y eternidad en un mito. Forever.


Sobre el autor

Ángel Del Olmo

Donostiarra de nacimiento, madrileño de adopción. No me aburro (sólo huyo) porque, como decía Leolo -porque sueño, yo no lo estoy-.