Activos a examen. ¿Veredicto? Casi todos, unos TORPES

 

Pues sí, ahí las tienen, lozanas y vigorosas, altivas y níveas, rúbeas o achocolatadas pero siempre apetecibles.

Rotundas o más bien discretas, tersas o amelocotonadas, negras, blancas y amarillas, y hasta rojizas las hay: Las nalgas de un hombre, tan ricas y sin embargo, las más de las veces, francamente insatisfechas.

Que la figura del activo está sobrevalorada ya lo tenemos que ir teniendo clarinete. Y que hasta aquí hemos llegado también; que sois todos unos torpes y que no, mira, que no valéis ni para tomar por el culo.

Tengo una amiga en el Facebook a quien encantan las cifras. Y yo es que soy muy de letras, a mí las cifras en principio me aburrían; pero a fuerza de leerla a ella, las he ido cogiendo cariño. En serio, hagan la prueba; no solo son un sano ejercicio, sino que a la postre, hablar con las cifras en la mano resulta un ejercicio absolutamente esclarecedor. Y eso, que pensando en los activos (ay, cuántas horas de valioso pensamiento desperdicio yo en vosotros…) pues que me ha dado por buscar algunas cifras. ¿Y qué he encontrado? Pues más o menos lo mismo que encuentro siempre en vosotros, algo de tiempo perdido y todo mi gozo en un pozo: No hay estudios oficiales sobre la distribución poblacional de roles. Y si alguien sabe de alguno, por favor, que me deje el link en los comentarios. Ando ansioso por saber.

Pero quien busca con serio afán denodado, siempre algo acaba encontrando, y después de tirarme toda la santa tarde googleando (tampoco tenía nada mejor que hacer, ni prisa alguna, ni nadie que me la meta) pues me he encontrado con esto. Y a ver, no me vayan a gritar, que a mí me ponen muy nervioso los gritos; les advierto desde ya que no se trata de ningún estudio estadístico, así que tómenlo con pinzas. Apenas se trata de una modesta muestra extraída de un foro de contactos valenciano por el portal Soitu.es, para un artículo sobre roles sexuales entre gais. Y esto fue lo que en su momento encontraron los chicos de Soitu:

Activos: 53. Activos/versátiles: 75. Versátiles: 103. Versátiles/pasivos: 40. Pasivos: 20. Total: 291. Porcentajes: Activos: 18,21%. Versátiles: 74,91%. Pasivos: 6,87%.

Como os digo, apenas se trata de una muestra diminuta, 300 maricones son muy pocos maricones; peeero, hay algo en esta muestra que me resulta verdaderamente significativo: Los que se declaran 100% activos superan a quienes se declaran 100% pasivos en una proporción de 3 a 1. ¡BANG! 

¿Entonces qué pasa aquí? ¿No estaban los activos en peligro de extinción? ¿Acaso los valencianos son los más machos del mapa? Pues no digo yo que no, porque tampoco lo sé. Pero me da en la nariz que la razón tras el mito va quizá por otro lado. Lo digo y vale, no estoy más que suponiendo, pero o mucho me equivoco, o lo que vemos aquí es mogollón de marica de armario, pero de fondo de armario muy al fondo. No es que haya menos activos, es que mientras que la mayoría de nosotros estamos fuera, la mayoría de ellos no salen jamás de los foros. ¿La razón? Pues imagínenselo… ¿Y ahora qué? ¿Quién es aquí el más machote? Y más importante aún, y lo escribiré en renglón aparte y en negrita, porque creo que la pregunta en verdad lo merece:

¿Podría alguno explicarme por qué coño los entronizamos como los entronizamos? Por su escasez ya ven que no, pero por las alegrías que nos brindan me parece que tampoco. Y no hablo solo de mí, que total, yo puedo tener mala suerte y ya está, tema zanjado. Pero no, es que no hablo ya de mí, es que el descontento es generalizado. Lo he compartido muchas veces y al parecer hay consenso: Los activos no se lo curran una mierda.

Señoras mías, el próximo día seis de junio se celebra el día del pasivo. ¿Que ya estamos? ¿Que por qué tiene que haber un día para todo? Pues miren, yo qué sé, pregúntenselo a Petete, pero el caso es que a mí me viene de perlas esta fechita en concreto, porque el día seis de junio yo pienso hacer huelga de piernas cerradas, se lo juro por Lisístrata. ¿Les parece exagerado? Pues dichosas de ustedes si así lo creen, pero verán, yo es que tengo, digamos…, un baremo. Y es mi baremo, lo sé; pero fite tú qué casualidad jamía, que cuando lo hablo con alguien, casi siempre coincidimos; la mayoría de pompis andamos bastante de acuerdo.

A lo que iba, mi baremo: En uno de los extremos de ese baremo se sitúa un profuuundo bostezo. En el otro extremo está el levantarse uno al baño y caer redondo al suelo porque las piernas no te sostienen. ¿Les doy el resumen de lo que llevo de año? Pues mejor será que no, qué necesidad de deprimirnos; pero sí les diré que la última vez que yo he experimentado esa parte derecha más extrema en la curva de resultados de mi muy personal campana de Gauss, no ha sido en lo que llevamos de año ni tampoco el año pasado, sino el anterior. Y además les contaré que el sujeto responsable de tan magno acontecimiento tenía más pluma que Toro Sentado. Chupaos ésa, maricas malotes.

Vale, ahora vamos con nosotros; pasivos que Dios ha unido que no nos separe el hombre. Seguimos con las muestras pequeñas y familiares, ¿vale? Yo es que soy un poco así, como muy de andar por casa. La cosa es que este fin de semana nos hemos juntado unos cuantos a cenar y, qué infeliz casualidad, todos los comensales a la mesa compartíamos mismo rol e idéntica frustración. El caso es que la citada fecha salió a colación, y yo, que últimamente ando un poco vaguete para escribir, eché a rodar el rec de mi celular y el resultado ha sido el que sigue.

Peeero, antes de transcribirles la charla me gustaría hacer una advertencia: ¿Es usted un gay activo? Y cuando digo activo quiero decir, pues eso, activo; no un pasivo despistado que jamás ha tenido el arrojo suficiente para meterse por ahí dentro algo un poquito más gordo que la capucha de un bic.

Vale, entonces activo, ¿no? Pero activo, activo, ¿verdad? ¡All right! En ese caso, y en este punto, tiene el señor dos opciones:

La primera es dejar de leer justo aquí. Si escoges esta primera opción podrás seguir sacando pecho por los bares y luciendo sin complejos esa impagable sonrisa de great pretender. ¿Sí? Vale, pues chao. Un placer, campeón, y a seguir rompiendo corazones por ahí, ¿eh? Aúpa tú.

Genial, más anchos estamos. Ahora, la segunda opción es continuar leyendo. En ese caso igual te me vienes un poquito abajo así de primeras; pero chico, con un poco de suerte a lo mejor hasta aprendes algo para tu próxima cita de Grindr y consigas sorprendernos, en lugar de dejarnos muertecitos de la risa como la mayoría de las veces.

De acuerdo, pues ya sin más dilación, esto es lo que el viernes se dijo durante la sobremesa (omito quién dijo qué y los que estábamos, porque eso a nadie le importa):

—Vale, ‘activo cañero’, abro hilo…

—Juas, juas, juas. Uno de cada diez y estoy siendo generoso.

—Ya, pero imagino que hablas de República Dominicana.

—Hombre pues claro, no va a ser aquí. Lo de aquí es para montar una funeraria, así te lo digo.

—Bueno, y si nos ponemos exquisitas, a mí ya ni el Caribe me sorprende. ¿Os cuento mi último negro?

—¿Dominicano?

—No, no, este creo que era cubano. Por el acento lo supongo, porque no se lo pregunté. Bueno, el caso es que el tío me dio un tostón impresionante antes de decidirse a quedar; que si la mayoría de pasivos al final se le echaban para atrás, ¿sabéis? Vamos, como que la mayoría comíamos con los ojos y que luego nos sobraba negro por todas partes. Eso me dijo, el muy subnormal.

—¿Tanto cargaba?

—A ver, sí; pero lo de este no era una cuestión de longitud, que a mí más de quince ya me sobran. La cosa es que el tío tenía un bote de cocacola, ¿vale? Tal cual. En mi puta vida he visto algo semejante, y eso que en la foto parecía menos, pero cuando me la vi a un palmo del jeto casi me desmayo.

—¡Esas! ¡Esas son las buenas! ¿Y…?

—Pues que me hice demasiadas ilusiones. El caso es que como el tío insistía tanto, pues me preparé. La hora que tardó en llegar me la pasé ejercitando, porque si esperas a que te preparen ellos, lo llevas claro, maricón. Así que cuando el tío llegó, yo ya estaba súper receptivo. Quiero decir, que yo sí cumplí mi parte, ¿no? Bueno, pues al final terminé cumpliendo mi parte y la suya, porque el señor llegó a casa, se sacó esa monstruosidad y se tumbó boca arriba en la cama; y hala, ahí me las den todas…

—Buah, ¡de esos hay tantos…! Vienen como a hacerte un favor. Muñecos hinchables e hinchados de esteroides y de ego. Absolutos incapaces. Y mira qué bien que lo mencionas, porque esa es una muy buena: ni siquiera los que se mueven un poco llegan nunca a usar los dedos.

—Es verdad, los dedos no existen. Se ve que todos nacen mancos.

—Total. Yo no sé si es que les da ascazo o qué.

—No, no, olvídate. No es asco, es solo puro egoísmo, egoísmo total; y que no les da el cerebro más de sí.

—Bueno, yo ahí, tengo una excepción…

—¿De verdad? ¿Y cuánto cobra tu excepción? ¡Dime!

(RISAS)

—Calla, que lo mejor es que me lo hacía de gratis. En serio, cómo usaba los dedos ese hombre. Jamás me han llevado tan alto. Casi que prefería los ‘pres’ que luego después todo el resto. Pero todo tiene su explicación…

—Verás…, a que me lo estoy imaginando… ¿Bisexual?

—¡Cooorrecto! Un perrito piloto para la señorita. ¿Y eso? ¿A ti también te ha pasado?

—Con alguno he dado, sí; y es verdad, los que follan con tías acaban aprendiendo a la fuerza porque no les queda otra. Es que, si no, no se comen una mierda. Las tías lo tienen claro, los nextean a la mínima, que es lo que tendríamos que hacer nosotros.

—Ya, lo que pasa es que si te quitas a los pasivos que se creen que son activos, a los versátiles que tal bailan, y a los que empujan al ralentí ¿qué coño te queda? Para uno que te encuentres activo de verdad y que se mueva un poco bien, como para nextearlo porque no utilice los dedos…

—O porque no te quiera comer el culo, que esa es otra.

—Ay amiga, y tanto. Yo es que ya ni me depilo. Total pa qué…

—A ver, a ver… Yo lo que digo: La prueba de fuego son los dedos, sí, pero no los de las manos. Abro hilo.

(RISAS)

—Es verdad.

—Total.

—Una verdad como un templo.

—En serio, a mí me llegan a separar los toesitos y les perdono que ni me lo toquen, ni me lo coman, ni me regalen pinches flores.

—Joder, descarado, yo la verdad que ya ni me acuerdo de cuándo fue la última vez que se me encogieron los pinreles.

—Ya, es que para llegar ahí se tiene que dar un todo. Que el tío te mole, que lleve buen ritmo y que además sepa ser burro… Porque ser burro no es cuestión de profundidad, que la mayoría se piensa que es adentro, cuando en realidad es alrededor.

—Absolutamente. Qué manía con empujar sin ningún sentido.

—Eso. ¡Y luego se enfadan porque les pones las manos! ¿Es que no ves que me estás haciendo polvo? ¡JO-DER!

—No, no lo ven. Es que se ciegan.

—No, no se ciegan, es que no tienen ni puta idea. Y que pasan de aprender. Pero yo lo tengo claro, yo también paso de los de veinte. Todos esos centímetros extra no sirven para nada. Yo ahí estoy contigo, a mí botes de cocacola, por favor. Las anacondas están muy bien en el porno, pero chica, es que una no es una actriz del porno. Que se lo sufran las que lo cobran. La vida real es otra cosa.

—Botes de cocacola yo también, o hasta de pegamento de Imedio, mira si lo pongo fácil; pero que se tiren el rollo y que te calienten un poco primero, que no cuesta nada, joder; y que te agarren el culo durante, que se note que tienen manos y que les gustan los culos, que todos tienen la puta manía de agarrarte de los hombros.

—Volvemos a lo mismo, el ansia demencial que tienen por llegar al puto fondo y por dejarte hecho polvo. Tócame el culo, joder, que para algo me estoy matando en el gimnasio.

—Eso, eso, y que te besen primero, y durante, y después también; que la mayoría solo sabe lanzar escupitajos.

—Ay sí, chica, qué puta manía.

—Es que uno o dos lardos están bien, pero tooodo el rato, como que cansa.

—Que cansa y que humilla en demasía.

—Mirad, yo es que a veces lo pienso y es verdad. No es tan solo dilatar, que la mayoría de las veces te ves obligado a dilatar sin ayuda y en apenas unos segundos, porque se supone que es lo que hay. Es que no dan ni una, ni una ni media ni cuarta. En serio, y no es por hacer sangre pero por favor, levantad la mano aquellos de vosotros quienes:

• Tengáis controlado a la perfección el reflejo faríngeo.

(TODOS LEVANTAN LA MANO)

• Conozcáis las distintas zonas erógenas de la genitalidad masculina verbigracia el glande, la corona del glande, el cuello del glande, el prepucio, el frenillo, el saco escrotal, el rafe peneano, el rafe escrotal, el rafe perineal y el ano.

(TODOS LEVANTAN LA MANO)

• Sepáis que cada una de esas distintas zonas erógenas requieren de una estimulación distinta y que no todas excitan de igual manera a todos los hombres ni tampoco en todas las ocasiones al mismo hombre.

(TODOS LEVANTAN LA MANO)

• Sepáis mamarla sin dientes.

(TODOS LEVANTAN LA MANO)

• Tengáis de sobra sabido que un buen perrito arquea la espalda hacia abajo y no hacia arriba; porque arquear la espalda hacia arriba es algo que a cualquier activo le saca de quicio de un pasivo.

(TODOS LEVANTAN LA MANO)

• Seáis conocedores de la fuerza de los músculos del ano y sepáis cómo apretar sin hacer daño.

(TODOS LEVANTAN LA MANO)

• Estéis al corriente de que a pesar de las apariencias, el pene es un órgano frágil que literalmente se puede partir y que, por tanto, existen posturas arriesgadas en las que hay que moverse con cuidado.

(TODOS LEVANTAN LA MANO)

Y ahora, por favor, levantad por última vez la mano todos aquéllos de vosotros que, sabiendo todo esto, además lo pongáis en práctica en el sexo pensando en el placer de vuestro compañero, sea quien sea el compañero y así no sepáis ni su nombre, por una cuestión de mera urbanidad…

(TOOODOS LEVANTAN LA MANO. TO-DOS)

Bien, pues entonces el veredicto está claro. Somos auténticos virtuosos del sexo frente a auténticas nulidades sexuales. Y yo creo que ya está bien.

Pues eso, que como creemos que YA ESTÁ BIEN, quien tenga oídos para oír, que oiga, o que preferiblemente escuche. Quien tenga ojos para leer, que nos lea, pero que nos lea atentamente. Quien tenga generosidad para ofrecer, que investigue. Quien tenga dedos para estimular, que estimule. Y que quien tenga lengua la use, y si no que se te caiga muerta y podrida de no usarla más que para criticar o para contarnos a todas lo MEGA MACHO que eres.

Y a ti que estás hasta las narices de que te traten como a una persona de segunda, que estás aburrido de que ignoren tu placer, tus rincones, tus ritmos y tus tiempos, tus legítimas necesidades…; a ti que estás hasta el orto de que tu lugar en la cama haya sido denostado, ridiculizado, minusvalorado e incomprendido por sistema y desde siempre, a ti te digo: nene, eres pasivo, vales un potosí, EMPODÉRATE y empieza a mandarles un poquitín a la mierda, porque la mayoría no se merece otra cosa.

EL 6 DE JUNIO LOS PASIVOS HACEMOS HUELGA

TODOS SOMOS POWER BOTTOM

FOLLAR NO ES USAR

¿ERES ACTIVO? PONTE LAS PILAS

¿ERES PASIVO? DIGNIFÍCATE, JODER.


Sobre el autor

Juambe Muñoz

Plancho hasta la toalla del gato, y por los dos lados