Algunos de los mejores libros del 2018

Bofetadas” de Pedro López Pérez es un conjunto de relatos que consigue que cada uno de los textos despierte tu alma lectora y te deje exhausto tras un tour de forcé cercano al mejor Carver o Saunders. Señor Dondon
 
Bofetadas” de Pedro López Pérez. El relato es uno de los géneros literarios que más leo, y sé que conseguir que en un par de páginas una historia quede bien cerrada o bien abierta a interpretaciones, sea sugerente o dibuje una atmósfera tangible es difícil de conseguir. En “Bofetadas”, Pedro López no sólo dosifica la narración de cada relato de forma sobresaliente, sino que introduce al lector en unos ambientes palpables a los cuales o bien le arrastra de súbito u ofreciéndole la contemplación de un lago en calma al que lanza una piedra y cuyas ondas describe con una sobria riqueza de matices. En Pedro López conviven dos narradores: al que le importa el qué y al que le preocupa el cómo. Fakeplasticboy
 
«Bofetadas» de Pedro López. Lo mismo es barrer para casa, pero os prometo que no es por conocer al autor, es que, como lector de cuentos, me sorprende que haya alguien, a día de hoy, que les haya cogido tan bien el pulso y de una forma tan variada e interesante. Debería ser un must en tu lista de regalos para Navidades. Skyzos
 
Aunque no es de este año, lo mejor que me he leído en 2018 es la trilogía ‘Vernon Subutex‘ de Virginia Despentes. Personajes que amas y odias al mismo tiempo y una trama farlopera y musical que sería del gusto de cualquier indie que se precie. Mocico viejo
 
«Los 30 apellidos» / Benjamín Prado Donna Semen
 

El Invierno Que Vendrá” / Jesús Manrique. Donna Semen

 
«Quédate conmigo» de Ayobami Adebayo. Me compré Quédate conmigo alentado por algunas cuentas de Instagram que lo recomendaban, y ¡qué acierto! La historia de Yejide se inserta dentro de ti desde el principio. Con un lenguaje sencillo y sin estridencias, Ayobami Adebayo nos cuenta la historia de una mujer que sufre, que vive, que ama, que llora y que, sobre todo, lucha; todo ello con un trasfondo político de un país (Nigeria) confundido y en transición. Recomendable para todos aquellos que os gusten las historias con sensibilidad y con un factor humano alto. Yejide y su familia entrarán a formar parte también de la tuya, hasta el punto de ir con ellos de la mano por todo el recorrido del libro. Antonio Sánchez Bejarano
 
Aunque no es un libro de este año creo que se ha reeditado hace poco y además ha caído en mis manos este año, así que vale como animal de compañía. Hablo de la obra “Cuentos” del chileno Roberto Bolaño, el arte del relato breve en su mayor expresión. C del Palote
 
«Luz de Juventud» de Ralf Rothmann Ángel del Olmo
 
«Reina Roja», de Juan Gómez-Jurado. Y este espacio no esta patrocinado. Bueno, y un librito así pequeñito llamado «Manual del Perfecto Dejado», que me han dicho que está cuqui. Flanny
 

Se llama ‘Cuando el amor no tenía nombre’ y va a ser una pequeña joya murciana del escritor novel Jan. J. Martí, sobre los amores prohibidos entre hombres. Fiorella Heart

 
 
«Desguace Americano» de Bonnie Jo Campbell, publicado por Dirty Works. Una colección de relatos desgarradora. La autora trabajó un tiempo como castradora de cerdos, así que os podéis imaginar…Hilde
 
«Las cosas que perdimos en el fuego» de Mariana Enriquez (otro libro que tampoco es de este año) Sinceramente, no conozco a ningún narrador/ora actual en castellano que sea tan buenísima como lo es esta argentina, que convierte lo cotidiano de su país en el más terrorífico de los horrores. Una madurez deslumbrante, un estilo definido que brilla y un mundo propio muy potente son algunos de los valores de una tía que está destinada a formar parte del Parnaso de los grandes literatos. MM


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.