Las canciones más horreznas del 2018

Flower of the universe de Sade. Hija mía, ¿para qué sales de tu cueva con esto? Hilde

Déjala que baile de Melendi con Alejandro Sanz & Arkano .Si con uno no es bastante juntar a tres bestias pardas de la caspa nacio-internacional es para hacerselo mirar. Aunque podría poner el 95% de las canciones que suenan en Los 40 Principales.

Ese hombre de Yurena y PapaTopo Kinkyneaples

Sin Pijama de Becky G y Natti Natasha. Infección pura y dura, de esas canciones que no soportas y te descubres tarareando en casa… Este verano, habría sido mejor no salir del búnker. Skyzos

‘Ni la hora’ de Ana Guerra. Bueno, Ana Guerra en todo su espectro. Bellísima persona.

Contigo de la Mala Rodríguez. Que conste que no creo que esta sea la peor canción del año, pero sí la peor decepción que me he llevado. ¿Dónde está La Mala de rimas salvajes y sonido callejero? ¿Dónde está La Mala que vomita verdades? No lo sé. En vez de eso, tenemos a una Mala descafeinada, comercial, con letras estúpidas y estética de videoclip americano. Yo, desde luego, no la compro. Antonio Sánchez Bejarano

Cualquiera de Ictericia Sabater, ¡qué ser señor, que ser! C del Palote

Chica, no caigo. Se me da fatal desaconsejar cosas. A ver… Pues el villancico ese de Leticia Sabater que se llama ‘El polvorrón’ que por no tener no tiene ni ritmo. Antes al menos le ponía un ritmito pregrabado de esos que venían en los teclados de Casio, pero es que esta ya no da ni para dar palmas. Esta chica da tanta pena, que intenta ser kitsch y ni para eso vale...Fiorella Heart

«Hoy Quiero Confesar» de Olé Olé  Pero ¿tenéis coño de esperar la argumentación? No doy crédito maricones. Donna Semen

El baño, Enrique Iglesias ft Bad Bunny Si no te lo tomas en serio, puedes batir huevos y hacer una tortilla con una vuelta de reguetón y otra de dancehall. Lo malo es que la patata de Enrique Iglesias pasa ardiendo del techo de una letra inofensiva, con palabras recortadas donde se cree un guillao, hacia una rascacielos donde se sueña puertorriqueño. Y el madrileño se da un fuetazo de narices. Entre las dudas ante un «si somo novio o somo pana» (sí, no termina las palabras para darle más ansia a la cosita), anda «suelto como gabete», va sin jockey en esta canción, y como no tiene otro sitio donde pasar desapercibido, quiere perderse en el baño. Pero antes, un contundente «vámono pa’l cine». Así, como si nada. Yo le metía en la ducha. Pero a él solito. Y que se le fueran los calores y, de paso, con un diccionario. Enrique, ¿dónde va a ser lo próximo?, ¿en el trastero? Ángel del Olmo

La de Rosalía, por cansina. Flanny

El anillo de Jennifer Lopez. No es una canción; es una verruga peluda en el glande. Y no quiero hablar de la letra, un compendio de lo peor del machirulismo y el pollaheridismo que da más pena aun sabiendo que lo canta una mujer. MM

 


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.